El libro; ‘Museo Centro Cultural Tres Marías’

Una pequeña espada con su traje,
una pequeña muerte con su hombre,
en pleno circo, bajo la naranja implacable del sol… Pablo Neruda. Paris 27 de octubre de 1960.

Si las odas fueran pañuelos blancos abrirían de par en par las alas de la consagración, que en materia de arte y cultura, por méritos propios, lo es el ‘Museo Centro Cultural Tres Marías’ (CC3M) localizado en la antigua Valladolid hoy Morelia, Michoacán, México, Latinoamérica, al que si algo le faltaba era una edición editorial conmemorativa, vestida de seda y oro, con la cual ya dio el paso adelante a manera de compendio, rubricada con el mismo nombre del recinto.

De azul romántico se enfundó la carátula del libro y ya en lo escrito Don Marco Antonio Ramírez Villalón, ‘se tiró al ruedo’ a sabiendas de que no hay libro perfecto, pero siempre se le acercará más uno que se ha impreso, y que mejor si viene escrito con la pureza de la sencillez, esa que como resultado da el ser comprendido. -El lenguaje más bello, es el más simple-: “Pepe Alameda”.

De la portada decir que se trata de la obra monumental de doble caballo que en realidad es uno, Reflejo Vll ‘El Garrochista’ – 2015 (6.80 x 4.75 x 1.85 mts.) Que emanó de la creatividad del escultor Javier Marín, obra que se encuentra en el atrio o explanada del museo, circundada por un albero figurativo e imaginativo en el que se vislumbran las circunferencias de sus tendidos.

Caballos y más caballos cabalgan por las praderas de fino papel, en las que la borda el creativo Rafael Sánchez de Icaza con su ‘Noche de libros toros y estrellas’ (2 x 6 mts.) en donde montado en caballo ocre aparece El Hidalgo Señor, Cervantino seguido por el azulado borrico de su escudero, arreando un encierro poli cromático de bureles formado por libros que emanan del surrealismo geométrico y que ya en la escena real son escenografía de bienvenida a la ‘Biblioteca Salvador García Bolio’.

Y entre tanta grandeza partiendo plaza una de las tres piezas gigantescas que habitan en el orbe conocidas como ‘Caballo con bridas’ (peso 1.6 toneladas, dimensiones 3.11 de altura, 3.5 de largo, 1.05 de ancho mts.) robusto equino que de allende los mares llegó y hoy aquí luce su majestuosidad, avalado por la firma contundente del colombiano Botero.

El anfitrión editorial nos va mostrando la grandeza que en tercia se disputan las piezas por supuesto auténticas de los genios Goya, Picasso y Dalí. (Técnicas varias)
Ya que estamos en los terrenos de los pinceles brindemos aplausos a ; Icaza y Sánchez, a Zuloaga, a los Roberto Domingo, a Montenegro , a los Ruano Llopis, los Rangel, los Gironella, los Reyes Meza, los Anguiano, los Torres y por supuesto nuestro “Pancho” Flores entre muchos principalísimos, como el inconmensurable Humberto Peraza quien además de lo suyo tradicional se revela en su faceta de taxidermia sorprendente, como también lo es el descubrimiento del Walt Disney taurino, de Abel Quezada y la ‘Catrina’ torera de Juan Torres por mencionar algunas joyas.

En el apartado de las partituras que son plurales como la música misma, sin duda pronto llegará el registro histórico del cómo y el porqué de los pasodobles escritos por el maestro oriundo de la capital mexicana Agustín Lara y como en el arte los engarces suelen darse, es que a través del libro presente nos enteramos que la primera pintura realizada por el maestro “Pancho” Flores, fue una dedicada al matador Domingo Ortega, a quién el músico ‘Azteca y Español’ dedicaría uno de sus primeros pasodobles, ¿lo ha escuchado?, ¡Ah! por cierto una de las obras cumbres del maestro Flores lo es sin duda por su vigor y simetría ‘Espontáneo’ (oleo 72 x 42 cm.) dedicado a “El Cordobés” a quien el genial músico Lariano dedicara el último pasodoble que escribiría en su vida, lo dicho en el arte los engarces también pintan.

Permítaseme recomendar muy especialmente por históricos primarios la lectura de los capítulos, ‘Códice Tlatelolco de 1733.’, ‘Manuscritos de Dos Temporadas de Toros en el 1768 y 1783’, y ‘Porfiriato, Los Toreros de la época’.

En las diversas salas usted encontrará historias, recuerdos, reliquias, remembranzas, abanicos, aleluyas, un Mueble Bargueño, pinturas, cerámicas, exvotos, cabezas de toros, avíos, ternos sin que falte la Tiara Pontificia que le fue entregada en vida al “Vicario tricolor”, y todo absolutamente lo que tenga que ver con la tauromaquia digna, plural y democrática, la que ahí está esperando a Porta Gayola que usted la visite.

Biblioteca Salvador García Bolio

Si alguien merece que los libros se descubran ante él, lo es Don Salvador quien a temprana edad se descubre y se asume como un enamorado y estudioso de ellos, a los que les da albergue en su propia recámara dándole puerta hasta la cama y los muebles en faena de cabida a su acervo editorial del que el propio “Pepe Alameda” tomara notas a la par del copeo coñaquero en faena al alimón tan de él, el resultado de aquellas tardes literarias dio como resultado que el joven García Bolio, se convirtiera en su asistente en ‘El Heraldo de México’, este hombre al que siempre habría que dirigirse como Maestro, los libros lo han seguido hasta ser cofundador y presidente primario de aquel grupo que fue insignia del saber, conocido como los Bibliófilos cuyos pilares fundadores lo fueron también Don Carlos Fernández Valdemoro (“Pepe Alameda”) y Don Julio Téllez García, insustituibles en el rubro que se quiera.

‘El toreo no es burla, sino pasión; entrega total y no graciosa huida’
aforismo original de “Pepe Alameda

Con el paso de los ayeres y hasta el presente, Don Salvador unió títulos con Don Marco Antonio pa’ dar luz a la hoy orgullosa, simbólica y tesoro mundial, ‘Biblioteca Salvador García Bolio’, que es puerta de bienvenida y presunción bien ganada del ‘Museo Centro Cultural Tres Marías´ donde se barajean cifras en cuanto al número de volúmenes taurinos ahí congregados que a estas fechas deben ser más de 17,000, a los que se le suman otros 8000 ejemplares que versan sobre la historia de México, venga usted, certifíquelo y hasta léalos dentro de un marco de sabiduría y confort como no hay otro igual en el orbe.

GACETA TAURINA, El Toro en la cultura

En su momento titularía Doña Ma. Verónica de Haro de San Mateo, de la Universidad de Murcia (mvdeharo@um.es) GACETA TAURINA -La primera publicación estrictamente taurina en la Word Wide Web. Surgía en 1996, por iniciativa del Centro Cultural Palacio del Arte de Morelia (Michoacán). GACETA TAURINA, una revista cultural con el objetivo de divulgar, promocionar, enaltecer y preservar la Fiesta Brava, dirigida por el bibliófilo Salvador García Bolio– los conteos de registro de visitas oscilan a nivel mundial sobre el millón mensuales y por ello es relevante que este jueves patrio hayan sido convocadas tres plumas mexicanas libres y de puño firme para formar parte colaboradora de la excelsa publicación GACETA TAURINA, que está entrando por la Puerta Grande a su segunda época, se trata de; Leonardo Páez, Eduardo Maya y Bardo de la Taurina.

GARBOSA en el portal http://www.bibliotoro.com/ Salvador García Bolio director@bibliotoro.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s