Lamborghini Miura cierra su cincuentenario en la finca de la ganadería de toros que le dio nombre

Felix GARCÍA – MADRID.

El Lamborghini Miura ha cerrado la celebración de su 50 aniversario volviendo a sus orígenes: rindiendo pleitesía a la finca ganadera de toros bravos que le dio su nombre.

Así un Miura SV del museo de Lamborghini en Sant’Agata Bolognese y seis unidades de los actuales Lamborghini Huracán y Aventador realizaron el trayecto de más de 600 kilómetros entre Madrid y Lora del Río, en Andalucía, localidad en la que se ubica la finca Miura, el pasado 2 de diciembre.

Imagen del interior de un Miura de 1966.

Hoy la ganadería y la finca fundada hace 175 años, está a cargo de Eduardo y Antonio Miura, hijos de Eduardo Miura, su fundador, que conocieron a Ferruccio Lamborghini en 1966, año en que se introdujo el mundo en lo que pronto sería considerado un icono en la historia de los autos deportivos.

Historia de un mito


 

 

 

 

 

Así desarrollaron el proyecto 400TP con un motor de 12 cilindros y 4 litros del Lamborghini 400 GT colocado detrás del habitáculo, en posición transversal, con el cambio y el diferencial unidos al cárter del motor en una única fusión El chasis estaba hecho de chapa plegada, soldada y perforada para reducir el peso.

Ferruccio creyó en el proyecto y le dio el visto bueno según lo vio, para sorpresa de Dallara y Stanzani. Con la luz verde del jefe, este chasis hizo su aparición en el Salón del Automóvil de Turín de 1965.

Pero más allá del 400 GT, hubo un carrocero que se acercó a Lamborghini y le dijo “yo soy el que puede hacer el zapato para tu pie”. Bertone, uno de los mitos del automovilismo no solo italiano, encargó a Marcello Gandini trasladar del papel a la chapa las ideas de Bertone. Y de esta forma nació el Miura.

La caravana de Lambos entrando en la finca Miura


Supersticioso como pocos ya que utilizó su signo del zodiaco, Tauro, como símbolo del escudo de todos sus negocios, el hecho de ponerle a un coche el nombre de un ganadero de toros de lidia, Eduardo Miura, era algo de lo más natural.

La ganadería Miura tiene el apellido de ser unos toros complicados para el torero. De hecho, ellos suelen hablar, en sus libros, de la mirada inconfundible de los Miura: una mirada de auténticos luchadores, astutos y fuertes. Sin olvidar una cosa, el nombre Miura, era corto.

Pasado y presente de Lamborghini.


El trabajo para preparar el Miura fue frenético. Como revelaría Gandini más tarde trabajaron de octubre a febrero 24 horas al día, siete días a la semana, para llegar al Salón del Automóvil de Ginebra de 1966. El chasis presentado como prototipo experimental en otoño de 1965 se había convertido, en tan solo cuatro meses, en el coche de calle.

El Miura fue el claro triunfador de aquella edición del salón suizo. Además, Ferruccio lo llevó al Gran Premio de Montecarlo, aparcando una unidad naranja delante del Hotel París, provocando un colapso en la plaza del Casino.

El Miura SV en la finca de la Ganadería Miura.


Con esta visita a la ganadería Miura concluyen los actos de celebración de Lamborghini llevando a este mito del automovilismo por los Concours d’Elegance internacionales (como Amelia Island, Villa d’Este y Goodwood) y una gira italiana celebrada en junio con 20 Miura provenientes de todo el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s