Bregando: Tlaxcala quiere mejorar su fiesta

Por Jaime Oaxaca.

En el estado de Tlaxcala se publicó un reglamento taurino el pasado 24 de julio. Como todo aquello que impone obligaciones, responsabilidades y para colmo pisa callos, provocó disgusto.

Los profesionales francamente no creo que se inmuten, no se asustan con el petate del muerto, conocen como funciona el engranaje de la tauromaquia nacional, salvo Guadalajara, el resto es poco serio, no se respeta la fiesta. En la Plaza México, que debería ser el ejemplo, la propia empresa es la autoridad.

El reglamento no habla de plazas de primera o de segunda categoría. Aunque es imposible mencionarlo textualmente, los cambios propuestos en el reglamento recién nacido son para los cosos importantes: Tlaxcala, Apizaco, Huamantla. La demás podrán cumplirlo o no, no todas están en condiciones, algunas no tienen báscula, sus ruedos son pequeños, otras sin callejón, en fin, no podrían aunque quisieran.

Automáticamente no cambiará la fiesta. Las nuevas disposiciones no son mágicas, no romperán los vicios y malas costumbres arraigadas. El reglamento anterior no decía que podrían hacer lo que les diera la gana y sucedía muchas veces.

Si los profesionales no le echan pa´lante, esto no va a jalar ni con el nuevo reglamento ni con veinte más.

La fiesta necesita jueces independientes que no sean pagados por la empresa, ya que mientras sean empleados de los organizadores, trabajarán para satisfacerlos. El artículo 11 menciona que el ayuntamiento correspondiente les pagará honorarios. Por otro lado, si los jueces no tienen apoyo de los ediles y no reciben protección de la policía en la plaza, serán blanco fácil para aficionados enfiestados.

El reglamento tiene puntos que, si se consuman, dará calidad y prestigio a la tauromaquia del estado que tiene como símbolo al toro bravo.

Uno fue la prohibición del toro de regalo, causó polémica. Es buena decisión que desaparezca. No obstante, en la corrida de las luces de Huamantla en agosto pasado, se regaló un toro, a 20 de días de la publicación, algo que fue un rejón de castigo al reglamento. Si no hay consecuencias por el desacato todo mundo se va a cachondear, se tomará como una invitación a incumplir la reciente publicación.

El artículo 8, por ejemplo, menciona la obligación que en los carteles debe anunciarse el nombre de la empresa, el del juez de plaza, el de callejón y el veterinario.

Por lo que respecta al toro de lidia, ahora deberá pesar 450 kilos cuando llegue a la plaza, (novillos 350 kg) habrá un de reserva en forma obligatoria, no solo cuando se pueda. Se menciona una declaración escrita por el ganadero en turno, bajo protesta de decir verdad, mencionando la edad y pinta de las reses. Ah, y deberán de llegar a las corraletas de las plazas mínimo con 3 días de anticipación a la corrida.

Modificaciones en La suerte de varas.

Por principio 4 caballos empetados en corridas (2 en novilladas). Las puyas deberán ser proporcionadas por la empresa con las medidas indicadas, 2 por picador, se adjudicarán en caja cerrada durante el sorteo, previa autorización de ganaderos y matadores, después lo hará el representante de los subalternos para que, a su vez, las entregue a los varilargueros.

Si no hay quien vigile que las puyas autorizadas sean las que se usen en la corrida, se corre el riego que los picadores, en complicidad con los matadores, las cambien. Los picadores tienen la mesa puesta para ser reconocidos por su labor y pasar de villanos a héroes de la fiesta. ¿Les interesará resurgir la suerte de varas?

Se habla de realización de exámenes post mórtem tanto de edad como de las astas íntegras, los gastos que se originen serán cubiertos por al ayuntamiento. Ninguna plaza tiene laboratorio propio.

Tlaxcala es el único Estado de la República Mexicana que cuenta con un instituto estatal que se dedica a fortalecer el desarrollo taurino. El reglamento actual le da atribuciones absolutas. Facultades para aprobar y después revisar y evaluar reportes. El anterior fue expedido en 1984, no hablaba del instituto porque éste no existía.

El reglamento representa un deseo de mejorar taurinamente. Tlaxcala merece una tauromaquia auténtica, es el Estado que tiene el mayor número de ganaderías y que todo mundo relaciona con la fiesta brava. Tlaxcala quiere mejorar su fiesta.

Se habla de realización de exámenes post mórtem tanto de edad como de las astas íntegras, los gastos que se originen serán cubiertos por al ayuntamiento. Ninguna plaza tiene laboratorio propio.

Tlaxcala es el único Estado de la República Mexicana que cuenta con un instituto estatal que se dedica a fortalecer el desarrollo taurino. El reglamento actual le da atribuciones absolutas. Facultades para aprobar y después revisar y evaluar reportes. El anterior fue expedido en 1984, no hablaba del instituto porque éste no existía.

El reglamento representa un deseo de mejorar taurinamente. Tlaxcala merece una tauromaquia auténtica, es el Estado que tiene el mayor número de ganaderías y que todo mundo relaciona con la fiesta brava.

Por eso Tlaxcala quiere mejorar su fiesta.

1 comentario »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s