En Puebla: La clase política en los toros

Una cosa que he aprendido es que no hay que buscar el triunfo, sino tu propio camino. – Sebastián Castella, torero francés.

Por Leticia Montagner.

Todo un espectáculo se registró el pasado viernes 22 de febrero con motivo de los 30 años de la Plaza de Toros El Relicario. Los empresarios Rafael Moreno Valle Suárez, Rafael Herrerías y Curro Leal, lograron una muy buena entrada y lo mejor un gran ambiente en el graderío.

El Relicario se vistió de gala para celebrar sus tres décadas. El cartel fue encabezado por el rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza con dos toros de Rancho Seco, lo acompañaron los matadores Arturo Saldívar y Michelito Lagravere con cuatro toros de Javier Garfias. Cada exponente cortó una oreja.

Como suele suceder en este tipo de eventos, gran cantidad de personas lo usan como pasarela, en esta ocasión estuvieron los políticos del Gobierno Interino de Puebla.

Hubo de todo, como en botica, así como hechos y detalles que se llevan a cabo en el mundillo de la política estatal. Para empezar, el festejo anunciado para las ocho de la noche, inició una hora más tarde, a pesar de que la fiesta brava es reconocida por la puntualidad.

En el entretiempo hubo un palabrerío tremendo a través del sistema de sonido local. Lo que dicen los aficionados en voz baja cuando empieza tarde el festejo –están esperando que lleguen todos para que la plaza se llene y empiece la corrida–, así con todas sus letras lo anunció el locutor.

Antes del paseíllo, se develó una placa conmemorativa de los 30 años en el túnel de salida de los toreros. Una vez que inició el festejo, no hubo alguacilillo, tomó su lugar un charro panzón. En automóviles descapotados, aparecieron bellas manolas y guapas edecanes. Se rindió homenaje al periodista don Enrique Montero Ponce y al rejoneador Pablo Hermoso.

El mundillo político estuvo presente. Pedro Haces Barba, senador por Morena, que ha impulsado la tauromaquia y ha estado presente en los anuncios de los carteles de El Relicario. Fernando Manzanilla, Secretario General de Gobierno llegó acompañado de sus principales funcionarios y se divirtieron a lo grande. La Fiscalía General del Estado, a cargo por el momento de Gustavo Luis Huerta Yedra, acompañado de todos sus fiscales especializados; estuvo el Secretario Técnico del Sistema Estatal Anticorrupción, Héctor Reyes Pacheco; innumerables funcionarios de las Secretarías de Finanzas, de la Secretaría General de Gobierno. Por ahí se vio al priísta Juan Manuel Vega Rayet y muchos más.

Por ello fue una corrida… de políticos interinos. Solamente faltaron el gobernador Guillermo Pacheco Pulido y los aspirantes a las candidaturas al gobierno estatal por los diferentes partidos, hubiera sido bueno que pasaran por “la prueba del tendido” donde hay silbidos o aplausos,

Ojalá se animen para las siguientes corridas en la Feria de Puebla, que tendrá lugar en los meses de abril y mayo.

Publicado en El Sol de Puebla

***

Regresó la gente a El Relicario Por Jaime OAXACA.

Buena noticia. La gente llenó más de tres cuartos el aforo de El Relicario, Pablo Hermoso de Mendoza fue factor indiscutible, ni duda cabe. La gente lo sigue queriendo como siempre. Decir que Pablo es un magnífico jinete ya es pleonasmo.

El rejoneador español fue luz y sombra. Su primero era un manso que se asustaba hasta con su sombra, Hermoso de Mendoza literalmente le pisó los terrenos con las cabalgaduras, jugándosela, de pronto Camotero daba arreones. Un rejón de castigo, tres banderillas largas de una en una, sensacional la segunda en los medios, dos cortas, pinchazo rejones de muerte, echó pie a tierra para descabellar, le sonaron un aviso.

El segundo, con muchas patas, dibujó un diámetro desde toriles hasta el burladero de los matadores, es cierto que no remató pero fue espectacular la salida. Poco toreo de inicio, un rejón de castigo, luego uno más. Al tercio de Banderillas Talavelero llegó mermado de facultades. El español intentó torear con su cabalgadura de costado, pero el cornúpeta ya no tenía fuerza para embestir. Hermoso de Mendoza sabe darle al público lo que quiere, como son asistentes ocasionales aplauden todo.

El que no conoce a Dios a cualquier barbón se le anda hincando. Para calentar pidió la de acá: Qué Chula es Puebla, lo complació la banda de música que, por cierto, es bastante malita. Luego a clavar banderillas cortas, a continuación la rosa, que es una banderilla corta vestida con papel rojo cuyos pétalos largos cubren el morrillo.

Hermoso gira alrededor del toro que, ya sin fuerza para moverse, prácticamente permanece parado, la gente aplaude, sigue con el desplante del teléfono, la gente feliz. Tomó el rejón de muerte, pinchazo, en seguida un metisaca y un rejón que cuya colocación es imposible de ver. El juez concedió la oreja que el público enfiestado, solicitó.

Arturo Saldívar tuvo una noche de entrega, Se enfrentó en primer lugar a un manso que huyó dos veces del caballo, fueron dos picotazos en el tercio de varas a cargo de Héctor Delgado. Bien con los palos Luis Alcántar y rejonea Diego Martínez. A pesar de porfiar, pocos pases puede extraerle Saldívar a ese manso. Estocada en el rincón.

El quinto de la tarde se arrancó de largo a la cabalgadura de Carlos Domínguez hijo, que aguanta como lo buenos llevándose la ovación por el buen puyazo. Rafael Romero se la juega con los palos. El toro fue de comportamiento incierto. Rascaba constantemente, inclusive un par de veces con ambas manos, de pronto metía bien la cabeza, otras veces embestía con la cara alta, Arturo logró algunas tandas meritorias, siempre estando ahí. Da un pinchazo y deja una buena estocada, Le conceden una oreja. El morito dobló en los medios.

Michel Lagravere padre, debutó en El Relicario hace 24 años, ahora lo hacía su hijo, quien se enfrentó a otro manso, tanto que recibió un picotazo en la contra querencia, el varilarguero Cesar Morales lo siguió hasta la puerta de toriles para dar el segundo, Saldívar salió al quite, pero el morito no asistió. Bien con los palos Alcántar y Diego Martínez. Michelito Lagravere logra una tanda, otra de tres molinetes, dos por alto y a otra cosa. Estocada y descabellos, el torero sale por su cuenta al tercio.

Al cierra plaza lo recibe con un farol de rodillas, en la cita al caballo Chino Poblano tumba al picador Carlos Domínguez padre, El gordo de Iztapalapa, quite por navarras de Michelito, sólo dos pares de garapullos, a cargo de Juan Ramón Saldaña y Rafael Romero. Ahora el yucateco logra varias tandas aunque algunas sin ajustarse, hay desplantes rodilla en tierra del gusto de cierto sector del público que lo festeja, el toro de escasa presencia acude a la muleta sin ser nada extraordinario. Un pinchazo y una estocada, sorpresivamente es premiado con una oreja.

Lo mejor de la corrida fue la buena entrada, primera que logra la actual empresa después de 10 festejos: 8 corridas, 1 novillada y 1 festival.

Costó mucho trabajo que la empresa de Don Bull metiera la gente al coso, Pedro Haces, Curro Leal y Rafael Moreno Valle Sánchez, deben evitar que se vaya nuevamente.

Publicado en El Popular

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s