Primera corrida de Aniversario: El Populismo también triunfa en la Plaza México

Adame en hombros. Foto la Plaza México.

El “populismo” es un fenómeno político y también económico que afecta a nuestro país en la actualidad. Pero lamentablemente la saga continúa también en la fiesta brava en donde ya existe un “toreo populista”, que sería aquél que valoriza al toreo de prisas y sin ningún nivel artístico, por sobre otras formas del toreo “clásico”.

Queda comprobado que el “populismo” ha penetrado con fuerza en el gusto de los nuevos aficionados y que los toreros de arte, clásicos y de pellizco en México se encuentran en una etapa de extinción.

Por Juan Carlos ValadezDe SOL y SOMBRA.

Algunos “aficionados” la tenían tomada en contra de José Adame desde el paseíllo. Qué plaza. En cuanto salió a recibir al primer toro ya le estaban armando una bronca y como el propio matador no les dio motivos sobrados para la protesta, tuvieron que callarse y aplaudirle un toreo que por momentos tuvo calidad por el pitón izquierdo, pero que fue ventajoso y vulgar por el derecho ante un toro muy noble, que tuvo además fijeza y transmisión en sus embestidas. Pero en general ha sido una faena ventajista, interminable e insulsa, con un Adame casi siempre fuera de cacho, componiendo posturas pintureras mientras pasaba al toro por la periferia, acelerado, sin ligar nada ni acabar nunca. Mataría de un estocanazo efectivo y se llevaría dos inmerecidas orejas, cuando una era más que suficiente.

Algunos aficionados pensantes protestaron los trofeos, pero lo que decían se perdía en el fragor del triunfalismo, del partidismo y del populismo taurino. Aquello de que ¡el Pueblo es sabio! renace también en las plazas de toros con todo el esplendor que tiene en la actualidad en la vida política de nuestro país.

Continuó la corrida más sus detractores se aprestaban para darle a José su merecido en el siguiente turno. Sin embargo, llegado el turno, Adame nos recetó otro trasteo “populista” y listo como es, tiró de todo su repertorio, y dejó a la facción enemiga con un palmo de narices porque se llevó otra oreja más de su segundo, por lo que al final se lo llevaron en hombros. ¿Y como pudo suceder esto se preguntará usted? Pues resulta que en estos tiempos los palmeros siempre pueden más que la seriedad y la sobriedad en esta plaza. Al final el triunfo de José Adame será recordado como el nacimiento y el éxito del Populismo Taurino y ahora si, sálvese quien pueda.

La otra cara del populismo adamista ha sido la faena de Roca Rey ante su primero, una faena repleta de pasajes técnicos inconmensurables. Pero más allá de su valor y de su deslumbrante entrega, es impresionante el sentido artístico que está tomando este torero.

Roca Rey. Foto la Plaza México.

La evolución de Roca Rey se vio reflejada desde la construcción de una faena que fue de menos a más ante su primero y en la que fue metiendo en su muleta a un toro manso pero de noble condición, al que instrumento tres tandas por la derecha con una brillante expresión de mando y temple en sus muñecas y que se transformó en una lección magistral de oficio y técnica ante un animal, que había decidido rajarse y huir de la pelea, pero que no tuvo más remedio que embestir ante la decisión de un torero perfectamente colocado, que fue tirando de cada embestida con el toro embebido en cada muletazo, en una sucesión de pases ceñidos, largos y hondos por ambos pitones. Fue una faena muy emocionante por inesperada y torerísima de principio a fin. Desgraciadamente pincho en todo lo alto y tan solo se llevó una oreja de las dos que tenía ganadas.

El temple de Roca Rey. Foto la Plaza México.

Su segundo ha sido el más deslucido del encierro y se rajó antes de que el torero peruano, quizá más desahogado que en su primer turno, pudiera meterlo en su muleta. Pero ahí quedará para el recuerdo de los buenos aficionados la faena de Roca Rey, que ha sido quizás la mejor y la más completa de la presente temporada.

El tercer espada del cartel fue El Calita que venía dispuesto a refrendar su más reciente triunfo en esta plaza, pero para su mala suerte no consiguió triunfar ante un toro noble encastado de Montecristo que le tocó en primer lugar y que sería en mi opinión, el mejor toro de la tarde. Con el segundo de su lote pasó un calvario con la espada y no pudo redondear su actuación.

Es innegable, que si al mayor de los Adame le sobra técnica y oficio, al Calita es justo lo que le falta. Esta corrida era crucial para él pues había de demostrar que es un torero que apunta para cosas más importantes, pero ayer lamentablemente no despejó todas las dudas que hay en cuanto a su capacidad y los alcances de su toreo. Sin embargo El Calita ha estado en algunos momentos en torero y gustándose. Tal vez si le dan más toros y no lo equivocan, podría funcionar, pero para ello tiene que mejorar muchos aspectos técnicos de su toreo y entender que no todo son pegarles derechazos a los toros hasta machacarlos y que también con la de cobrar se puede y se debe torear.

Abrió el festejo un desconocido Diego Ventura, que en tan sólo treinta minutos tiro todo el prestigio ganado en su pasada tarde histórica ante un lote de la ganadería de El Vergel, qué fue indigno de la categoría de esta plaza.

Una figura del rejoneo no puede y no debe de venir a la Plaza México con un lote tan impresentable. No sabemos quién asesoró a Ventura para que embarcara el lote de El Vergel, pero si fue alguien de su propio equipo, lo están engañando.

Al final y pese al triunfo del populismo adamista, lo único realmente trascendental de la tarde ha sido la faena de Roca Rey al primero de su lote. Es cierto que no fue mucho, pero aquello traía un aire distinto y tenía aroma. O sea: el toreo.

EL VERGEL Y MONTECRISTO / VENTURA, ADAME, CALITA Y ROCA REY

Dos toros despuntados de El Vergel, mal presentados y de feas hechuras, muy mansos, blandos y muy descastados. Y seis de Montecristo bien presentados y muy nobles (el tercio de varas fue simulado); destacaron segundo, tercero, y quinto; deslucidos cuarto y octavo.

Diego Ventura: Ovación y pitos.

José Adame: Dos orejas con división de opiniones y oreja.

El Calita: Ovación tras un aviso y silencio.

Roca Rey: Oreja y palmas.

Monumental Plaza México. Primera corrida de Aniversario. 4 de febrero. Buena entrada con lleno en numerado (algo así como un poco más de 20,000 espectadores).

Incidencias: El banderillero Fernando García hijo, se desmóntero en el séptimo.

Anuncios

2 Comentarios »

  1. valadez de cual fumaste fuiste a ver otra corrida porque en la Plaza Mexico el MEXICANO DE AGUASCALIENTES le puso in TREMENDO BAÑO al idolo de los que disque escriben de las faenas en la que un publico de casi 40,000 personas vieron quien es quien en lafiesta de los toros actualmente y no es precisamente roca rey

    Me gusta

  2. Crónica muy acertada. EL oficio de Adame es innegable, su ventajismo y toreo al respetable aun más.
    Como estoqueado inmejorable. En eso hay que quitarse el sombrero.
    ¿ Dónde quedó el exigente y conocedor público de la México? Se cambió por fiesteros de pueblo que dan apéndices como chocolates. Una oreja a Adame era mas que suficiente, Roca Rey ( después del pinchazo???) no merecía mas que salida al tercio.
    Ventura lamentable, Roca Rey le falta camino. Mucho circo más de una vez.
    EL día de hoy (5 de febrero) toreará algún TORO Ponce ? Porque de Novilladas con Enrique ya estuvo bien.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s