Semana Grande de San Sebastián: Luis David Adame pone el toreo y el resto las orejas de Mickey Mouse

DHIEdpNWsAEAyWm.jpg

Por J.C. ValadezDe SOL y SOMBRA.

La fiesta vive horas difíciles en todo el mundo y prueba de ello es que aficiones que antes se pensaban serias han comenzado a bajar el nivel de sus plazas al nivel de algunas plazas de tercera, como sucede actualmente con la educada afición donastiarra en San Sebastián.

La magia de la TV ha desnudado que la decadencia es mundial y pasa igual en La Plaza México que en Madrid o en San Sebastián. Ante esta decadencia voraz los buenos aficionados se alejan de las plazas y el poco público que asiste como sucedió hoy en San Sebastián, lo mismo le da otorgar orejas (una o dos qué más da) con estocadas caídas o pinchazos tras trasteos destemplados y sin importancia. Por momentos esto parece que se ha convertido en la fiesta de Mickey Mouse o de Walt Disney.

Me parece que los Choperones han tenido que tragar aceite a cambio de no perder el resto de su capital y han tenido que programar en sus ferias carteles que, espantan al público de las plazas como sucedió hoy, en donde la plaza apenas rozo la media entrada.

Pero poderoso caballero es Don Dinero y lo que digan los socios mexicanos es manda. Solo por eso se entiende que se haya programado en un cartel con TV internacional a los dos hermanos Adame y a un torero en horas bajas como López Simón.

La nota alta del festejo la dio un encierro bien presentado del Parralejo que resulto noble y pastueño, con lo que permitió el triunfó de la tercia.

Abrió la tarde José Adame con unos lances a pies juntos y unas verónicas algo rapidillas, el del Parralejo tomo dos puyazos y después en la muleta demostró buenas condiciones como fijeza y movilidad. Abusando un poco de las distancias Adame comprobó la clase del toro y se ajustó en algunas series, pero sin mucho sello. Con la izquierda su trasteo fue anodino para después rematar con unas bernaldinas y señalar una estocada delantera que la fiestera afición le premio con una oreja de esas que usan las cachuchas Mickey Mouse.

El cuarto que fue el más serio del festejo se llamó “Tapabocas” y con este José anduvo más reposado, lo dejo crudo en el caballo lo que permitió que Sergio Aguilar y Fernando Sánchez se lucieran en banderillas. Ya con la muleta nuestra máxima figura virtual anduvo reposado con un toro enclasado, ante la mirada de su nuevo mentor el matador Uceda Leal, que al parecer llego a poner orden en la casa de los Adame y se deshizo de aquellas voces que sobraban en el equipo.

No estuvo mal José pero no dijo mucho, porque cantidad no es calidad y sus muletazos siguen careciendo del sello y de la personalidad que tiene el toreo de los grandes. Mato mal hasta escuchar un aviso y se regaló una vuelta al ruedo aprovechándose de la generosidad del publico donostarriano. Ah raza.

López Simón ya de la mano de Curro Vázquez dejo ver algunas señales de luz en su toreo, pero sigue siendo extremandamente irregular. Con su primero se le vio más decisión pero poco toreo y todo quedo en una ovación. Su segundo fue el mejor de encierro y López Simón estuvo por debajo de las condiciones del astado, salvo un par de series por naturales el resto fue un concierto de destoreo. Pero como el público estaba de buenas le dio una oreja (otra de Mickey Mouse) tras un pinchazo y el juez de plaza le dio una inmerecida vuelta al ruedo al toro, que si bien fue bueno, no era para tanto.

Mucho trabajo tendrá Curro Vázquez con este torero que es la versión moderna de Dr. Jeckyl and Mr. Hyde.

El que sí ha dejado una grata impresión ha sido Luis David Adame, ya que a diferencia de su hermano tiene más sello, transmisión y temple en su toreo. En su primero hizo una faena completa en donde destacaron una serie de muletazos por el derecho muy largos, templados y ligados. Dejo una estocada algo caída y se llevó una generosa oreja.

Pero más allá de las orejas Luis David demostró que es un torero serio y completo, como lo confirmó en el sexto después de un vistoso tercio de banderillas, al que prosiguió una faena de muleta completa, que si no llego más alto fue porque el astado del Parralejo se paró.

Mato de tres cuartos de acero y le dieron una oreja de peso con fuerte petición de la segunda, que el juez de plaza después de tantas pifias hizo bien en no conceder.

Grata impresión nos deja Luis David que una vez más ha demostrado que si las empresas le dan más toros, en el podríamos tener ese torero que la afición mexicana está añorando.

Ficha:

San Sebastián, segunda corrida de feria. Toros de El Parralejo. Muy bien presentados y de buen juego en general. El 5º, Rabanito, número 41, de 515 Kg. de peso, fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Joselito Adame, oreja y vuelta al ruedo por su cuenta.

López Simón, ovación con saludos y oreja tras aviso.

Luis David Adame, oreja y oreja con petición de la segunda.

Entrada: Menos de media plaza.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

Un pensamiento en “Semana Grande de San Sebastián: Luis David Adame pone el toreo y el resto las orejas de Mickey Mouse”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s