Rafaelillo, dado de alta en Pamplona: “Sentí que todo se acababa”

Rafaelillo, arrollado contra las tablas por un toro de Miura en Pamplona ÁLVARO BARRIENTOS AP.

“Sentí que todo se acababa y que el toro me había reventado”.

Estas fueron las primeras palabras de un emocionado Rafaelillo, el torero que fue gravemente herido por un toro de Miura el pasado 14 de julio en la feria de San Fermín, y que ha sido dado de alta este viernes en el Complejo Hospitalario de Navarra.

Dijo que abandona el centro “abrumado y desbordado” por las muestras de cariño, y convencido de que “a partir de ahora me sentiré mitad murciano, mitad pamplonica”. Ahora viajará a Murcia, donde será ingresado en la clínica Quirón San Carlos, para continuar su proceso de recuperación.

En una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por los doctores Ángel M. Hidalgo, cirujano jefe de la plaza de Pamplona, Miguel Ángel Ciga y Miguel Salvador que lo han asistido desde la cogida, el torero ha dado las gracias a los servicios médicos, a su familia y a todos quienes se han preocupado por su evolución desde que el 14 de julio fuera cogido en la última corrida de los sanfermines por un toro de la legendaria ganadería sevillana.

“Llevo toda mi vida dedicada a mi profesión en una carrera que no se ha caracterizado por ser fácil. He vivido momentos muy duros, pero puedo prometeros que la cogida del 14 en Pamplona ha sido la más dura de todas con mucha diferencia”, ha reconocido tras asegurar que sintió que “todo se acababa” y que el toro le había “reventado”.

Rafaelillo fue prendido por el toro contra las tablas y sufrió “una cornada envainada en el hemitórax izquierdo y múltiples fracturas costales”, entre otras lesiones, de las que se ha ido recuperando, pero que aún le obligan a tomar una fuerte medicación para el dolor.

Hasta tal punto sintió la gravedad de lo ocurrido que, antes de ser sedado para ser intervenido quirúrgicamente en la plaza de toros, pidió llamar a su mujer y sus dos hijas “para despedirme de ellas por si no las volvía a escuchar, y que fuera lo que Dios quisiera”.

“Afortunadamente y gracias a la milagrosa intervención de estos ángeles de la guarda que son los doctores, el 14 de julio será una fecha en la que celebraré mi cumpleaños de ahora en adelante”, ha asegurado emocionado.

Sobre su recuperación, ha dicho que es “consciente de que ahora queda un duro camino por delante de lenta y dolorosa recuperación antes de volver a hacer una vida normal y volver a ponerme delante del toro, pero es algo que tengo asumido”.

Hasta entonces, “toca trabajar duro por esta profesión que es mi vida, y estoy dispuesto a pagar este tributo que tenemos que pagar los toreros”, ha dicho el maestro, contento porque abandonar hoy Pamplona “es un paso adelante en mi recuperación, un motivo de felicidad”, aunque seguirá hospitalizado en Murcia, cerca de los suyos.

Ha incidido que la “multitud de mensajes de apoyo de la familia del toro”, con “cariño y consideración demostrados en estos momentos tan difíciles” le han hecho sentirse “abrumado y desbordado”, un gesto por el que ha dado las gracias: “No sabéis lo importante que ha sido para mí y lo querido que me he sentido”.

En cuanto a Pamplona, con la que “siempre he mantenido un vínculo especial”, tras once años haciendo el paseíllo en sanfermines, Rafaelillo ha agradecido a la Casa de Misericordia (propietaria de la plaza de Pamplona) su confianza y ha asegurado que le “gustaría” estar de nuevo en los sanfermines de 2020.

Preguntado por el momento de la cogida, ha recordado que el toro fue “muy traicionero” porque no le avisó antes de prenderlo, “pero los toros son animales y tienen reacciones imprevisibles”, ha reconocido un Rafaelillo que asume que “es dificilísimo” triunfar con los toros de Miura, una ganadería que “no te permite relajarte y sacar el lado artístico que llevas dentro”.

Por su parte, el doctor Ángel Hidalgo, tras explicar el proceso evolutivo de Rafaelillo desde el percance hasta el día de hoy, comentó “en el momento en que el dolor vaya cediendo, calculo en las próximas dos o tres semanas, y él vaya haciendo más ejercicio físico, se va a encontrar cada vez mejor. Creo que, si todo va bien y sin complicaciones que no se esperan, una fecha aproximada para su recuperación definitiva podría ser octubre”.

Finalmente, el doctor Miguel Ángel Ciga reveló los momentos difíciles que se vivieron en la enfermería tras la brutal cogida: “No sabíamos si el origen de la abundante hemorragia que presentaba el torero era el mediastino o el diafragma, hasta que no se abrió el tórax y, por fortuna, se comprobó que procedía de las arterias intercostales”.

Rafaelillo, dado de alta en Pamplona: “Sentí que todo se acababa” | Cultura | EL PAÍS

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s