Opinión: ¡José Mauricio!

Por José Cueli.

José Mauricio había dominado al toro Malagueñito de Barralva, de pelaje colorado suave y sombrío, pujante y fiero y unos pitones descomunales y siniestros, símbolo de las más terrible visión del mal sobre la tierra y el pensamiento demoniaco. Se perfiló a matar y, dando el pecho, se dejó ir lentamente sobre el burel para dejar la estocada en todo lo alto, al tiempo que el toro lo prendía y, ya en el ruedo, volvió sobre él, tirando puñaladas asesinas. La plaza se quedó en silencio, la emoción se apoderó de los asistentes congelados, al tiempo que el toro doblaba. Se esperaba un cornadón cuando las asistencias lo llevaron a la enfermería inconsciente. De repente, salió por su pie de la misma: el rostro ensangrentado y las lágrimas en los ojos, que transmitían al tendido la verdad torera. ¡Qué momento en la tarde-noche torera!

La poesía taurina, expresión de sentimientos ante la muerte, resucitó con la corrida de Barralba, bien presentada, pese a que para seguir el ritmo de la temporada y de otras, los toros sólo toleraban un puyazo.

Tarde triunfal de José Mauricio, en la que dio muestras de toreo despacioso en su quehacer, tanto en su primer toro, como en el segundo. En ambos, con torería que ahí quedó. No cabe duda que la estocada es el punto central de la emoción de la fiesta taurina.

Esa sensación se encuentra en lo que los aficionados llamamos el arco vacío, si de verdad se tiene, hay que sentirlo para comprenderlo, lleno como está de aspiración melancólica y vaga, de aire mental que sopla con insistencia sobre la cabeza de la posible muerte en el redondel. Sensación que busca la muerte y la burla con arte, como lo vivió José Mauricio. Angustia que parte de una participación y sensación corporal en la que se siente uno impedido a asistir en la apoteosis de lo instintivo dentro de la sangre. ¡Ay carne! Silencio que arde y abre y es creatividad.

En una vuelta al ruedo interminable, José Mauricio salió en hombros de la Plaza con las orejas, encadenado al temblor de una tarde de consagración.

Publicado en La Jornada

1 comentario »

  1. Que tarde más emocionante y torera gracias José Mauricio con tu actitud y ante esos toros qu transmitían y que nos daban miedo la gente volverá a ir a los toros ahí estuvieron dos toreros fermin y José Mauricio gracias toreros y gracias sres ganaderos el sexto daba miedo yole por los toreros que emoción gracias

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s