Primera Corrida FENAPO 2017: La solución esta en la seriedad

DG_4hT3VwAAG12P
El Cejas versión 2017.

Ignacio Garibay y Arturo Macías, se repartieron esta noche el triunfo, en el arranque de la tradicional Feria de San Luis Potosí 2017, al cortar una oreja de una descastada corrida de JJ Llaguno.

Por J.C. ValadezDe SOL y SOMBRA.

Inicio la feria con una entrada muy discreta en “El Paseo” y de entrada nos recetaron un toro de Bernaldo de Quirós para rejones, y otros tantos de la ganadería de José Julián Llaguno, para los matadores de a pie, que sin ser de una presencia escandalosa tuvieron trapío, pero la poca sangre brava que corría por sus venas impidió que dieran una noche digna de su estirpe ante la afición potosina.

Abrió el festejo el rejoneador Torre que tuvo una actuación muy irregular ante un toro de poco juego y emotividad ¿de quién cree usted? correcto de Bernaldo. Al final batalló para matar y se fue en silencio. La parte espectacular corrió a cargo de los Forcados Potosinos quienes realizaron una buena pega.

Ignacio Garibay es un diestro veterano que tiene el espíritu de un principiante, pero que lamentablemente acusa por momentos regularidad al no torear, sin embargo cortó una merecida oreja en su primer turno al mejor toro del encierro, en una faena de expresión y de valor, de toreo de verdad en donde dejo ver sus ansias de volver a ser tomado en cuenta por las empresas.

Pero con el quinto Garibay extrañamente nos dio la impresión de que si quiere volver a tener los reflectores, pero no tanto, porque había que confirmar lo anterior y abrir de par en par esa puerta grande.

Hubo firmeza, pero las asperezas del toro hicieron que todo se viniera abajo. Quizá sea el contagio de algunos toreros actuales: Poder no se lleva bien con la comodidad.

Peor suerte tuvo Fabián Barba con dos toros insufribles. De corto viaje era su primero, y solo la buena colocación y la firmeza del torero le permitieron robarle un par de muletazos de buena factura. Con su segundo alargó innecesariamente una labor de muleta que nunca alcanzo el vuelo deseado.

Macías, que ya no torea tanto como antes, es todo corazón.

Ya sabemos que tiene valor este hombre y fortaleza que le permite emocionar en la cara de los toros. Vende bien su mercancía.

Arturo embiste si su oponente se niega a ello y por eso se dio un arrimón ante el tercero e insistió con suficiencia ante el que cerraba plaza, para llevarse una oreja, por cierto muy justita si analizamos la faena en todo su conjunto.

Al final nos retiramos un poco tristes por el juego de los toros de José Julián, pero soñando con volver a ver con un encierro bravo de esta ganadería y con la alegría de haber encontrado la solución a casi todos los problemas de la fiesta: La seriedad.

La seriedad es la única fuente de la emoción, baluarte indispensable para su mantenimiento en el tiempo. Solo el toro íntegro y toreros heroicos podrán salvar esta fiesta basándose en la seriedad.

El problema es que algunos toreros y empresarios mexicanos no quieren entenderlo.

Ficha:

San Luis Potosí, S.L.P. Plaza “El Paseo”. Primera de feria. Media plaza. Un toro de Bernaldo de Quirós para rejones muy manso y deslucido y seis de José Julián Llaguno, bien presentados, pero faltos de raza en general.

El rejoneador Sebastián Torre: Division de opiniones.

Ignacio Garibay: Oreja y silencio.

Fabián Barba: Ovación y leves palmas.

Arturo Macías: Palmas y oreja.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s