Carteles trinacionales por Heriberto Murrieta 

Castella regresa a La México.

Esta tarde en la Plaza México actuarán toreros de tres distintas nacionalidades. Se trata de Sebastián Castella de Francia, Octavio García “El Payo” de México y Andrés Roca Rey de Perú, con toros de Los Encinos.

Jorge Hernández Gárate, el rejoneador paisano que saldrá por delante para lidiar un toro de El Vergel, no “hace” número, como se dice en el argot taurino, puesto que no alterna con los matadores de a pie.

El bibliófilo Miguel Luna Parra recopiló algunas de las corridas con diestros de tres países diferentes en la historia del coso metropolitano.

25 de enero de 1953: Jesús Córdoba (Méx), Antonio Ordóñez (Esp) y César Girón (Ven), con toros de Rancho Seco.

1 de enero de 1956: Manuel Capetillo (Méx), César Girón (Ven) y Paco Mendes (Por), con toros de Torrecilla.

29 de enero de 1956: Antonio Velázquez (Méx), Manolo Vázquez (Esp) y Antonio Agria Dos Santos (Por), con toros de Zacatepec.

8 de diciembre de 1963: Antonio del Olivar (Méx), Pepe Cáceres (Col) y Manuel García ‘Palmeño’ (Esp), con toros de Santo Domingo.

31 de enero de 1965: César Girón (Ven), Victoriano Valencia (Esp) y Raúl García (Méx), con toros de Santo Domingo.

22 de febrero de 1970: Miguel Mateo “Miguelín” (Esp), Fernando Dos Santos (Por) y Antonio Lomelín (Méx), con toros de Zotoluca.

13 de diciembre de 1970: Joaquín Bernadó (Esp), Antonio Lomelín (Méx) y José Falcón (Por), con toros de Zacatepec.

2 de marzo de 1975: Antonio José Galán (Esp), Rafael Gil “Rafaelillo” (Méx) y Enrique Calvo “El Cali” (Col), con toros de Labastida y De Haro.

28 de enero de 1979: Manolo Martínez (Méx), Dámaso González (Esp) y Nimeño II (Fra), con toros de Tequisquiapan.

14 de diciembre de 1997: Miguel Espinosa “Armillita” (Méx), Manuel Caballero (Esp) y Leonardo Benítez (Ven), con toros de Xajay.

5 de febrero de 1998: Eloy Cavazos (Méx), César Rincón (Col) y Enrique Ponce (Esp), con toros de Begoña y Mimiahuápam.

Cordialidad. Cómo ha cambiado el significado de los manos a manos, otrora batallas donde ninguno de los dos diestros daba ni pedía cuartel. Durante su “confrontación” en Querétaro del pasado día 20, José Adame le brindó un toro a su alternante Andrés Roca Rey. Un abrazo selló la melosa dedicatoria. Uno quisiera ver en los ruedos menos apapachos y más competencia. Salvo una circunstancia especial, el brindis de un torero al otro en un mano a mano, resulta una cortesía innecesaria, un apretón de manos amistoso, excesiva corrección, más que rivalidad.

heribertomurrieta65@gmail.com

Publicado en El Universal 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s