Bregando: La autenticidad de Rafaelillo

2017071418540110557

Por Jaime OAXACA. 

Uno de los héroes de la pasada feria de San Fermín en Pamplona fue Rafaelillo, un torero que se jugó la vida auténticamente, sin trampas, sin cuentos.

En una tierra donde pululan los valientes, porque todos los que corren los encierros lo son, destacan los toreros; esos hombres que se visten con ropa elegantemente bordada para lidiar toros en un ruedo, esos ser humanos diferentes al resto de los mortales porque han hecho de jugarse la vida algo cotidiano.

La Feria del Toro le llaman al serial taurino de aquella región navarra y si en las plazasespañolas de primera categoría echan el toro, en Pamplona con mayor razón. Los llevan corpulentos con cornamentas como de sombrero de charro, con un trapío que no deja lugar a dudas.

Eso de que el trapío es subjetivo es puro cuento. En Pamplona nadie, absolutamente nadie, ve a los toros chicos, sin trapío, nadie osa decir que los toros son “zapatitos” porque están chiquitos y bonitos. La autenticidad no se adjetiva ridículamente.

Esa autenticidad es lo que predomina en el asunto taurino de Pamplona, los heridos en los encierros y en las corridas lo testifican.

Claro que hay de toreros a toreros.

Dentro de esa abundancia de autenticidad destacó la de Rafaelillo, un diestro nacido en Murcia, que cumplió 38 años el pasado día de la Virgen del Carmen, con casi 21 años de alternativa. Por supuesto que no fue el único.

Todos los diestros se la juegan en cualquier plaza. Por la presencia del toro, en Pamplona se la juegan más y aún más los que torean de la ganadería de Miura.

En el cerrojazo de feria Rafaelillo fue capaz de emocionar, inclusive viéndolo en televisión, fueron 15 minutos angustiosos.

Algunas veces, para disimular lo pequeño del toro, los diestros hincan las rodillas en la arena al iniciar con el capote. Rafaelillo así lo hizo, no para disimular, un toro de 660 kilos no le necesita, el torero emocionó con esos lances. Durante la lidia el chaleco fue roto por un pitón, faltó muy poco para que el cuerno rompiera la piel, después un arropón más, milagrosamente el diestro no fue corneado.

Toda la faena estuvo saturada de peligro, fue brutal, emocionante. La lidia sin trampas es brutalmente auténtica… peligrosa. Rafaelillo se comportó como un torero auténtico, como un héroe, con cada muletazo devolvía credibilidad a la fiesta.

Una oreja de cada toro fue el premio tangible a la heroicidad del diestro murciano, la llave para abrir la puerta grande y salir a hombros.

Antes que el alguacil entregara la segunda oreja, Rafaelillo, sin chaquetilla, sin chaleco, con los tirantes de la casaquilla rotos, se sentó en el estribo, su emoción se tradujo en lágrimas. Tan emocionante fue verlo jugarse la vida como llorar de satisfacción.

Algunos párrafos de una crónica escrita por Carlos Septién García en 1945, le viene al pelo al oriundo de Murcia:

“Echaste tu vida a un albur de triunfar y créeme que hubo momento en que tuve la duda si eras un ranchero con la frazada en la izquierda y el machete en la diestra, peleando tu vida y tu honra”. “Yo creí oír una ronca voz que cantaba el viejo canto viril: si me han de matar mañana, que me maten de una vez”. “No evoco otras lágrimas de torero tan sinceras, tan justas, tan emocionadas como las tuyas en esos minutos de ayer… ¡Qué hombre, qué torero!”.

Acostumbrado a los Adolfos, los Baltazaresiván, Los Cuadri, los Miura y esas corridas duras, a pesar de jugársela sin cuentos, Rafaelillo casi no ocupa las cabezas en los informativos que queman incienso a las figuras, quizá porque no pertenece al grupo de exquisitos, de esa tauromafia controladora de la fiesta existente en todos los lugares donde se practica la tauromaquia.

Algunas de las figuras no querrán estar junto a Rafael Rubio Luján, seguramente lo admiran en silencio, le deben tener envidia, muy pocos son capaces de presumir la autenticidad de Rafaelillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s