Toreros extranjeros podrán ser mayoría en la Plaza México: ¿Más Gatopardismo y Abulia de una gestión empresarial sin rumbo?

¿Que tan benéfico o que tan trascendental puede ser esto para la fiesta brava en la capital mexicana? La verdad es un albur.

Aprovechando el amparo…¿no podrían también traernos algunos encierros extranjeros a ver si por ahí vemos con mayor regularidad toros más encastados que los encierros mansos y pastueños qué año con año nos recetan?

¿Y qué tal unos jueces de plaza extranjeros y unos comentaristas españoles para las transmisiones de TV?

Y así le podríamos seguir…

Por Juan Carlos Valadez – De SOL y SOMBRA.

Era algo que se veía venir y que desde el año del 2017 la empresa de la Plaza México empezó a trabajar en ello. Fue en aquel año cuando ya se buscaba liberar de la obligación de integrar sus carteles con al menos 50 por ciento de matadores, novilleros y rejoneadores nacionales, pero un juez federal no estuvo de acuerdo.

Ese juez fue Juan Pablo Gómez del Cuarto de Distrito en Materia Administrativa, quien en aquel entonces le negó el 1 de septiembre un amparo promovido a Tauroplaza México, empresa operadora del coso de Insurgentes, que impugnó una sanción impuesta por la Delegación Benito Juárez.

La empresa alegaba que «Tanto México como la Comunidad Europea acordaron otorgar a los prestadores de servicios de sus nacionales un trato no menos favorable a los que se otorgue a los nacionales de sus propios países», al impugnar el artículo 47 de la Ley para Celebración de Espectáculos Públicos.

Desde 2006, ese artículo establecía: «Todos los carteles deberán estar integrados por el 50 por ciento de participantes mexicanos como mínimo». Sin embargo desde ayer todo eso cambio en la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ya que se declaró inconstitucional que se impida a los toreros extranjeros ser mayoría en los carteles que se desarrollan en la Plaza de Toros México.

Fue la ministra Yasmín Esquivel quien señaló que no había razón para que en los espectáculos taurinos en la capital mexicana se restrinja la conformación por mayoría extranjera.

El fallo derivó de un amparo que promovió la empresa Tauro Plaza desde el 2017, la cual impugnó la Ley de Espectáculos Públicos de la Ciudad de México emitida por la entonces Asamblea Legislativa del Distrito Federal, que en su artículo 47 establece que los carteles deben ser compuestos por el 50 por ciento de mexicanos y el 50 por ciento de extranjeros.

La empresa quejosa señaló que no era correcto el argumento de un juez federal en el sentido de que el límite en el número de actuantes extranjeros en espectáculos taurinos se justifica en la finalidad de dar oportunidad a toreros mexicanos.

“Pues lo mismo se podría decir de los futbolistas, beisbolistas, músicos, actores, entre otros; aunado al hecho de que la participación de mexicanos debe regirse de acuerdo a méritos propios y no por una disposición que obligue a presentar como mínimo un 50% de actuantes mexicanos”, indicó Tauro Plaza.

Ahora, ¿Que tan benéfico o que tan trascendental puede ser esto para la fiesta brava en la capital mexicana?

La verdad es un albur.

Porque no hay que olvidar que la Plaza México está metida en un espiral decadente y con tendencia a la baja en cuanto al número de aficionados que acuden al viejo coso de la colonia Noche Buena desde hace algunos años, derivado esto de una mala administración y de una pésima gestión operativa que no ha sido capaz de darle credibilidad y seriedad al espectáculo taurino en la capital mexicana.

Así que un extranjero más o menos en estos tiempos de abulia taurina y de gatopardismo* por parte de una empresa que opera dándole la espalda al aficionado, no creo que cause más daño del que le han provocado en estos últimos tres años sus actuales operadores.

Ese si es grave señores, no estos amparos.

Y que se no le olvide a la empresa y a su operador el señor Mario Zulaica, que más que toreros extranjeros lo que los aficionados de la Plaza México quieren ver de verdad en el ruedo en una corrida: Es un espectáculo sin trampas, con TOROS con su edad reglamentaria, siempre en puntas (para esto habría que regresar a los exámenes post mortem) y con el trapío y la seriedad que debe de tener siempre un astado que se lidie en la plaza más importante de nuestro país.

Lo demás es accesorio.

Twitter @Twittaurino

* El “gatopardismo” es en ciencias políticas el “cambiar todo para que nada cambie”, esta paradoja fue expuesta por Giuseppe Tomasi di Lampedusa en su libro El Gatopardo de 1958, pero de no haber sido escrita por Tomasi, seguramente la hubieran creado en mensajes de 120 caracteres y videos de menos de un minuto de duración de Instagram los actuales operadores de la Plaza México.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s