Fallas de Valencia: Diego Carretero convence sobre un barrizal

Por Carlos Ilían

Contra los elementos, entre un barrizal y en una tarde de perros se desarrolló la primera novillada de las dos anucinciadas en estas Fallas. 

Por supuesto que los tendidos se encontraban casi desiertos pues en Valencia había caído agua a mantas desde por la mañana, además de correr un viento helado, dos elementos que espantaban al más tozudo aficionado. Pero los poquísimos valientes que se acomodaron en la plaza no se aburrieron, ni mucho menos.

Un factor importante que ayudó a superar el ambiente frío y lluvioso ha sido el juego de la muy seria novillada de El Parralejo, casi una corrida de toros. Sí, en otra época, la del utrero adelantado que mataban las figuras del momento, habría sido considerada como una “tía”. 

Además la novillada se movió, exigió y a quien la supo aprovechar le dio un rédito enorme. Precisamente ese es el caso de Diego Carretero que en ambos novillos se mostró firme, sólido, sin concesiones a la galería, muy por delante, muy cruzado y templando con manso de seda.

Ha sido una sorpresa y una revelación, además de un buenísimo augurio porque no se rebaja al efectismo de remangulles tan al uso y tan en boga. Carretero hace lo fundamental del toreo, somete por bajo e impone la ley del mando. Hay que seguirlo.

El mexicano Valadez está muy placeado, se le nota la suficiencia y así salió airoso ante un lote desigual, especialmente el cuarto, muy exigente. Jorge Rico es un principiante en una tarde de compromiso. Apuntó algún detalle pero le vino grande el desafío.

Plaza de Valencia Tercera corrida. Menos de un cuarto de entrada. Novillos de EL PARRALEJO (7), de impecable presentación, con movilidad y juego exigente. LEO VALADEZ (5), de azul y oro. Estocada y descabello. Un aviso (vuelta por su cuenta). Estocada que atraviesa y descabello (silencio). DIEGO CARRETERO (7), de grana y oro. Bajonazo (vuelta). Estocada (una oreja), JORGE RICO (4), de blanco y plata. Cuatro pinchazos y descabello. Dos avisos (silencio). Pinchazo, pinchazo hondo y cuatro descabellos. Un aviso (silencio).

Publicado en Marca

Anuncios

2 comentarios en “Fallas de Valencia: Diego Carretero convence sobre un barrizal”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s