Temporada de Invierno Por Bardo de la Taurina

Diego Ventura se reencontró con Fantasma. Foto Info Diego Ventura.

Inició la Temporada de Invierno en la Plaza Mexico el domingo pasado con el agravio y la falta de respeto que el gobierno de la alcaldía Benito Juárez le consintió a la empresa de poner a la venta boletos sin mostrarle al público que reses se lidiarían, esa delegación que le brindaría esa omisión quizás por la marmaja pagada, alguna de la cual por cierto la empresa ticketmaster expidió con una leyenda que decía -CORTESÍA prohibida su venta-.

Ahí hay tema SAT.

Luego la pésima la idea de salir a entretener el inicio de una corrida que por principio de cuentas debería de comenzar a la 4.00 p.m. y a eso le cargamos unos hules con letras minúsculas y apretadas donde no se podía leer ni papa, así que adivinar si se solicitaban empleados, si se pedía ayuda pa’ los damnificados, si se trataba de una campaña pa’ reclutar los 50,000 ninis con los que AMLO va a detener la escalada de violencia, ¿oh qué? y de paso sacaron a los toreros y a los monosabios a darse una vuelta de calistenia. Ya después o sea el lunes o el martes, como que uno se viene enterando, ese no es el camino, eso en política se llama demagogia y además estéril, eso habría que haberlo hecho en todo caso, frente a las Cámaras Legislativas, porque de otra manera poco ruido y además en silencio, en donde no había nadie de los que les tenía que llegar éste mensaje, ¿o que acaso ya algún político o legislador a todos los del desfile, los llamo para invitarlos a dialogar?…¿Saben quiénes sí fueron los dos únicos que defendieron a La Fiesta como se debe de hacer?, lo fueron Diego Ventura y el toro indultado de Enrique Fraga, así se defiende a la fiesta, con hechos contundentes que den de qué hablar y que le digan a todos, incluyendo a los políticos que esto es una Fiesta popular que puede llevar a la gente al clímax del gozo de las tradiciones populares, las cuales por supuesto vale la pena respetarlas y conservarlas. Es así como se defiende a la Fiesta, no arengando ‘lightmente’ ‘Vamos todos a la Plaza’. El domingo dos nombres interesantes llevaron más de media Plaza al tendido y hoy todavía la gente que nunca va a La Plaza, -¿Oiga que el domingo estuvo a toda madre el cuate de los caballos y que a un toro le perdonaron la vida?

Ya después se vivió la maestría, destreza, habilidad, imaginación, audacia y valor que un caballero llamado Diego Ventura demostró en un tsunami de frescura que mucho bien la va hacer al rejoneo, el toro del hierro del polifacético taurino Don Enrique Fraga, salió con una capa llamativa y se portó a todo dar, empujo a los caballos sin cansarse, en conjunción de rejoneador y toro levantaron a la gente de sus asientos, luego metió el hocico en la muleta del toreador de a caballo y de a pie, que fue a despedir hasta la Puerta de Toriles al Fantasma que así se llamó el toro, pa’ que se regresara a gozar de un montón de vacas querendonas que ya lo estarán esperando pa’ darle al gozo. Total, que eso estuvo a ¡Toda Madre!,

El Emperador Enrique I se enfundó en una obra de arte tapatía de ‘Gutiérrez’ Sastrería de Toreros que le fue obsequiado por el propio diseñador, cortador, director de bordado, ensamblador, el maestro artesanal César Gutiérrez ‘El Ostión’ quien bajo su slogan de ‘Bordando en seda los sueños, Que nacen del corazón del torero’ y teniendo en su cuadrilla su clásica máquina Toyama, creó ese preciosísimo atuendo que el mismo sastre Gutiérrez describe como un; -Vestido rosa mexicano o fucsia, bordado en azahares en hilo de plata, y hojas en hilo de oro, aplicaciones de cristal austriaco y rematado en morilla fina en seda- así fue que Enrique Ponce desde Tonalá Jal., proyectó al mundo una muestra más de la mexicanidad, a la que le correspondió con una peluda inaugural.

Y siguiendo con el arte, otro que se subió al pódium, lo fue el excelso fotógrafo texcocano Oscar Mir, quien firma sus obras para la eternidad deteniendo los momentos, instantes décimas de segundo con lo que solo un fuera de serie, amo de la técnica y soberano de la majestuosidad puede lograr, así que no dude usted un instante en entrar a Facebook y deléitese con la que desde ¡ya! estará llamada a ser la *fotografía de la temporada que pienso es esa, en la que uno de sus caballos toreros lleva sobre los lomos a otro virtuoso, ‘El Conquistador Diego Ventura’, el sello del maestro del clic es MIRando al arte (*Usted no va resistir la tentación de tocar la pantalla pa’ sentir la textura del pecho del caballo y la piel de las sajonas)

El rejoneador español por respeto a los que derramaron su sangre, no salió por La Puerta Grande y por ende hoy no habrá crónica escarlata, ni lamentos por ya saben quién.

Estuvo… ¡A Toda Madre!

Después de que el jueves estuvieron los faraones del  arte Crisoliano Enrique Ponce y  Javier Conde, bordando fino como es su tesitura que va de lo Poncista a lo Malagueño y ya lo que se diga de ellos ya se ha dicho antes, pues ambos dos están más allá del bien y del mal, este sábado continuó el recital en Cinco Villas, que ya sabemos es de cinco estrellas, donde los empresarios que son amigos de la afición y a ella se brindan además de complacerla en todo lo que está a su alcance, en donde lo más importante es tener el don de la sensibilidad  y por ello fue que consintieron con dejarnos ver a ese torero que puede ser el del ‘boleto’ a partir del próximo año y desde luego que me estoy refiriendo a ‘El Calita’, a quien no lo hemos visto en la capital con la frecuencia que debería y también por la provincia, dado que en esa percha moruna a la que no le falta, ni le sobra un centímetro como pa’ enganchar a la gente  con ese bordar el toreo apoyado en gustarse y transmitirle a los tendidos el que en él, hay un torero, así que a verlo sabedores de que se van a llevar una sorpresa.

Más miel pa´ la hojuela fue saborear a André Lagravere ‘El Galo’ a él había que verle como andaría en tiempo presente y fue ahí mismo en donde se acurruca el arte que éste chaval nos enseñó, que si hace poco se las vio canijas, hoy de aquello solo carga la enseñanza que le debió haber dejado el trago amargo, pero que taurinamente -le hizo lo que el viento a Juárez- porque viera usted qué buen semblante, son y cadencia trae, que hasta lo deja a uno picado y con ganas de volverle a ver, sobre todo cuando se asienta sobre los riñones y saca la profundidad del mandar, previo al buen embarque que trae al dedillo y algo que hay que decirlo, nació con el don de la trasmisión y el carácter del corazón.

Anuncios

1 comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s