El Fundón / Orden

“Y es que en el mundo traidor,
nada hay verdad ni mentira;
todo es según el color,
del cristal con que se mira”
Ramón de Campoamor.

Por Paco Tijerina.

Orden, orden… vamos poniendo orden.

En los días recientes se ha formado una “remabaramba” por la resolución de un amparo en la Suprema Corte de Justicia relacionado con la participación de espadas extranjeros en los carteles de la Ciudad de México.

Habría que empezar por decir que el ruido y el escándalo no son gratuitos y mucho menos producto de la acuciosidad reporteril de algún compañero, sino de la filtración del proyecto de resolución de un amparo que llevaba dos años en las Cortes.

Dicho en claro: alguien tuvo interés en que se formara el sarao.

Ahora bien, como menciono, el amparo no es reciente ni tiene la intención de buscar un beneficio de futuro, sino más bien un acto de defensa legal ante un hecho ocurrido en 2016, cuando se impuso una sanción a la empresa por presentar un cartel con dos españoles y un mexicano.

Contra lo que muchos piensan, el impedimento para confeccionar carteles con mayoría de extranjeros, para el caso de la CDMX, no se encontraba en el Reglamento Taurino, sino en la Ley de Espectáculos Públicos, concretamente en el Artículo 47, que por alguna extraña razón limitaba la participación de extranjeros pero sólo en los eventos taurinos, no así en disciplinas deportivas o artísticas, dejando a las empresas, agrupaciones o federaciones deportivas que se regularan en lo individual, lo que dio pie a los Magistrados a otorgar el amparo finalmente.

¿De dónde sale esta limitante?

Tras el “Boicot del miedo” en España, los coletas nacionales unidos en la naciente Asociación de Matadores, acordaron como gremio instituir esta cláusula, misma que se replica en muchos otros países. Si una empresa deseaba contar con los servicios de espadas encuadrados en la Asociación, debía cumplir con este requisito y de no hacerlo sus miembros no actuarían más para ellos. Sin embargo no significaba violar ninguna ley; el punto vino cuando se incluyó en el Reglamento de Espectáculos Públicos del Distrito Federal.

Usos y costumbres, la norma venía operando en todo el país, hasta que en enero de 2008 Ernesto San Román, entonces al frente de la Asociación de Matadores y Alfredo Sahagún, en su calidad de titular de la Asociación de Empresarios Taurinos, signaron en Querétaro un convenio en el que se dio paso a corridas extraordinarios con mayoría de extranjeros bajo ciertos términos y condiciones.

Ese acuerdo, con sus vaivenes, sigue vigente.

Para el caso de la Plaza México, en el 2016 la empresa cumplía, sí, con el acuerdo entre sindicato y empresas, pero no lo dispuesto en el Reglamento, de ahí se que impusiera una multa, misma que motivó en 2017 el que se interpusiera un juicio de amparo, el que hace unos días finalmente ha ganado la empresa.

¿Significa esto que ahora sólo tendremos corridas con espadas extranjeros? No necesariamente. A lo largo de los últimos años se han dado festejos así, pero han sido los menos y si aún y cuando la ley no se los impide, es de justicia reconocer el que la empresa ha respetado el acuerdo que tiene con la Asociación de Matadores y cada corrida de este tipo ha contado con su anuencia.

Por otra parte, no sería lógico pensar en sostener la Fiesta con únicamente toreros extranjeros porque eso encarecería enormemente un espectáculo que de por sí ya es caro. Además, limitaría el tiempo en que se realicen las temporadas a únicamente el invierno y sólo algunas ferias.

Rematando: con todo y el amparo ganado, si no lo han hecho antes, ¿por qué ahora lo habrían de hacer?

Aclaremos un detalle: por el momento y dado que el artículo de referencia no ha sido reformado, el amparo protege exclusivamente a la empresa promotora del mismo en la Ciudad de México, de manera que sólo ellos pueden tener la protección de la justicia en este asunto. (Digo, antes de que otro vivales quiera pasarse de listo y empezar su relajito).

Lejos de tocar tambores de guerra y pintarse las caras, es tiempo de buscar unión y soluciones de manera conjunta, de lanzar propuestas y buscar que nuestras voces sean escuchadas, no nos cansemos de ello, el que persevera alcanza. No acusemos a nadie por lo que aún no ha hecho y busquemos unidos defender nuestra Fiesta, nuestras tradiciones y a nuestros toreros.

Publicado en Burladerodos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s