“Miguelín” y la eterna mansedumbre 

“Miguelín” exhibiendo la mansedumbre de un toro del Cordobés.

De SOL y SOMBRA.

El 18 de mayo de 1968 el torero Miguel Mateo “Miguelín” salto de espontáneo al ruedo de la castiza Plaza de Las Ventas de Madrid durante la lidia del toro que correspondía al ídolo taurino del momento, Manuel Benítez “El Cordobés”. “Miguelín” quiso manifestar así su protesta por el trato que consideraba se tenía hacia el torero de Palma del Río y demostrar que los astados que toreaba éste no ofrecían peligro alguno.

Efectivamente, el vídeo nos muestra como el torero nacido en Murcia y criado en Algeciras hace lo que quiere con el burel, que mira como atontado lo que ocurre en la arena.

Miguelín” fue siempre un torero especial; había nacido en la provincia de Murcia, aunque casi toda su vida la desarrolló en Algeciras, donde era considerado hijo adoptivo. En la década de los 60 fue uno de los toreros punteros del escalafón, en una época donde era difícil destacar con maestros de la talla de Antonio Ordóñez, “El Viti”, Diego Puerta, Julio Aparicio, Paco Camino, Curro Romero, Antonio Bienvenida … Tomó la alternativa en Murcia de manos de otra figura insigne, Luis Miguel Dominguín, en presencia del venezolano más ilustre que ha pasado por nuestros ruedos, César Girón. “Miguelín” dominaba todos los tercios, pues lucía en el capote y era dominador con la muleta, a la vez que banderilleaba primorosamente debido a su arte y, por encima de todo, a unas enormes facultades.

Su inesperada presencia de paisano en el ruedo de “Las Ventas” fue una demostración de la decisión y el carácter vindicativo del diestro, en una época en la que había saltado la polémica por el afeitado de los astados y en la que “El Cordobés” era el indiscutible número uno del escalafón y sus mentores ejercían tal poder sobre la fiesta que conseguían que el diestro andaluz evitara torear los toros más difíciles. “Miguelín” fue detenido y fuertemente sancionado, pero dio mucho que hablar y a la larga consiguió su objetivo de hacerse notar.

Miguel Mateo “Miguelín” falleció el Algeciras el 21 de julio de 2003 a los 64 años tras una larga enfermedad.

El torero hizo sus pinitos como actor y protagonizó las películas “El Momento de la Verdad” y “El Relicario”, esta última con Carmen Sevilla en 1969.

Una opinión del extraño suceso:

Hace más de 25 años, un 18 de mayo, los aficionados de la plaza de Las Ventas, codo con codo, rodilla con rodilla, mirada con mirada, se preguntaban quién era aquel osado que, traje oscuro, gesto desenvuelto y confianza torera, en acto de descarada espontaneidad, se pasaba por el cinturón un toro de Soledad Escribano de Bohórquez en la mismísima primera plaza del mundo. Y lo que es peor, un toro que pertenecía, en orden de lidia, nada más y nada menos que a Manuel Benítez, El Cordobés. Después de ajustar los primeros prototipos dé prismáticos que se llevaban por aquel entonces, los pocos, y de restregarse los ojos, los más, todos convinieron en que se trataba de… ¡Miguelín! Tuvo tiempo el espontáneo de tocar al toro por delante y por detrás, de dar explicaciones, de pedirlas, sobre el fondo y la forma de heterodoxia, todo ello con el pupilo de Bohórquez a su lado, testigo excepcional de un acto de desmitificación del espada cordobés que, al decir del torero malagueño, se estaba valiendo de su condición de número uno y bálsamo de masas para perjudicar su carrera.

Más tarde, después de la intervención de grises y autoridades, se pudo saber que, ante las dificultades para pasar el reconocimiento veterinario de la corrida que había de matar Benítez ese día 18, sin consultar con nadie, se había trasladado al día 18 la corrida de Escribano de Bohórquez con la que había de medirse, entre otros, Miguelín, el día 19 de mayo.

Es decir, que Miguel Mateo sometió, con 25 años de antelación, a El Cordobés a la máquina de la verdad del toreo. Dicen tanto Suárez-Guanes como Carlos Abella que el hotel Palace de Madrid se constituyó en epicentro de la conmoción de la vida española. Allí llegó el torero de Algeciras pasadas las diez de la noche del día 19 de mayo, después de pagar una multa de 40.000 pesetas en la Dirección General de Seguridad.

Lo primero que hizo, en mitad de la tempestad de informadores, fue entregar 1.000 pesetas de propina -“lo único que tengo aquí”- a un botones del carismático recinto hotelero. Las mismas 1.000 pesetas con las que se podía adquirir, por aquel entonces, una barrera de sombra de la plaza que había visto la irreverencia, la iconoclastia, hacia el establishment taurino de un torero ocupante de las zonas medias del escalafón, y que, desde ese momento, las abandonó para ocupar las más altas.

El Cordobés no debió sentirse extrañado porque él mismo había saltado vestido de calle en las plazas de Madrid, Aranjuez y Córdoba. Similar numerito perpetró Pedrín Benjumea, en Sevilla, en 1973, ante un toro de Palomo Linares, lo que le valió al primero la retirada de la licencia profesional por dos meses. Continuadores, en definitiva, de los hábitos del gran Ignacio Sánchez Mejías, quien, en varias ocasiones, saltó del tendido a parear algún toro, con la aprobación de los toreros intervinientes.

Una vez más se confirma que, en España, los acontecimientos son tales en el momento de producirse y 25 años después.

Miguelín, Dubceck y Dani, El Rojo, tres personajes que sacudieron la conciencia de un mismo país.

Por Antonio Campuzano, periodista para el diario El País.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

Un comentario en ““Miguelín” y la eterna mansedumbre ”

  1. Exacto Sr Campuzano y quien fue miguelin un torero completo que sólo figuró que no es lo mismo que ser figura del toreo el grado inpersonalidad que tenía con todo respeto lo obligó a hacer eso.
    El cordobés siguió en figura del toreo y miguelin dejo de figurar.
    Aquí lo que se necesita son toreros con verdadera personalidad y que los sepan llevar o se dejen llevar en México ahora todos carecen de personalidad y toreros por eso se nota que hacen falta muchas cosas.
    Habrá que decirles que la competencia está en el ruedo y no basta con torear bien sobre todo a los mexicanos que han copiado todo lo español y se han olvidado de su verdadera identidad.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s