Ilusionante Desbarajuste – Abre La México, Triunfa Hermosillo con Nueva Guerra de Mansos.

Derechazo todo temple y mando de José María Hermosillo al toro de su alternativa en La México. Cortaría una oreja.

Insoportable, vergonzoso e infumable, el golpe que en la apertura de un nuevo ciclo recibe la Afición a los toros en la Capital. Tropelías solapadas por la Autoridad, desde cosas tan esenciales como el turno que debe ocupar el Rejoneador, quien elude abrir Plaza, o episodios en la lidia como el de un banderillero que pasa en falso dos veces sin correrse turno o una empresa que no apuesta por un encierro de mejor hechura y mayor casta, ni de imponer o dictar el canon del espectáculo bajo el respeto y la categoría. No. Ese no es el objeto de este régimen. Enésimo –cuántos van- petardo de Julián Hamdan y Marrón, dos hierros que ligan episodios para el olvido en medio de un cartel sin remate que se refleja en la entrada. En medio de todo, toma la alternativa y con triunfo, José María Hermosillo nueva esperanza en el escalafón mayor.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Señalar todas las tropelías acaecidas en la Plaza México en su corrida inaugural sería un despropósito. Este régimen, ya lo hemos dicho, como político de antaño, no cambia por que no aprende. Por ello, su esfuerzo, es estéril.

De ahí que Diego Ventura insista y consiga evadir el primer turno de la Temporada.

Vaya error más grande.

Uno de los momentos en que más se disfruta la Temporada Grande es, precisamente, el primero de sus turnos, justo cuando la gente está en calma una vez comienza el encuentro entre toro y torero. Pero dentro de todos los tópicos que domina la limitada mente del taurineo gremial está evadir tal momento. Y con todas las mañas posibles.

Pierde Diego Ventura, gana José María Hermosillo.

Y gana porque ante un serio pero muy flojo astado, veleto y astifino, débil y tardo, el de Aguascalientes, no pierde el tiempo sino lo ajusta ante un burel sin celo por losengaños pero con mucho interés por mirar encima del burladero.

La Plaza, entonces, capta que Hermosillo, el triunfador novilleril de hace un año, se hace de la embestida templadamente a la verónica solo que la raza, para variar, está lejos del negro astado y cuando el toricantano quiere llegar a los medios con el lance natural, las reacciones que tiene el que abre Temporada no son de bravo y vuelve contrario. Entonces Hermosillo ajusta y tira de la chicuelina que, si bien nunca hemos sido partidarios de la misma al recibo, pues en ella el toro no para, aquí consigue que el burel vuelva natural pese a los cabezazos.

Luego recorta por bajo cambiándose de mano pese a la protesta del astado.

Y ahí se siente como la Plaza México sigue apreciando el temple.

El olé suena en el recorte.

Más aun cuando, tras el puyazo, vertical la planta, en columna asentado en plenos medios de la Plaza, el quite por tafalleras desahoga y brinda aire al toro que le falta toda fuerza y brío mientras que José María Hermosillo brinda la serenidad de su arte, lo muestra en el doble remate de cordobina y rebolera mejorando la muy breve condición del comportamiento del toro que no corresponde a su fachada ni a su encaste.

En banderillas justo es reconocer que Juan Ramón Saldaña, tantas veces abusivo y protagónico, logra templarse, da la espalda a los tableros y torea con las piernas bregando para atrás, así, con temple, deja en suerte a un toro que se queja de los palos, que no se emplea y que rasca en especulativa actitud, acortando la salida y haciendo padecer a Christian Sánchez quien, exageradamente, sale al tercio pese a pisar el desagüe bajo el estribo y falsear.

Se crece José María Hermosillo tras la notable alternativa y el emotivo momento de brindar a sus padres en barreras.

Alterna doblándose, avanza fijando al toro y, tras cambiarse de mano por bajo, abre a los medios con el de pecho para, en ese sitio, tornar una embestida débil, ayuna de fuerza y peor aun de casta, en dócil pero amarrada al piso. Algún día recuerdo haberle preguntado a este ganadero la razón de la debilidad en sus toros, él refería a que es algo que ocurre y que aquel que invente el remedio, “pues, sería millonario”. Los aficionados sabemos, sin ser millonarios, que buen remedio es la casta, la agresividad de atacar al frente, porque a la corrida no le sobran los kilos ni le falta trapío sino importancia y grandeza en su juego.

Grande por fuera, vacía por dentro.

Aquí el que ataca es Hermosillo con las armas del temple, la distancia adecuada, su colocación y toque exacto ante el toro que comienza a espiarle y apuntarle a los muslos. El derechazo es largo y la firmeza llega cuando el toro trata de salirse del engaño, de fijarse al suelo y, ahí, el torero invade sin exagerar, solo en el lugar específico para trazar y tirar largo, sin que le alcance el engaño, aguantando el paso a paso para cambiarse de mano en un lentísimo muletazo. Pena es que un toro salga a dejarse, a no exigir y si eso ocurre, sin personalidad ni sello, la faena se puede diluir.

Hermosillo dibuja al natural dos pases ligados y para el tercero, el toro frena y tardea. Entonces, bien emplea un muletazo de recurso, la capetillina con la zurda que desahoga al burel para vaciarle, ya cerca de la raya, con el de pecho. Aquí prosigue la aproximación, tras vitolina, con el derechazo ligado que interrumpe la duda del toro que, al mira y dudar, la certeza de la planta y el toque de muñeca le hacen embestir en lo corto. Y la plaza rugir.

La cercanía no reduce el trazo sino lo incrementa. No ahoga sino vence con aguante.

Luego cerraría con el ayudado por alto a dos manos con placidez en el compás y una estocada entera apenas desprendida para llevarse una oreja, que le legitima y que le da con guante blanco un golpe al régimen que por un año lo relegó y que ahora veremos qué hará con él.

Porque ya vemos que esta administración no manda ni tiene la capacidad para razonar, por ejemplo, con Diego Ventura, quien cada día se acerca más a las mismas actitudes de Hermoso de Mendoza, que no tomar su turno y, además, sustituye, innecesariamente, el berrendo de Fernando de la Mora por el desecho que manda Marrón por quinto. Ventura realiza una gran faena a su primero, un cárdeno grandulón y bravucón de Fernando de la Mora, que sale protestando y rebanando para, tras todo el despliegue de valor y dominio, incluyendo una brega soberbia del primer banderillero de su cuadrilla, acabe agazapado.

Ventura le pincharía.

Como también se estrellaría con un manso de escándalo mayúsculo de Marrón. Una farsa de toro bravo que hace a Ventura verse impreciso y resignado. No entiende el régimen, no entienden los gestores. Y los veedores, cobrando sin trabajar. Se les fue el torazo de Juan Huerta para rejones lidiado la semana pasada en Tlaxcala pero traen estos saldos. Enhorabuena, los que ayer pagamos un boleto, respetuosamente, les saludamos.

Por ello, Ventura regala un San Isidro chico, que no tiene la embestida completa, con el que vuelve a dominar, a estar cerca, a poner emoción y cortar una oreja tras susto en la hora final y gran descabello que, más que triunfo, tendría que ser un acicate. Pero ya sabemos que en esta Plaza, pocas cosas lo son. Y para la actual administración, que no es capaz ni siquiera de iluminar correctamente la Plaza, las sombras son el lugar elegido.

Ahí entierra, lamentablemente, la presentación de Ferrera y de Leo Valadez.

Porque la corrida de Julián Handam, se sabe por anticipado, entre mayor reunión tengan las hechuras de sus toros, mientras menos aparatosos, mejor.. No estamos pidiendo quitar seriedad, lo contrario. Quien reseña lo de hoy se va con la finta porque la hechura de la corrida no es la mejor. Basta recordar los toros que le han embestido en La México. De Talavante en 2010 a Adame en 2012, del propio Adame en 2015 a Juan Pablo Sánchez hace tres años. Ninguno de los lidiados ayer muestran la mejor armonía. Así el lote de Ferrera, al que solo recoge con habilidad con el capote pero le hace ascos con la muleta para regodearse de estar por fuera y a salto de mata. Después el escándalo y la ineptitud empresarial y de la autoridad al caer en el garlito de devolver un toro ya aprobado que no sabemos si es por invalido, cosa que no parece, o por falta de trapío. Ferrera vuelve a las andadas y obtiene poco para recordar.

División en uno, aviso y pitos en el otro.

Injusto para un torero como Leo Valadez, que arma lío en banderillas con su zambombo primero y hace un esfuerzo en la muleta con el espantoso y manso quinto, al que luego de dosantinas bien logradas, mata muy mal. Luego a Hermosillo le tocaría un cariavacado burel con el que no estaría confiado. Ni modo, hasta el 22 de diciembre, a ver, si lo repiten.

Pero la Plaza México está en un dilema, suben los precios pero no calidad.

El ajuste acaba en desbarajuste y el encierro en la moruchada de la cerrazón.

Veremos con que nuevos cuentos salen en esta siempre ilusionante Temporada Grande.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2019-2020. Corrida Inaugural. Primera del Derecho de Apartado. Media plaza en tarde nublada y fresca algo fría al final pero sin viento que moleste la lidia. Plaza terriblemente iluminada aumentando la sombra desde que se prende el alumbrado a partir de la lidia del cuarto.

Incurre en responsabilidad la Autoridad al tolerar una contravención a las “Reglas generales de los espectáculos taurinos”, a la que se refiere la fracción IV del Artículo 27 del Reglamento vigente que indica el turno del Rejoneador, mismo que no se respeta al tomar turno como si de un espada se tratase. De igual forma no deja en claro Usía la devolución del flojo astado corrido en cuarto lugar de la lidia ordinaria, no se sabe si es por flojedad o por falta de trapío.

10 toros; 3 para la lidia de rejones, los lidiados en segundo, antirreglamentariamente, quinto y noveno turnos este último lidiado como sobrero, siendo 1 de Fernando de la Mora (Divisa Amarillo y Blanco) corrido en contravención al Reglamento en segundo turno, cárdeno muy serio, cabeceante y protestón, bravucón de inicio, manso al final; 1 de Marrón (Divisa Marrón, Verde y Naranja) de fea cabeza y nula bravura, amarrado al piso, defendiéndose y 1 de San Isidro (Divisa Azul, Amarillo y Rojo) lidiado como sobrero de regalo, con poco fondo y duración, empleándose poco en el centro de las suertes y probando. Fueron aplaudidos, pitados y silenciados en su arrastre, respectivamente. Y 7 de Julián Hamdan (Divisa Azul Rey y Morado) el primero indebidamente lidiado en primer lugar de la lidia general, debió lidiarse en segundo turno, el cuarto lidiado como reserva tras devolverse por posible flojedad el titular. De serias cabezas pero feas hechuras por zancudos, altos y cariavacado el octavo. Débiles sin excepción y flojos. Manso con un punto de fijeza y recorrido en la embestida el que abre plaza. Terrible el lote del segundo espada, terrible el manso tercero y cabeceante el manso quinto, lo mismo que el cierra plaza que cambió de lidia en banderillas y que desarrolla peligro por ambos pitones. Todos pitados, excepto el primero, en el arrastre

El Rejoneador Diego Ventura Ovación, Silencio y Oreja en el de regalo; Antonio Ferrera (Esmeralda y Oro) División y Pitos tras Aviso; Leo Valadez (Turquesa y Oro) Silencio y Palmas; José María Hermosillo (Azul Marino y Oro) que toma la alternativa, Oreja y Silencio tras Aviso.

El tercer espada toma la alternativa con el toro número 37 de la ganadería titular, “De Todo Corazón” nombrado, negro zaino, veleto de cornamenta de 483 kgs.

Bien los picadores en lo general toda la tarde, especialmente picando a quinto y sexto de la lidia ordinaria. Juan Ramón Saldaña destaca con el capote al bregar al primero pero pega un petardo terrible al pasar en falso y recortar tocando los lados dos veces de manera infructuosa al que cierra Plaza. Christian Sánchez saluda tras banderillear al primero, un toro difícil que acorta distancias y corta salidas desde el cite pero brega terriblemente al que cierra plaza.

Cordobina en el quite de José María Hermosillo a “De Todo Corazón” de Julián Hamdan con el que tomara la alternativa en la apertura de la Temporada Grande 2019-2020 de la Monumental Plaza de Toros México.

1 comentario »

  1. Enhorabuena a sol y sombra.
    Siempre tienen la verdad por delante. Solo se les fue el quite a Leo por el subalterno cuando pinchó no importa yo también vi asi la corrida. Una pena porque venimos desde misantla Veracruz para la corrida y no hubo la suerte esperada aún así que viva la fiesta

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s