Hoy me siento Paula.

COMO aquel gordo del anuncio que salía en la tele dando zapatetas en el aire como Don Quijote en Sierra Morena y diciendo «¡hoy me siento Flex!», yo no brinco de regocijo ni hago cabriolas de contento y alegría, sino más bien de todo lo contrario: de preocupación. Porque hoy me siento Paula. Completamente Rafael de Paula. Y eso es para preocuparse….

DE SOL Y SOMBRA

Por Antonio Burgos.

COMO aquel gordo del anuncio que salía en la tele dando zapatetas en el aire como Don Quijote en Sierra Morena y diciendo «¡hoy me siento Flex!», yo no brinco de regocijo ni hago cabriolas de contento y alegría, sino más bien de todo lo contrario: de preocupación. Porque hoy me siento Paula. Completamente Rafael de Paula. Y eso es para preocuparse.

Me siento como el torero de Jerez, ese artistazo al que sus aduladorers en plantilla, agradadores, corifeos y cortesanos de la música callada del toreo volvieron medio majara, atufándolo de tanto sahumerio de elogio, después que le dedicara un libro José Bergamín, el poeta epigonal de la Generación del 27, de la España peregrina de 1939 y del cristianismo difícil de «Cruz y Raya» que terminó siendo enterrado en vascongada tierra por el rito de la estricta observancia de la ETA.

Con todos mis…

Ver la entrada original 572 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s