¿La Fiesta en Paz? Esferitas Navideñas para un árbol que se seca

Por Leonardo Páez.

Si los taurinos y aficionados del mundo no acaban de entender que el toro de lidia en plenitud de facultades, con cuatro años cumplidos, sus astas íntegras y de preferencia bravo, es la base, fundamento y sentido ético y estético del milenario arte de la lidia o tauromaquia, ésta tendrá sus días contados.

Responsabilizar a antitaurinos subvencionados, a legisladores analfabetas y a la modernidad fascistoide del pensamiento único anglosajón, de las amenazas que se ciernen sobre la fiesta y de su lamentable estado actual es otra muestra del cinismo e insensibilidad que en años recientes caracteriza a los taurinos.

En la historia de la tauromaquia mexicana nunca hubo promotores del espectáculo con un poder económico tan grande que ofrecieran unos resultados inversamente proporcionales a ese poder como en los recientes 25 años, luego de someter a todos los sectores, incluidas las autoridades, a su voluntad.

La negligencia profesional de tan poderosos consorcios hacia la función taurina se hace más evidente al comprobarse el profesionalismo y rigor de resultados que aplican al resto de sus empresas, éstas sí exitosas, aumentando la sospecha de utilidades opacas en su descuidado negocio de los toros.

El pretendido internacionalismo del monopolio TauroPlaza México, SA, gestora de los principales cosos, sin más competencia que disputarse con las empresas satélites a las mismas figuras importadas desde hace dos décadas, no tiene otra estrategia que sudamericanizar la tradición taurina del país.

El monopolio de Alberto Baillères pretende sustituir esta falta de políticas taurinas eficaces con importaciones e inversiones en España, a través de su Fusión Internacional por la Tauromaquia (FIT), de dudoso beneficio para los diestros mexicanos en el proteccionista y competido mercado español.

Durante el duopolio taurino AlemánBaillères, a lo largo de 23 años, no lograron imponer el toro con edad y trapío ni producir una figura nacional de verdadero arrastre, sino sólo una o dos figuras-cuña de discreto relieve, con lo que hacen como que estimulan una tradición que se disuelve.

Tras la retirada de Eulalio López Zotoluco se ha continuado con el mismo esquema de una figura-cuña con relativo imán de taquilla y más competitividad que personalidad, depositado ahora en los hombros de Joselito Adame, apenas confrontado con ganado serio y diestros nacionales de valía.

Con triunfos importantes en ruedos españoles, otros diestros mexicanos con enorme potencial, como la encastada tauromaquia de Arturo Saldívar y el temple extraordinario de Juan Pablo Sánchez e incluso la muleta en permanente proceso de maduración de Diego Silveti, aquí no fueron puestos a competir oportunamente.

Lo necesario para haber obtenido de esa planeada competitividad ante el toro, nombres con celo, sello e imán de taquilla, capaces de generar partidarismos y renovada pasión en los públicos, hartos ya de ponces, hermosos, julis, castellas y demás lugares comunes de la anquilosada globalización taurina.

A estos nombres hay que añadir a otros toreros triunfadores en la península, sobrados de cualidades y en busca de su sello, como Sergio Flores, Luis David Adame, Leo Valadez y un matador como Brandon Campos, que luego de triunfar en Sevilla y jugársela en Madrid ha sido injustamente relegado en su tierra. El martes me llevaron al ostentoso almacén de la calle de Moliere 222 y no tuve más que exclamar: en Grupo Bal alguien quiere a la fiesta brava de México mal. Muy mal.

Publicado en La Jornada

Anuncios

2 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s