Feria de San Luis: Una Golfería Monumental

Adame en el Paseo de San Luis. Foto Joselito Adame Twitter.

El cartel con el que iniciaba la feria de San Luis Potosí en su edición 2018, era quizás en el papel el más redondo, ya que incluía la despedida de un veterano torero como Garibay, la participación de una supuesta figura del toreo como Adame I y El Payo, un torero que tiene buenas maneras y que intenta hacer el toreo clásico en algunas ocasiones, aunque ayer no lo consiguió.

Dicho esto, la corrida de hoy es de las que deben tomarse como ejemplo de lo que no puede consentirse en una plaza de toros como El Paseo. Hay que volver a recordar que la mejor defensa de la Fiesta es ella misma con su grandeza, que conlleva una alta dosis de pureza.

Pero hoy en San Luis no hubieron toros de primera, no se picaron los toros, hubo un indulto inmerecido y se cortaron orejas de dudosa calidad.

Por Juan Carlos Valadez.

San Luis Potosí.- Los aficionados a la Fiesta Brava dicen que nunca hay una corrida de toros totalmente mala. Pero a veces también se equivocan de cabo a rabo.

Pero vamos por partes, hay que dejar muy en claro que la corrida de Julián Handam ha sido un enorme fraude. Toros sin una gota de casta, ni trapío, ni aparentemente la edad reglamentaria. Unos mini armarios tremebundos, algunos inválidos y todos sospechosos de manipulación de sus astas. Total….¡Una tomadura de pelo!

Los empresarios del Paseo no pueden estar contentos con lo que les vendió Julián Handam, porque además de lo impresentable, estos novilletes carecían de bravura. Un fraude para una plaza como El Paseo, porque a estas reses les falto lo mínimo que un toro debe tener: bravura, sobre todo, y fiereza cuando menos.

Yo en lo personal creo que lo que que ha traído a San Luis Potosí Julián Handam es una declaración de odio a la Fiesta y quizás de desahogo personal. No se puede criar unos animales más inválidos, más bobos, más antitaurinos que los seis toretes, que este señor ha mandado para hacer el más deprimente de los ridículos.

Pero vamos a poner nombres y apellidos a los responsables de este petardo que hace más daño a la Tauromaquia que todos los antitaurinos juntos. No son pocos los que pregonan la tesis que los males de la Fiesta estan dentro de la misma. Y es cierto, ya que los taurinos son los únicos culpables de esta golfería.

Pero mucho ojo, seguir tomando por idiota a la afición les puede resultar además de imprudente, cada vez más arriesgado. Ahora que si lo que se pretende es cargarse la fiesta, se va por buen camino.

Y como sin toro todo lo demás sale sobrando, el festejo fue una pantomima y un engaño total para todos los aficionados que pagaron un boleto por asistir a una corrida de toros y que terminaron asistiendo a una novillada fraudulenta.

Escenas del sorteo. Foto Tauro Nota.

Los otros autores intelectuales del fraude:

Ignacio Garibay que había pasado sin pena ni gloria con su lote, indultó gracias al efecto del dios Baco, un torito impresentable del hierro de Santa Bárbara por una faena destemplada, sin reposo, ante un astado noble encastado, que no se merecía el indulto, ni pensamos que pueda ser para vacas.

Adame I, ya no es el de antes, parece que la firmeza y la seguridad se le extraviaron o la guarda para España y ahora ofrece una imagen por momentos de impotencia, algo inaceptable para una supuesta figura del toreo en cualquier escenario. Adame I le tumbó una oreja al segundo de su lote tras señalar un bajonazo. Mientras que El Payo le cortó otras dos orejas al segundo de su lote, un becerro cornicorto con los pitones romos y afeitados hasta más no poder.

De verdad que se les debería de caer la cara de vergüenza, porque entre la autoridad y los taurinos están destruyendo esta fiesta. Y van a conseguir que desaparezca porque no es posible mayor incompetencia ni un ataque más furibundo al corazón mismo de este espectáculo.

Ficha del Festejo 

San Luis Potosí. Primera corrida de feria. Casi tres cuartos de aforo. Toros de Julián Handam, desiguales de trapío, sospechosos de pitones, inválidos y amodorrados, excepto el 6º, que tuvo más calidad. Un toro de regalo de Santa Bárbara, sospechoso de pitones, que mereció el premio del indulto.

Ignacio Garibay: Ovación, vuelta e indulto de un toro de regalo.

Joselito Adame: silencio y oreja.

Octavio García “El Payo“: ovación y dos orejas.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s