Ocho con Ocho: ¡Cojones! Por Luis Ramón Carazo

El 29 de julio de 1934, en la plaza de Las Ventas del Espíritu Santo en Madrid se celebró un mano a mano circunstancial entre dos novilleros mexicanos; Luis Castro El Soldado y Lorenzo Garza, el tercer espada Cecilio Barral, herido se fue a la enfermería, tras lidiar al primero de la tarde.

Cuenta la historia que la novillada de Torre Abad, era desigual y resultó que en el segundo de la tarde, El Soldado a la hora de ejecutar la suerte suprema, sacó con tranquilidad su pañuelo de bolsillo y con él en la izquierda, la espada en la derecha, se volcó sobre el morrillo, para con una media lagartijera lograr que rodará el astado. Orejas y rabo, apoteosis.

En el cuarto de la tarde el regiomontano Garza cuando cuadró para ejecutar la suerte suprema, tiró la muleta y a cuerpo limpió citó para pinchar, tomó la muleta nuevamente, dio unos pases más después del pinchazo y entonces, con un gran volapié, cerró su actuación y enloqueció al público, recibió las dos orejas como premio y por ello posteriormente el 8 de agosto de ese mismo año en Madrid, actuaron en mano a mano, los dos mexicanos. Sopas.

Así se gestan las figuras y acudo al recuerdo muy conmovido por la torera actuación de Joselito Adame el 27 de mayo de 2017 con los esaboríos toros de El Torero, él como sus paisanos, en el siglo pasado o como lo hacía en sus tiempos de novillero y matador, Antonio José Galán en la suerte suprema, desdeñó la muleta para ejecutar un estocada fulminante, que hizo rodar sin puntilla al astado, para recibir una oreja que bien pudieron ser dos, si el presidente hubiera tomado en cuenta los bellos muletazos con la izquierda, algunos de frente que ejecutó nuestro paisano y por supuesto la hombrada en la suerte suprema.

En fin, seguramente en la próxima actuación Joselito buscará por donde se pueda, con los toros de Alcurrucén., salir por la Puerta Grande.

Si el título le ruboriza por favor leerlo en inglés y será un nombre; C. O. Jones o así me explicó hace años en Cleveland Ohio un querido maestro, jefe y amigo Len Arnoff que nos legó con sus otros dos colegas Ansoff y Ackoff, uno de los libros más importantes de Teoría de la Investigación de Operaciones, como diría el cómico mexicano Clavillazo ¡Nomás! Me dijo cenando, léelo y al decirlo en inglés se río de mi inocencia y entonces caí en cuenta del truco del lenguaje.

 
Y si, también Valente Arellano en su debut de novillero en La México aplicó la misma receta de ejecutar la suerte suprema a cuerpo limpio, para salir triunfador.

Pero regresando a Adame ¿Hasta cuándo los toreros españoles que tanto lo piden de compañero en México de cartel se enfrentarán a él en Europa? Aquí, para no ir muy lejos, como sucedió en Aguascalientes con el francés Castella, gracias a José, fue más público y así conserva caché, ahora les corresponde a ellos darle paso y en el ruedo ver de cual cuero salen más correas.

Y no lo digo por patriotero, ya es tiempo de hacer justicia para quién con cojones o C.O. Jones y mucha cabeza torera, demuestra que en México en el toreo también hace aire, y no solamente en Europa. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s