Roca Rey y Adolfo Martín, estrellas del bombo de Madrid

El sorteo de diez corridas para diez toreros deparó la gran sorpresa de la feria de Madrid.

Por Antonio Lorca.

El joven diestro peruano Andrés Roca Rey se anunciará con los toros de Adolfo Martín, según ha decidido la suerte de los bombos, que incluían diez corridas para diez toreros en la próxima feria de San Isidro, en un acto que se ha celebrado esta mañana de jueves en la plaza de Las Ventas. Esta es la nota más relevante del novedoso sistema ideado por Simón Casas, empresario de la plaza madrileñan, que, de otro modo, con toda seguridad, no hubiera emparejado a este torero con una de las ganaderías de las consideradas duras de la cabaña brava.

Álvaro Lorenzo ha tenido la fortuna de que su nombre apareciera junto al de Garcigrande, hierro apetecido por las figuras, y al veterano Enrique Ponce también le ha sonreído la fortuna con los toros de Juan Pedro.

Pocas sorpresas en el resto del sorteo, que ha quedado configurado de la siguiente forma:

Antonio Ferrera – Puerto de San Lorenzo.

Diego Urdiales – Alcurrucén.

Sebastián Castella – Jandilla.

Miguel Ángel Perera – Fuente Ymbro.

Paco Ureña – Alcurrucén.

López Simón – Parladé.

Álvaro Lorenzo – Garcigrande.

Ginés Marín – Montalvo.

Enrique Ponce – Juan Pedro Domecq.

Roca Rey – Adolfo Martín.

Se conoce así el primer tramo de los carteles de San Isidro. La empresa presentó diez ganaderías y eligió diez toreros entre todos los que se apuntaron al sorteo, cuyo número se desconoce. Una vez asignados los puestos de toros y toreros, la empresa rellenará los dos huecos restantes de los diez carteles de acuerdo con los siguientes criterios:

-Toreros que hayan sorteado en el bombo y quieran torear más de una corrida; confirmaciones de alternativas; toreros emergentes; toreros habituales en las corridas duras a quienes se les ofrece la oportunidad de entrar en otro tipo de carteles, y otros toreros que tengan legitimidad para torear en San Isidro.

El sorteo ha estado rodeado de la máxima expectación, pues no en balde es la primera vez que una parte de la feria taurina más importante del mundo se decide mediante bombos. El sistema ya se inauguró con éxito en la pasada Feria de Otoño, cuyos carteles se decidieron al completo por este método.

Como ya anunció la empresa, los toreros que han preferido no participar en el sorteo tienen la opción de negociar cualquier ganadería del abono que no sea de la lista del bombo que se ha sorteado esta mañana. Ese sería el caso de toreros como Manzanares o Morante de la Puebla, que podrán estar en San Isidro, pero no figurarán en ningún cartel en el que aparezcan las diez ganaderías sorteadas.

La anécdota de la jornada -como ya ocurriera en la gala de los premios Goya con la apertura de los sobres de los ganadores- la protagonizaron las bolas azules -para las ganaderías- y rojas -para los toreros-. Justo Polo y Trinidad LópezPastor, presidentes de Las Ventas, que ejercían de manos inocentes, tuvieron que romper varias de ellas a golpes contra las urnas ante la imposibilidad de abrirlas, a pesar de sus evidentes esfuerzos.

Publicado en El País

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s