El toro auténtico provoca emoción

José Mauricio. Foto Ángel Sainos.

Por Jaime OAXACA.

Oiga usted -decía Paco Malgesto– qué emocionante corrida de toros el pasado domingo 10 de marzo en Apizaco. El ganadero Javier Iturbe deberá sentirse orgulloso y satisfecho por el hato que envió, un encierro con toda la barba; el peligro acechó siempre, todos nos emocionamos. Los toreros se la jugaron; destacó la labor de José Mauricio, sin aspavientos, con autenticidad.

La gente no llega a la plaza de toros a divertirse. La lidia muerte entre dos seres vivos no es divertida, es dramática, emocionante. Quienes asistieron permanecieron atentos a lo que sucedía en el ruedo, los silencios durante la lidia fueron evidentes, hubo peligro… emoción. Los seis toros del hierro de Magdalena González fueron ovacionados por su catadura. Cuando apareció el cierraplaza la ovación fue de gala. Un tío fue Ganador, marcado con el número 11 en el costado derecho, de inicio dio dos vueltas al ruedo como para dejarse ver y mostrar su trapío, su arrogancia. Eso es un toro, no pedazos.

Los hermanos Javier y Raymundo Llarena constituyeron la empresa Alma Taurina, caracterizándose por la presencia del toro en las corridas que organizan. El trapío es fundamental para ellos, primero compran la corrida y luego contratan los toreros.

La empresa aún está sembrando y no siempre es generosa la cosecha. Fue triste la asistencia en la plaza de El Pana, a los que le gusta el toro lo lamentarán, se la perdieron. Ojalá Alma Taurina recoja frutos porque están creando confianza entre los aficionados, no tienen los vicios de otras organizaciones. Ahora festejan tres años de vida.

En la corrida no hubo corte de orejas ¿a quién demonios le importa? En la tauromaquia no se trata de anotar, el éxito de una tarde se mide con la emoción provocada a cada aficionado. Nadie quiere salir toreando de la plaza cuando los toros causan miedo, para eso están los toreros, esos héroes que se juegan la vida.

Ovaciones, una salida al tercio, dos vueltas al ruedo, fue el resultado tangible del festejo, no es relevante que no hubiera más premios. A poco no valieron la brega de Roberto Huerta, los pares de banderillas de Gerardo Angelino -dos salidas al tercio-, de Lupillo hijo, los puyazos de Erick y Daniel Morales. A poco no contaron las verónicas de Jerónimo , sus tandas por ambos lados; el buen torero de Gallo que se llevó un gran toro con calidad y emotividad, no el bobo que parece carretilla.

Quien me sorprendió gratamente fue José Mauricio. Tenía rato que no veía torear de luces al diestro nacido en el barrio de Mixcoac de la ciudad de México. Con 34 años de edad y 13 de alternativa es un torero que puede dar mucho, trae con qué. La torpeza empresarial lo tiene marginado, José Mauricio tiene una tauromaquia auténtica no ajena a la clase.

Al primer de su lote le cuajó una faena sensacional. Con doblones suaves llevó al toro a los medios, lidiar y torear simultáneamente. Para sorpresa de muchos inició con tandas por el lado izquierdo, fueron dos. Los muletazos por ambos lados ocurrieron en el centro del ruedo, el diestro siempre ahí, cargando la suerte, pasándose a “Mechacorta” muy cerca de la barriga, sin aliviarse, exponiendo; se cruzaba, citaba de cerca, tragó enormidades. Una ocasión el toro se le frenó a medio viaje, le puso los pitones en el pecho, José Mauricio no se arrugó, se pasó la muleta para la otra mano, terminó el muletazo y remató.

Realizó una faena sin vender pa’rriba, sin aspavientos, de valor sereno, del auténtico, jugándose la piel; para su mala fortuna pinchó. En el sexto, el que quitaba el hipo, también logó momentos importantes, gran estocada aguantando, pero el morito se amorcilló.

Imposible ignorar la destacada labor de Mario Sosa, el juez de plaza, no permitió que el segundo tercio se realizara con dos pares de banderillas, tampoco premió a lo loco, los avisos fueron enviados a tiempo, concedió arrastre lento al segundo de la tarde.

No hubo orejas, pero lo bailado nadie nos lo quita, la gente la pasó muy bien, estuvo emocionada, sencillamente porque hubo toros y el toro auténtico provoca emoción.

Publicado en El Popular

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s