Teziutlán 2ª de Feria: Tenexac y Héctor Gabriel brindan una emotiva tarde

Foto Ángel Sainos.

Entre toros que “pasan, caminan o se dejan meter mano” se ha perdido la esencia de la fiesta, la emoción, el peligro.

Por Alejandro González P. De SOL Y SOMBRA. Teziutlán.

Se ha lidiado la segunda corrida de La Feria del Toro en “el Pinal” de Teziutlán, ante poco más de media plaza y un bravo encierro de la divisa tlaxcalteca de Tenexac, bien presentado en términos generales y emotivo de principio a fin.

Lo que hemos visto en los dos primeros festejos de la “Feria del Toro” confirmamos que se pueden hacer las cosas bien, que si la Fiesta se encuentra hundida en la mediocridad es debido a la complicidad de empresarios tramposos y autoridades alcahuetas, que por ignorancia o desidia, no aplican a carta cabal el Reglamento, pero que si se hacen las cosas con seriedad y verdad, la afición responde retratándose en la taquilla.

La corrida levantó una gran expectación desde que las imágenes de los cárdenos empezaron a circular a principios de semana en las redes sociales, además, el buen ambiente que dejaron los de Piedras Negras, Jerónimo y José Adame invitaba a que la gente regresara a los tendidos de “el Pinal”.

Fue así como uno a uno fueron aplaudidos de salida cinco de los seis del hierro tlaxcalteca lidiados por Federico Pizarro, quien se despedía de la afición Teziuteca, Octavio Garcíael Payo” sobre quien recaía el peso del cartel y el poblano Héctor Gabriel, que de una incógnita se convirtió en una grata sorpresa con una gran actuación.

El despedido, Federico Pizarro, ha tenido una actuación discreta y ha corrido con poca suerte en el sorteo. Con ambos toros se ha visto con voluntad pero no les ha encontrado la distancia y templarlos le ha sido prácticamente imposible. El “triunfo” le ha llegado con el de regalo, al que ha cortado dos orejas cortesía del Juez de Plaza, con una faena para el tendido, pero que sin duda nadie recordará por un par de días.

Lamentable la presencia del de Coyotepec, que ha sido el “toro” con menos presencia en lo que va de la feria, anovillado, escurrido, escaso de pitones, una verdadera vergüenza que saliera por toriles en una plaza que le está rindiendo culto al toro bravo.

De Octavio García “El Payo” se esperaba mucho más, el bagaje que tiene el queretano siendo el espada más toreado del cartel en los últimos años, albergaba en la afición la ilusión de verlo con un triunfo rotundo.

Sin embargo, no ha podido ser.

En su primero ha optado por torear a la gente y se ha olvidado que el de Tenexac ha sido bravo en el caballo, aun después del excesivo castigo que recibió “Alegre”, que ha apretado en banderillas y que necesitaba la sapiencia de una muleta mandona que le enseñara el camino y lo dominara con temple, nada de esto pasó y la benevolencia del palco impidió que le sonaran el primer aviso.

Con su segundo “Payo” se tomó las cosas con mayor serenidad y por momentos parecía que podía crear una faena importante ligando un par de tandas de largos muletazos por pitón derecho que al final no terminó por romper. No ha estado fino con la espada y su paso por Teziutlán ha sido sin pena ni gloria.

La sorpresa de la tarde la ha dado Héctor Gabriel.

Casi año y medio tuvo que pasar desde que tomara la alternativa para que matara su primera corrida como matador de toros. Siempre dispuesto, con ambición y hambre de ser torero durante todo el festejo.

Con su primer toro tuvo una actuación discreta, pero con valentía y arrojo, mató con estocada entera, ligeramente caída pero suficiente para que “Suertudo” rodara sin puntilla y el tendido le otorgara la primera oreja de la tarde.

Para la salida de su segundo, sabía que una oreja no era suficiente y tenía que pegar un fuerte golpe en la mesa y dejó una actuación que quedara en la memoria de quienes estábamos en la plaza, triunfando con autoridad. Y el de Puebla de los Ángeles tuvo la suerte de encontrarse con “Castillo”, herrado con el número 344 y que, hay que decir, ha sido el más chico del encierro sin la misma presencia de sus hermanos, con menos remate, más discreto de pitones, pero que desde su salida ha mostrado que en el ruedo había un toro bravo.

Salió al ruedo galopando y rematando en los burladeros , con el capote lo ha recibido hasta con cinco verónicas que de inmediato provocaron que los ojos del tendido perdieran la atención de los vendedores y voltearan a ver lo que en el ruedo pasaba. Ha sido el único toro que han cuidado en el caballo, por lo que ha llegado al último tercio con más fuerza, una gran emotividad y arrancada, siempre fijo en la muleta, con buen estilo, metiendo con clase la cabeza, principalmente por el lado derecho y rompiendo en una faena de altos vuelos.

Estocada entera en buen sitio para que el juez de plaza otorgara dos orejas y merecido arrastre lento para “Castillo”.

Nunca durante la lidia de sus dos toros Héctor Gabriel se ha notado fuera de ritmo, ha tenido una actuación convincente, como si hubiera estado toreando cada ocho días. Hay en él una opción seria para refrescar los carteles en ferias que anuncian en todas las ferias “a los mismos de siempre”, ojalá sea este triunfo, con una señora corrida de toros, el parteaguas para que lleguen los contratos para diestro poblano.

El negrito en el arroz ha llegado por parte de los subalternos, algunos más bravos en las redes sociales que en las plazas, principalmente cuando en el ruedo hay una corrida con edad.

No hubo un solo par de banderillas a destacar y en complicidad con el palco de la autoridad se autorizó el cambio de tercio con un solo par o tres banderillas en los lomos de los seis astados.

En el caballo cinco de los seis han recibido un castigo excesivo recibiendo hasta tres y cuatro puyazos en uno; en el palco ha faltado autoridad para hacer sonar la trompeta cuando los de caballo tapaban la salida de los toros y si esto no ha derivado en una pachanga fue por la seriedad y categoría que los de Tenexac le han dado a la tarde.

El próximo domingo se lidiará la tercera y última corrida de la Feria del Toro con siete de De Haro para el Rejoneador Luis Pimentel acompañado de los Forcados de Puebla y a pie José Luis Angelino, Fabian Barba y José Mauricio.

Twitter: Alex_Gzl17.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza de Toros”El Pinal” de Teziutlán Pue. Segunda corrida de la Feria del Toro. Poco más de media plaza.

Seis toros de Tenexac (Divisa Negro, Verde y Rojo) bien presentados del 1º al 5º, el 6º más discreto de trapío pero bravo y que recibió arrastre lento y uno de Coyotepec impresentable para la categoría que le han dado a la Feria del Toro.

Federico Pizarro, (grana y oro): Silencio, palmas y dos orejas “de regalo en el de regalo”.

Octavio García “El Payo“, (lila y azabache): Pitos y silencio

Héctor Gabriel, (azul pavo y oro): Oreja y dos orejas. Salió a hombros.

Incidencias: Héctor Gabriel invitó al ganadero Santiago Villanueva Yano para dar la vuelta al ruedo tras la muerte del sexto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s