Crónica de Mérida: El Toro, presente

La presencia del toro en Mérida.

Plaza de Toros Monumental de Merida. Corrida de Toros mixta en tarde calurosa con ráfagas de viento y ante una entrada de media plaza, se lidiaron 2 toros para rejones, destacando el primero de Santa Teresa que fue premiado con vuelta al ruedo y otro de Begoña; y 4 de San Miguel de Mimiahuapam para la lidia a pie. Bien presentados en su conjunto, de juego y comportamiento variado que en su mayoría fueron aplaudidos a su salida.

Emiliano Gamero: Palmas y vuelta al ruedo

Antonio Ferrera: División de opiniones en su lote y palmas en el que lidió por Octavio García “El Payo”

Octavio García “El Payo”: Recibió una cornada interna al entrar a matar al único toro que lidió.

Por Gonzalo Corona (@conde_dr)

Penúltima corrida de la temporada en el coso de la Avenida Reforma, donde se ofrecía un cartel interesante taurinamente hablando en el papel y un encierro dignamente presentado de los hierros de Mimiahuapam, Santa Teresa y Begoña de Don Alberto Baillères, para el aficionado de Mérida, que extrañamente no se hizo presente en el tendido y se observó la entrada más pobre del ciclo.

Emiliano Gamero venía de una campaña europea para presentarse en la Monumental de Mérida que ha formado parte importante de su carrera desde sus inicios, y él sabe que es una plaza donde el aficionado gusta y es conocedor del toreo a caballo. Por lo mismo es inexplicable que haya desaprovechado las condiciones del extraordinario primero de su lote de la ganadería de Santa Teresa, que desde su salida mostró buen tranco, acometividad y codicia, aunado a su excelente presencia para un toro de rejones, y que a pesar de recibir 3 rejones de castigo, emocionó por su comportamiento y fue reconocido por el público y el Juez de Plaza que atinadamente le concedió la vuelta al ruedo. Las fallas con el rejón de muerte privaron a Gamero de trofeos. Con el segundo de su lote, un precioso toro cárdeno claro, botinero, bocinero de la ganadería de Begoña, justo de fuerzas, noble, Gamero lució más en las suertes y utilizó mejor sus recursos en el manejo de sus cabalgaduras dando más espectáculo al tendido que de rejoneo. Escucho palmas a pesar de señalar un primer rejón de muerte tendido, al arengar al respetable un cierto sector del público hizo una leve petición de oreja que no se concedió acertadamente y todo quedó en una vuelta al ruedo.

Antonio Ferrera hizo su presentación en Mérida con los antecedentes de sus últimas actuaciones en suelo Mexicano, donde hay que señalar que su toreo ha estado años luz del que se le había observado en España, por lo que era una incógnita, pero al mismo tiempo una expectativa por el encierro que tenía enfrente. El primero de su lote, un castaño impresionante con características de cinqueño y aplaudido desde su salida, dejó ver su condición de bravo en su encuentro con el caballo, provocando el tumbo del picador incluso, metiendo los riñones como se dice en el argot taurino. Le instrumentó una faena que no tuvo mayor transmisión en el tendido porque fiel a su costumbre abuso de las distancias y del pico de la muleta, por lo que escuchó una marcada división de opiniones al fallar con el acero. El segundo de su lote fue el que menos opciones dio de lucimiento por sus condiciones de manso, tirando arreones, tratando de huir a tablas y nuevamente se retiró entre división de opiniones después de señalar una estocada caída. Con el sexto que le correspondía a El Payo, intentó estructurar un trasteo por el derecho con algunos pases en redondo pero con el viento a la contra ante un toro muy noble, y por instantes se acordó de ese toreo vertical en una tanda de naturales que fueron lo único rescatable de su actuación y que el público le reconoció con palmas después de escuchar un aviso tras un pinchazo y media estocada. Sellando así una tarde sin mayor trascendencia a pesar de los tres toros que lidió, y dejando al público de Merida un mal sabor de boca en su presentación.

El Payo y Ferrera. Foto Emilio Mendez.

Octavio García “El Payo” salió entregado, con actitud y vergüenza torera ante un astado precioso de capa, negro listón y bien armado, que sin embargo acusó falta de fijeza al tomar los vuelos del capote, y en la faena de muleta donde siempre buscaba las tablas. El Payo, inteligente lo cambia de terreno obligándolo a ir al centro del ruedo, sometiéndolo y tapándole la salida hacia las tablas al dejarle la muleta en el hocico y plasmando por momentos ese toreo artístico que cuando deja la rigidez de sus movimientos lo encuentra, siendo esto quizás lo destacable de la tarde en conjunto, lamentablemente al entrar a matar al cuarto intentó recibió una cornada interna que lo obligo a abandonar el ruedo en medio de aplausos y le impidió lidiar al sexto de la tarde.

Otra tarde de claroscuros para él torero queretano, que pese al gran momento que vive para algunos taurinos y aficionados, este aún no termina por reflejarse en todas sus actuaciones de la presente temporada.

Twitter @Twittaurino

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s