Bilbao: Luis David ejecuta la estocada del año

El mexicano le moja la oreja a los veteranos consagrados.

Por Carlos Ilián.

Plaza de Vista Alegre. Sexta corrida. Tres cuartos de entrada. Toros de DOMINGO HERNÁNDEZ/GARCIGRANDE (6), bien presentados, descastaditos y que se dejaron torear sin dificultades. ENRIQUE PONCE (3), de blanco y azabache. Estocada corta y tres descabellos. Un aviso. Pinchazo hondo y cuatro descabellos. Dos avisos (saludos con protestas). EL JULI (4). De grana y oro. descabello. Pinchazo y estocada corta y dos descabellos (silencio). Estocada caída. Un aviso (una oreja). LUIS DAVID (7), de azul marino y oro. Estocada caída (una oreja) Estocada (una oreja).

Por fin una entrada a tono con la importancia de las Corridas Generales y por fin un repaso en toda regla a los que detectan el monopolio de los carteles de lujo. Un baño para El Juli, pero muy especialmente para Enrique Ponce. Y el que les ha mojado la orteja se llama Luis David y se anunciaba en sustitución de Pablo Aguado. Una sustitución que fue muy protestada en las redes sociales pero que al final le ha dadio la razón a la empresa.

Lo cierto es que el chaval mexicano, con un lote manejable, como fue de manejable y borrega la corrida de Hernández/Garcigrande, ha echado mano de juventud y ganas para estar a punto de abrir la puerta grande si el presi Matias accede a la petición unánime de ese segundo trofeo en el sexto toro. Desde que se abrió de capa en su primero el de Aguascaliente fue un torrente. Muy ligaditos los derechazos a su primero, luego naturales bien construidos y bien rematados. Estocada recibiendo caída y primera oreja

Lo más importante ha sido en el sexto cuando hace la suerte de recibir de forma asombrosa y deja una estocada en todo lo alto que tira al toro sin puntilla. La faena habia ido a mas ante un toro blandísimio, para torear francamente bien con la mano izquierda y templar de lo lindo en los derechazos. Por supuesto ese estocadón final, la estocada del año, merecía la oreja de sobra. El resto no habría desmerecido la segunda

El Juli en su línea de veterano que se las sabe todas despachó sin despeinarse al impresentable sobrero de Garcigrande y en el quinto bajó la mano porm el pitón derechi dentro de un conjunto largo y espeso. La agonía del toro después de un espadazo caído emocionó al público que pidió la oreja. ¿Era para el toro?

Enrique Ponce navegó entre ventajismos en una tarde penosa en la que además salió vestido de banderillero.

Publicado en Marca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s