RECAPITULANDO: La Vuelta al Tiempo – Regresan Rafael Serna y el Reloj a su sitio.

En plenos medios, cambio de mano de Rafael Serna a
En plenos medios, cambio de mano de Rafael Serna a “Lonche” de San Marcos, con Serna regresa el buen torero.

Responde Rafael Serna en su única presentación programada, cuando más falta hacía. Tendría que repetir aun sea destiempo, digo, si es que cabe aun la inteligencia taurina en el mundo y la esperanza en una Afición taurinamente confundida, por ejemplo, respecto del juego, manso, de la novillada. Corean en el arrastre al manso cuarto, único que, no obstante su condición, alcanza apenas a meter angustiosamente la cara y al que el sevillano corta una oreja de ley. Petardo en el juego del encierro y la presencia del complemento toreril del cartel con la pesadez y rigidez de Gerardo Rivera y la fantasmagórica y lamentable aparición de Manuel Gaona.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Segundos y minutos atrás el Reloj reaparece en la Monumental México. Con todo y sus manecillas.

Y también, a destiempo lamentablemente, regresa Rafael Serna, triunfador del año pasado. Pero entre las prisas, el nada taurino formato de confección de los carteles donde el azar y no la lógica taurina es la regla, el pretendido deslinde de la actual empresa con el pasado de la Plaza y la falta de visión, que ha tenido que ser la base de la actual Temporada y no esperar al final para volverse a mostrar.

Y a nosotros volvere a ver.

Como también ocurre hace un año. Que se cumple por estos días.

Pero todo a su tiempo, diría Don Andrés Soler, “que para chongos Zamora y pa’fresas Irapuato”, llega de Jalisco la fritanguera y espantosamente mansa novillada de San Marcos para echar a casi perder un festejo que, gracias al azar, cuenta con un poco de mayor lógica taurina: dos triunfadores de la Temporada anterior y un debutante con una ganadería de cartel que esta ocasión trae lo peor de su casa.

No por los nombres, alusivos a comida mexicana, es que fritanguera sea, sino por lo corriente de su juego, algunos de su hechuras, como el zancudo tercero o el muy feo sexto, el débil tercero o el geniudo quinto. El juego de esta novillada has sido de puesto ambulante, de los malos, para pena de La Afición.

Así tenemos que el primero estropea la reaparición de Rafael Serna, todo un año, un femoralazo y un ciclo de madurez después. Intacto de valor y reflejos, siempre dispuesto hacia el buen toreo pese al paso atrás de sus lances, pisa firme en La Monumental.

No todo puede ser perfecto.

Serna entiende desde el primer minuto que el astado tiende a espiar y a quedarse corto, mucho de ello obedece a su incapacidad para mantener la horizontal, desde el puyazo se nota lo dañado de la mano derecha y es para devolverse pero Jorge Ramos, tan lejos, tan poco pendiente del toro ni se inmuta en el Palco y gratuitamente impide al novillero mostrarse.

Es probablemente Rafael Serna, junto a Javier Jiménez, hoy triunfador de Madrid como matador de toros, el novillero triunfador al que peor trato y suerte han correspondido en la Plaza México.

Hagamos memoria.

De 2005 para acá, empezando con Rivera y Mauricio, prosiguiendo con “El Payo” y Aguilar, Víctor Mora en 2007, Sergio Flores y Santiago Fausto en 2009 o Garza Gaona en 2010, Angelino de Arriaga y Ricardo Frausto después hasta llegar a Juan Pablo Llaguno y Antonio Mendoza en 2013-2014, todos, excepto los ya aludidos, han podido repetir. Y varias veces. No le echemos la culpa al pasaporte de los toreros, ha sido la falta de visión taurina.

Es por ello que las novilladas al final, a pesar de triunfos, no terminan por romper.

Errores del camino.

Pero ahí está Rafael Serna, su planta e inteligencia, para tapar, hasta donde puede, la debilidad del primero al que despacha pronto para elevar, hasta donde no se podía inicialmente, la mínima casta, la fuerza medida y el expreso berrido del cuarto, precioso cárdeno paliabierto con el que desde los lances despierta de la aburrición que traen consigo el encierro, Gerardo Rivera y Manuel Gaona durante segundo y tercero, a la gente.

Pese a echar el pie de recibo para atrás, Serna se templa da distancia al novillo que se va de largo en las verónicas, avanza a las rayas y remata con media garbosa. Lo mismo al dejar en suerte al astado, esta vez al paso, para que el puyazo breve saque de su fondo, no de bravura, sino de un berrido molesto durante toda su lidia.

Serna toma nota y baja las manos en el quite por lances con un remate cambiándose el percal de mano.

Entonces en banderillas, pese a la brega enganchada, Rafael Romero luce al abrir y cerrar el tercio con el gualda y grana de las banderillas que anteceden al inicio por la muleta.

No brinda.

Con mucha seriedad, sin lugar a dudas, Serna dobla la rodilla y muletea hacia arriba al de San Marcos que inicialmente toma el engaño de largo aunque tardea y tiene la tentación de buscar fuera del engaño la bravura perdida.

Luego el cambio de mano y el desdén cierran el tanteo y abren la escena a los medios para la primera tanda pese a rascar el cárdeno la arena. Ejemplares los dos derechazos en tanda breve que, pese a la falta de fuerza, abrocha fenomenalmente con cambio de mano, rítmico y grande en cadencia, más el de pecho.

Al tiempo del toro, cansino, se impone el ritmo y temple del torero.

Sutil pero decidido.

Por ello al natural, a pesar del viento, arroja los vuelos y acaricia la jeró del astado, gira sobre las plantas y, de no ser, por la falta de raza del novillo habría sido una tanda de mayor cantidad, ya de por sí sustancial en calidad y fundamental en poder con el enemigo que se raja y dobla contrario hacia la puerta de arrastre.

Hasta allá va Serna con la mano derecha larga en el muletazo y la quietud que aguanta y el toque que desvía la mirada pena grande que el toro canta su derrota aquí, obliga al quedar perpendicular a tablas a sacarle con la arruzina invertida, se frena, impide la poncina y fuerza a Rafael a doblarse con él, es decir, a anticipadamente terminar con la obra que se anunciaba.

Sobre las rayas, en la suerte contraria, cobra una entera caída.

En otras circunstancias, creemos, la oreja habría que reservar pero ha de servir y dentro de todo se premia para obligar a la reaparición de un torero que merece torear por todos lados lo de calidad, no las fritangas de hoy. Vuelta al ruedo y el deseo de verle de nuevo.

Latente.

Caso contrario de los demás.

Porque lo basto, lo mal hecho, lo malencarado de Gerardo Rivera son motivo suficiente para no ahondar en la actuación de un torero que no ha querido ni banderillear, su número fuerte, y que no ha podido hacer el buen torero: silencio y pitos tras aviso en una actuación terrible. Y la facha del debutante Manuel Gaona, hacen ver que no va ni con esta Plaza ni con ese apellido, simplemente un caso más de falta de todo.

Pero el tiempo y el buen toreo, antes se decía el toro, pone las cosas en el sitio. Tal como debería poner en su sitio a varios elementos de las cuadrillas que ya no deben estar en esto, caso concreto, el incapaz Pascual Navarro, una nulidad con los palos, amo del desarme a la brega.

A falta de toros y buenos banderilleros, queda el buen toreo.

Rafael Serna es ejemplo de ello.

Urge, ¡Que repita, ya!

No vaya a ser que, otra vez, a la Empresa, a la Fiesta, a la Afición, se nos pase el tiempo.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada de Novilladas 2016. Domingo, Octubre 24. Séptimo festejo de Temporada. Tercera novillada con picadores. Menos de un cuarto de plaza en tarde encapotada con viento intermitente y frío.

6 Novillos, 6 San Marcos (Divisa Azul Rey, Amarillo y Blanco) Desigual de presentación en su conjunto, algunos de fea cabeza como el zancudo tercero, el quinto y sexto. Algunos bien hechos y retacados aunque mansos como el primero y el cuarto, débiles en general. El cuarto, cárdeno y bonito de lámina berrea y se duele desde salida, débil y manso, aunque con un punto breve de casta no obstante su intención de huir de la muleta; inexplicablemente ovacionado en el arrastre.

Rafael Serna (Berenjena y Oro) Silencio y Oreja. Gerardo Rivera (Celeste y Oro) Silencio y Silencio tras Aviso.  Manolo Gaona (Menta y Azabache) Silencio y Pitos tras Aviso. Tercer espada nuevos en esta Plaza.

Nueva tarde fatal de las cuadrillas, principalmente en banderillas y a la brega, impresentable, entre otros, Pascual Navarro.

Lance de Rafael Serna al cuarto de la tarde.
Lance de Rafael Serna al cuarto de la tarde.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s