Qué manera de hacernos soñar…

Por Luis Carlos Peris.

Consiguió que Sevilla levitara el viernes de Feria, silenció a esa grillera que es Las Ventas del Espíritu Santo y obró el milagro de volverse a ver a desconocidos abrazándose en el tendido al conjuro de su toreo, tan natural y sedoso.

Se fue mucha Sevilla a Huelva para ver a sus dos toreros y volvió por la A-49 pegándole pases al toro de la ilusión recobrada, a ese toro que estaba adormilado hasta aquella tarde de Feria en que un hijo propio formó un lío muy gordo con Cafetero de Borja Domecq.

Ahora ha quedado para que no se borre del arcano la tarde huelvana de Pablo Aguado, vestido como aquella aparición suya el 10 de mayo. Pepín, Bienvenida, quién es el molde donde se fundió el oro de este torero tan bueno, nos preguntamos. Cualquiera de los dos, qué más da, que hay que ver cómo hace que se sueñe el toreo este tío tan sevillano, tan auténtico, tan natural, tan…

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s