Plaza México: La crisis de 1990, la transición y los primeros avisos del ‘periodo oscuro’

La fiesta de los toros en México ha vivido a través de los siglos y las décadas en una constante crisis.

La fiesta brava en la capital mexicana no estuvo exenta de ello, prueba de ello y aún con periodos gloriosos en el siglo XX, la tauromaquia pasó por diferentes períodos complicados que desembocaron hacia finales de los años 80s y principios de los 90s en lo que muchos considerarían la peor crisis de la Plaza México.

Esta se dio primero con la llegada prometedora de la empresa ALFAGA, que después resuelto tormentosa tras más de dos décadas de estar al frente de La Plaza México.

Pero primero siempre llega la ilusión y la esperanza, como sucedió en el 2016 con la llegada de Don Alberto Baillères y el Arquitecto Javier Sordo Bringas.

¿Y después?

Que sirva el presente artículo para los nostálgicos y recordarnos que no siempre los tiempos pasados fueron mejores. Por esta razón y para conocer parte del actual estado de la fiesta brava en la capital mexicana, hemos decidido publicarlo (editado, pero proporcionamos el LINK por si usted quiere leerlo completo) de lo que acontecía en el medio taurino un 18 de agosto de 1990 y que apareció en la revista PROCESO.

****

Curro Leal, el gerente, niega. Los taurinos, seguros de que Televisa ya está en la Plaza México.

Por Manuel Robles.

Víctor “Curro” Leal afirma que Alfaga, S A, la nueva empresa de la Plaza México, no es propiedad de Televisa, y niega las versiones de gente del medio taurino y de “algunos locos”, difundidas en los medios de comunicación, que han tomado con “reservas e inquietud” la presencia de la televisión privada en el principal coso del país.

El empresario dice que él es el gerente de la nueva empresa, una sociedad anónima cuyos miembros vieron en él la suficiente experiencia y capacidad para manejar la plaza de toros más grande del mundo, durante los próximos cinco años.

“Quién diga que Alfaga es de Televisa está diciendo una mentira” afirma el exmatador y “colaborador” de Televisa en la transmisión de corridas realizadas en el interior del país. “Son puras especulaciones Yo he colaborado con Televisa: le he pedido resúmenes, publicidadSe trata de una empresa muy seria en este país pero hasta ahí, no puedo hablar de especulaciones porque yo mismo estaría especulando”

Leal rechaza que existan vínculos de la empresa a su cargo con el consorcio privado de la televisión, una vez desaparecido el aún criticado Patronato Taurino del Distrito Federal, que manejó el coso durante un año y cinco meses.

“Televisa no tiene filiales, Alfaga es una sociedad anónima, yo soy el gerente de la nueva empresa, porque supuestamente yo soy el que sabe de este negocio nada más”, declaró Leal el jueves 16, en los corrales de la Plaza México, en donde comprobaba el estado de la “primera gran novillada de la temporada”, este domingo 19.

Niega, también que el vicepresidente de Televisa, Aurelio Pérez “Villamelon” forme parte de Alfaga Dice: “Don Aurelio es mi amigo, como es amigo de muchos taurino, pero no es socio de Alfaga. El es un gran personaje de la fiesta y ve por ella pero hasta ahí lo demás es totalmente falso”

Y agrega muy serio: “Mi intención es trabajar y elevar el nivel taurino de la fiesta, veremos que se puede echar pa’lante, yo soy un profesional en esto, pero si en un momento dado es necesario que se televisen las corridas, así se hará. Y si no es necesario, no se hará de ese tamaño”

Hijo de Cayetano Leal “Pepeíllo”, exmatador de toros y destacado banderillero, Curro pasó de novillero, en 1971, a matador de toros, en 1973 y ahora a sus 36 años de edad, es uno de los principales empresarios taurinos del país.

Se estrenó como empresario, en 1986, en la organización de la Feria Taurina realizada en el Palacio de los Deportes, que terminó en fracaso y en la que su nombre estuvo ligado al del entonces regente del Distrito Federal, Ramón Aguirre Velázquez. No obstante, ahí empezó su popularidad.

En la entrevista con Proceso, Leal se describe a sí mismo como el promotor de las primeras corridas de toros televisadas, en las plazas de Morelia y Tlaxcala, hace cuatro años, catorce o quince años después de que las cámaras de televisión habían salido de los ruedos, así como un empresario “respetuoso” de las disposiciones contraídas por las diversas agrupaciones taurinas, encargadas, dice, de ver todo lo relativo con la televisión.

“Lo que hice en Texcoco, transmitir las corridas, lo hice sin ninguna intención, porque en ese momento, le convenía a la fiesta y a mi mismo”

Gente del medio sostiene que sólo la televisión podría revivir el cadáver en que se ha convertido la fiesta taurina ¿Cuál es su opinión?

—Insisto: no puedo especular Yo respeto mucho a la televisión y a la fiesta de toros. Pero ya iré viendo qué es lo que nos conviene. Esa es la realidad.

Optimista, Leal está seguro de que la empresa a su cargo significará una “nueva época” en la Plaza México, un “parteaguas” en las corridas de toros en todo el país.

“De alguna manera si tengo suerte, porque esto depende mucho de la suerte, si las cosas salen como deben de salir, podrá haber una nueva época en el toreo. Ya hay un esfuerzo para presentar a figuras del toreo y a buenas ganaderías que en mi opinión es lo más importante de la fiesta. Yo, por mi parte, pondré toda mi experiencia para hacer algo bueno en la ciudad”

Por último, al preguntarle qué espera darle a la fiesta para sacarla de su crítica situación, Leal ataja:

“Yo no vengo a inventar nada, Alfaga es una empresa que se constituyó hace dos años, con la que se manejan diez o doce plazas. En este negocio, que es muy antiguo, está inventado todo Somos, sí, gente profesional y tratamos de hacer las cosas bien, sin vanidades u otro tipo de cosas, cuando uno firma un contrato por cinco años, uno tiene que hacer las cosas bien y porque sé que, de algún modo, la fiesta está en mis manos, todos los errores los pagaría la fiesta, no yo. Este es un carro que tenemos que jalar todos parejos Yo no soy ni Supermán ni vengo a inventar nada”

Reservas e inquietud en el medio

Fue el propio Curro Leal quien dio a conocer, el 6 de agosto pasado, que la empresa Alfaga, SA se haría cargo de la Plaza México, una vez concluida la controvertida actuación del Patronato Taurino que, patrocinado por el Departamento del Distrito Federal, administró el inmueble durante un año y cuatro meses, cuando persistían las disputas legales por la plaza entre la empresa “Sol y Sombra”, del doctor Alfonso Gaona, y los dueños del coso, los hermanos Cossío, propietarios de la empresa Cosve SA.

Leal hizo el anuncio en una comida que ofreció a unas 200 personas, incluidas las autoridades de la Delegación Benito Juárez, gente del medio y periodistas Informó que las corridas se reanudarían, después de cuatro meses de espera, el domingo 19, con la temporada novilleril, y el 4 de noviembre próximo, la temporada grande

Según las crónicas periodísticas, Ricardo Femat, representante del delegado en Benito Juárez, Roberto Ortega Lomelín —bajo cuya jurisdicción está la vigilancia del funcionamiento del coso—, fue el encargado de dar la “bienvenida” como empresario a Curro Leal, a quién le deseó el mejor de los éxitos Lo mismo hicieron los licenciados Jorge de Haro y Fernando Ochoa Ponce de León, por los ganaderos; Pablo Valle, por los matadores, y Beny Carmona, por los subalternos.

Apenas dos días antes, diarios especializados dieron a conocer un comunicado de la delegación Benito Juárez en la que se informaba que había terminado el juicio promovido por Inmobiliaria Cosve contra la empresa “Sol y Sombra”, que durante 40 años administró el inmueble bajo las órdenes del oftalmólogo Alfonso Gaona.

Se informaba que se seleccionaría una empresa que garantizara el buen desempeño de la fiesta y la satisfacción de la gran afición taurina y del público en general y se anunciaba que la empresa de los hermanos Cossío había celebrado un contrato con Promotora Alfaga, para que organizara y promoviera el espectáculo taurino en la Plaza de Toros México.

El cronista taurino Francisco Lazo escribió ese día, en el diario Esto:

“¿Quiénes integran Promotora Alfaga, que se hace cargo de la México, y nombra a Curro Leal su gerente? Siendo una sociedad anónima no se conoce a sus miembros, aunque investigando un poco, nos encontramos “extraoficialmente” con que tal razón social es el de una de tantas empresas fiduciarias de la televisión privada que, desde hace un año más o menos, viene participando en el movimiento taurino del país y que, al tomar la México en alquiler, sin saberse todavía por cuánto tiempo, aunque presumiblemente es por un año mínimo y cinco máximo, tiene tres socios principales: Curro Leal, la televisión privada y la misma Cosve SA, manejando los dos primeros un 44% de las acciones de cada uno, y Cosve un 12%”

Lazo agregó que “la organizaciones taurinas recibieron con reservas y hasta con cierta inquietud la participación de la televisión en la plaza México porque, aparentemente, han sido enemigas tradicionales”

Y recordaba cómo hacía 20 años que esas organizaciones taurinas habían sacado las cámaras de televisión de la México, alegando que al transmitir en directo, se limitaba el número de festejos en el interior del país, al mismo tiempo que hicieron un reglamento para que la fiesta se pudiera televisar —nunca en domingos, ni en días festivos— y mediante un pago extra a los participantes en las corridas.

Según Lazo, en principio, la televisión no aceptó esas condiciones y se olvidó de los toros, aunque con el tiempo regresó, sujetándose desde luego a las disposiciones que habían acordado empresarios, ganaderos y toreros.

Y afirmó: “Temen ahora esas agrupaciones que la televisión haga un nuevo intento de transmitir en directo los domingos desde el coso de Insurgentes y, aunque no podrá hacerlo, pudieran generarse nuevos problemas que perjudicarían la buena marcha de la fiesta. De ahí sus reservas, de ahí sus inquietudes”

No obstante el columnista dejó ver que los empresarios, ganaderos y toreros podrían “obtener beneficios” con la explotación de las grabaciones realizadas por la televisión.

Por lo pronto, al conocerse qué empresa administraría la México, la Asociación Nacional de Mataderos y Novillos, que encabeza Pablo Valle, hizo saber a la Delegación Benito Juárez que persistían adeudos sin saldar por el Patronato Taurino del Distrito Federal, en especial cuatro contratos de toreros, sin cumplir.

Gente del medio, entrevistada por Proceso, habla de la nueva empresa y del peligro que pudiera correr la fiesta en manos de Televisa.

Luis Niño de Rivera, presidente de la Comisión Taurina del Distrito Federal, cree que en manos de Curro Leal y Aurelio Pérez —”taurinos muy serios”—, la fiesta no correría peligro, aunque objeta: “Si Televisa se mete como organizadora de la fiesta, eso va a ser otro cantar. Porque Televisa como organizadora persigue otros fines La empresa ha manejado a los artistas y al espectáculo con un sentido muy particular y la fiesta de toros es algo muy especial. Si Televisa no se mete como empresa, yo lo veo muy bien Pero si se mete a tomar decisiones, como maneja otros espectáculos, la fiesta tendrá otro destino. Existe esa posibilidad”

Cree Niño de Rivera que el hecho de que Televisa no figure públicamente en la nueva empresa “es una manera inteligente de establecer que se trata de un negocio taurino, que será manejado sólo por Leal”

Y agrega:

“Lo único difícil en todo esto es que se trate de un espectáculo más, en el que Televisa tenga el control de la plaza más importante de la República Pero yo no lo veo necesariamente mal Lo triste del caso es que no habría muchas alternativas”

Explica que prominentes empresarios taurinos interesados en manejar la Plaza México tenían como candidato a Curro Leal, debido a sus conocimientos en el medio y a que en la designación de la nueva empresa quedaran fuera personas como Erasmo Morales Arredondo, el llamado zar de los palenques y promotor anual de la Feria de Texcoco, dueño de la empresa “TauroTexmex”; Santiago Ongay, de la Promotora Deportiva y Artística y Hugo Jaques, un capaz empresario de Durango y Zacatecas.

En opinión del presidente de la Comisión Taurina, la decisión de otorgar a Alfaga, la administración de la México correspondió solamente a Cosve, de los hermanos Cossío dice:

—Ponte a pensar en el lugar de Cossío: Televisa es una empresa con muchos recursos y con prestigio Como empresario, Cossío se fue por el camino que más le garantizaba. Se trata de una empresa seria, que maneja muchos espectáculos ¿Que se va a quedar con todo? A Cossío no le preocupa eso, sino la renta de su inmueble y la seguridad del espectáculo”.

Agrega Niño de Rivera que la designación de Curro Leal ha encontrado en el medio una “actitud positiva, sin importar la presencia de Televisa: muy poca gente sabe que la televisión privada esta detrás de todo esto”

Y no le queda duda de la intención de la empresa:

—Su finalidad es televisar las corridas.

Jueces de plaza, entrevistados por Proceso, dan también su opinión sobre la nueva empresa taurina.

Heriberto Lafranchi, que estaba programado para la reinaguración de la plaza, el domingo 19, comentó escéptico:

“Para mí, se trata de una empresa más Yo trabajaré igual que ella cumpla con su deber y yo con el mío. Así no habrá problemas Sin embargo, hay que esperar a ver que pasa”

Ignacio Solares: “Como aficionado, creó que la fiesta empezó a irse en picada a partir de que las cámaras de televisión salieron de la plaza. Independientemente del canal que sea, creo que lo único que podría revivir a la fiesta es que volviera la televisión. Actualmente no hay espectáculo que valga si no está detrás la televisión, fuera de ideologías taurinas o conceptos nostálgicos de épocas idas la realidad es que la televisión determina la trascendencia de un espectáculo como este”

No ve en ellos mayores problemas, ante la crítica situación de la fiesta:

“Peor de lo que puede estar ya no es posible. Basta ver que la temporada pasada no se llenaba la plaza ni con carteles en que figuraban Manolo Martínez, El Niño de la Capea y Jorge Gutiérrez”

Cree Solares que ello se debe fundamentalmente “a la falta de difusión del espectáculo, a la carencia de figuras, a que la gente está fuera del ambiente y a la falta de popularidad del espectáculo mismo, lo que arrastra a todos sus integrantes”

En su opinión la empresa de Curro Leal tendría un compromiso ineludible: la transmisión de las corridas en el feudo de Insurgentes, lo que, además obligaría a mejorar el espectáculo: “Ya no habría tantas triquiñuelas, fraudes”, dice “Porque la fiesta es hoy el mismo caso de un enfermo, al que hay que salvarle la vida”

Y concluye: “Más que haber perdido su sentido original, la fiesta es casi un cadáver, al que hay que darle respiración artificial ¡Qué importa quién se la dé!”

Jesús Dávila Medina, director de la escuela taurina Ponciano Díaz, está feliz de que se reabra la plaza, en la que sus alumnos, tendrán una buena oportunidad.

En uno de los palcos del coso de Insurgentes, en el que una decena de trabajadores hacía reparaciones, a mediados de la semana pasada, Dávila Medina dijo:

“Lo que queríamos es que se reabriera la plaza, sea quien fuera. Sé que en esto está metido Aurelio Pérez, un hombre positivo por muchos conceptos, y Leal, un experto en la materia Esperamos que tengan éxito. Esto de los toros es perfectible. Estamos en una época de transición”

Más contento estaba el joven Bernardo Rentería, programado para lidiar este domingo toros de “La Venta del Refugio”, con los también novilleros Gabriel Meléndez y Teodoro Gómez.

“Esto es algo muy bueno para nosotros, sobre todo por las novilladas”, afirma Bernardo, de 20 años de edad, oriundo de Tacubaya.

Publicado en PROCESO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s