Rebelión en la granja Por Bardo de la Taurina

Desde ésta (s) columna (s) las más calumniada (s) por sus cuarenta apariciones semanales en las webs profesionales, alejada del bullicio de la falsa sociedad del toro (aunque consta que es leída por las empresas y donde jamás se ataca a los toreros, solo se ignora a quienes no están a la altura de su rol), no el de la nostalgia sino el de los jilgueros pululantes de esa masa que no supo defender a su Fiesta, apretándole a tiempo a los empresarios, a los ganaderos y a los toreros, de los cuales solo creo tal vez un sector no esté preocupado del todo, pero sí con ganas de que la mercancía (novillos) les fluya, ellos son los ganaderos, y uso la palabra mercancía que puede sonar feo, pero si estamos hablando de negocios el término mercancía o materia prima es el correcto, porque si los novillos les engordan los van a tener que vender como toros en la provincia y en una de esas se les andan pasando de peso, (y no estoy hablando de edad) haciendo con ello que les bajen los pe$o$ a recuperar, porque mantenerlos les cuesta y en provincia se los van a pagar al precio arancelario que ni siquiera es el del kilo y los matadores del Grupo Especial de aquí y de allá no los van a querer torear porque se pueden volver toros de verdad.

A la empresa, concretamente a la de la Plaza México, en el sentido de industria que eso es, un engranaje o resorte diminuto pero de gran exposición dentro del consorcio, el que planea finanzas, recurre a la sagacidad, sin descartar los malabares pero siempre con un objetivo que sea cual es distinto al de la afición, por eso es que a ésta la está tratando de una forma que no se merece, que es ignorándola al no informarle de un asunto público, porque a la plaza de toros se va a presenciar y a ser partícipe de una tradición, por la que cobran y la que a través de los años se ha vuelto una costumbre gozar de la temporada de novilladas, que para el consorcio es de inversión la cual hacen con dinero que le inyectan vía anuncios, un dinero que sale de las partidas mega millonarias de publicidad que provienen de los brazos pujantes y frondosos del consorcio y gracias a ello es que esporádicamente montan festejos, digamos que hasta ahí todo es comprensible, más en este momento el real enojo y molestia por los latigazos humillantes que recibe la afición, es porque se le menosprecie, a tal grado, como ni siquiera, se haría en una granja, chiquero o corral donde un jornalero, empleado o encargado, aunque no haya comida abre la boca y dice; A ver puerquitos ya les voy a dar de comer, bueno al ratito, mañana o la otra semana, y eso más allá de darles largas es tomarlos en cuenta, tenerlos presentes hasta que un día, el subordinado les aviente cualquier cosa pa’ que se la traguen y los animalitos acuden a ella como si adivinaran que puede ser, su última comida.

¡De ninguna manera! y obviamente ni por equivocación, ni por locura, ni por absolutamente nada estoy comparando personas con animales, lo que si estoy haciendo es ejemplificando como los aficionados también están sujetos a un método de tratamiento que hasta se puede parecer a otro, como se parecen los seres humanos a las hormiguitas bueno en muchos casos ya quisiéramos parecernos a ellas, aquí la empresa aprende rápido y como muestra está eso que dijo una vez el innombrable de aquellos tiempos ; –Ni los veo ni los oigo.– Y a estas alturas créame lector que ni siquiera estoy seguro que vaya a haber temporada chica o grande.

Sé que el reglamento dice algo, aunque no estoy seguro, como que a partir del mes de mayo la empresa (si fuese taurina) está obligada a dar doce festejos consecutivamente pa’ que la alcaldía les otorgue el beneplácito de hacer el negocio, que significa la venta del Derecho de Apartado, a un consorcio tan exitoso como Grupo Bal lo que realmente les convendría sería dar las novilladas obligatorias entre semana por la noche, que es cuando mayores posibilidades de lluvia, tormentas, de aguaceros, de granizadas, de rayos, de truenos, de centellas existen, porque así salido el primer novillo se puede legalmente suspender los festejos con la gran ventaja para ellos de ya no tener que devolver las entradas que van ser tan ínfimas como boletos del metro traigo yo en mi bolsa, lo verdaderamente interesante y con grandes posibilidades que les resulte como carambola de tres bandas, es que en cada festejo nocturno o acuático se les queden cinco novillos los que; o los devuelven sin pago por no haber sido usados, como en el negocio de las cervezas a consumo donde botella no destapada va de regreso al camión, o bien se pueden quedar con cincuenta, sesenta novillos que luego usarían en sus múltiples plazas en el interior de la república o en la misma México, durante la temporada grande.

Aunque no descartar que la pirotecnia truene en domingos, como el patrio, comenzando con la inauguración en la que si no va un cartel conformado con Héctor Gutiérrez, Diego San Román y Miguel Aguilar con los novillos de Mimiahuapan, ya la cosa empezaría a la baja, porque a los demás novilleros ya los programó Arroyo con muchísimo más ambiente, ganado de primera, incluyendo un festejo con bureles de los empresarios de la Plaza México, en una plaza muy torera, techada y además con llenos, con transmisión, lo que en conjunto le va a valer al señor José Arroyo Loyo, ser nombrado el empresario del año y eso que todavía no se ha visto una faena en tecnicolor.

Como que esto de la México tiene tintes maquiavélicamente pregunto; ¿pues qué esperaba usted? que se le diera a la Plaza México y a su afición un trato taurino, por Alá no seamos inocentes, eso sería tanto como pensar que un país se gobierna con democracia, ¡eso!, ni en los tiempos de Madero.

Por ahí andan diciendo que se van a perder generaciones de novilleros, y hasta de crear nuevos aficionados realmente pregunto; si se está perdiendo un país con sus industrias sobre las que ronda el fantasma de la expropiación, ¿alguien puede pensar, que al dueño del consorcio le preocupa perder una generación de novilleros?

Lo que sí sería un agravio todavía mayor y ahí sí ¿quién sabe cómo reaccionaría la gente?, es que al llegar a la plaza se encontrarán con que ya las tribunas están adaptadas para el match tenístico como pudiese ser que las barreras ya tuvieran el trazado de palcos y que solo se vendieran boletos generales del numerado, no quiero ni pensar que la afición se convierta en turba, ¡Aguas alcaldía!, si esto está a semejanza o cercano a lo expresado mejor exenten a la empresa de la obligatoriedad de las novilladas, porque ya se estaría hablando de otro escenario en el graderío y ahí sí la empresa como Pilatos, se lavara las manos y la alcaldía cargaría con la mea culpa. ¿Qué necesidad de haber llegado a esto?, por falta de sensibilidad para el diálogo y aunque creo que mucha gente, más bien extraña el domingo de chorcha, algunos si extrañan el ver torear, ante eso solo una pregunta a la empresa, ¿no hubiese sido mejor que la gente llegase, si es que llega, con las manos ávidas de aplaudir y no de sacar las uñas?

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s