Desde Adentro de la Casa – México y Anexas… Las Bardianas

Siempre ha habido diferentes caminos pa’ sobresalir entre ellos el de los estudiosos, el de los vivos, el de los pasados de lanza que recurren al recurso de los títulos que se fabrican en Santo Domingo, donde se hallaban los ‘Evangelistas’ como se les conocía a los escribanos de pluma de guajolote o pavo real y plumillas metálicas, y más después vinieron los tecladores los de las máquinas negras, pa’ llegar hasta donde estaban había que pasar por la calle de Brasil o por la de Argentina en donde en el # 21 estaba el ‘Museo de Cera’, que más bien parecía el del horror, de donde pa’ quitarse el susto había que llegarle derechito a la cantina esa que la apodaban “La Policlínica” y que no era otra que el ‘Salón Madrid’ el que se hallaba en Belisario Domínguez # 77 en la esquina de la Plaza Santo Domingo, calle que nos lleva también a la Hostería del mismo nombre que se halla en # 70 – 72 donde se comen unos ‘Chiles en Nogada’ de auténtica Puerta Grande.

Hoy obviamente por la circunstancia del Covid – 19, a menos que se tenga una inconciencia mayúscula, aventurarse a ir al Centro Histórico, no tiene ningún sentido además de que la cantina está ahora cerrada a piedra y lodo, esa que fue punto de reunión de los estudiantes de medicina de la vieja escuela, en donde en uno de cuyos cuartos de hospedajes de estudiantes en la interjección de República de Brasil y la de Venezuela se quitó la vida o entró a la muerte uno de los poetas no solo más joven sino de mayor virtuosismo que lo fue Manuel Acuña, el que a los 24 años se bebió una copa con cianuro de potasio pa’ borrarse de este mundo en el año de 1873, lejos de su natal Saltillo de donde salió pa’ convertirse en tertulista, bohemio e intelectual.

El amor o más propiamente el desamor por una mujer, Rosario de la Peña, lo llevó a volcarse sobre el papel y empuñar el manguillo de tal forma que logró bordar un poema extraordinario “Nocturno a Rosario” y del que aquí abatido por la incertidumbre de lo que el destino nos depare me permito transcribir una estrofa que va muy de acuerdo a nuestros momentos:

“Yo quiero que tu sepas
que ya hace muchos días estoy enfermo y pálido
de tanto no dormir;
que ya se han muerto todas
las esperanzas mías,
que están mis noches negras,
tan negras y sombrías,
que ya no sé ni dónde
se alzaba el porvenir.”

Digamos que a partir de la Plaza de Santo Domingo, la que auténticamente esta partida no por la mitad pero si por un cacho grande que es donde se halla una fuente con un monumento en memoria de la Corregidora Josefa Ortiz de Domínguez obra del escultor italiano Enrique Alciati y digamos que en el cachito de enfrente es donde está la Iglesia de Santo Domingo, decir que a partir de esas calles el Centro Histórico se empieza a calentar y hay que andarse con sumo cuidado, pues de hecho en toda ese cuadrante pululan los falsificadores de documentos que en realidad son delincuentes, que por unos miles de pesos le cuelgan en su pared un ‘Título Profesional’ o hasta le habilitan con una Cartilla Militar o un Pasaporte, y lo enganchan a uno con la cara agachada las gafas oscuras y la cachucha beisbolera, susurrándole a su paso; ‘Facturas’ de papel y electrónicas o lo que se le ofrezca de impresión que valga la pena como actas de divorcio o hasta de defunción.

En alguna ocasión el Ing. Francisco Javier Fernández y de Soto que viaja por el mundo con pasaporte cordobán auténtico, trajo a México al pintor colombiano Diego Ramos, el que le solicitó al Bardo que si le conseguía unos letreritos impresos en cartulina gruesa que le urgían pa’ ponérselos a cada uno de los cuadros que expondría en el pomadoso ‘Casino Español’ de la Ciudad de México, el de Isabel La Católica # 29, solo había un lugar donde podían hacer ese trabajo con la prontitud y la calidad que requería el quisquilloso colombiano, en esa ocasión el Bardo pacto en la banqueta con quien fue el enganche porque no lo llevan a uno a donde elaboran los trabajos, así que uno va jugándosela a que le desaparezcan, el entre o enganche, mientras hacían la faena me fui a zumbarme una garnacha escurriendo de grasa con un tepache ahí junto a donde estuvo la primera casa de “La Malinche” en República de Cuba # 95, no la de Coyoacán de la calle de la Higuera # 48, lo aclaro pa’ que nadie me vaya a querer corregir la plana, dado que estoy muy apachurrado porque ya sabe usted que después de los setenta el Coronavirus en cualquier instante le echa a uno el guante y entonces sí, se lo cargo el pintor.

Al rato regresó el conecte que traía el encargo de las tarjetitas con el nombre de las pinturas, la técnica, las medidas y los precios, mientras me las entregaba recuerdo que me dijo;
– ¿Qué esto es pa’ los toreros?
-¡No! es pa’ el que los pinta.
-¡Carajo! pues ha de ganar un chingo!
-Ni creas pa’ mí que no va a vender con sus precios de exportación, a menos que se agarre a algunos esnobistas que en esto del toro hay muchos-. El caso es que el ‘compa’ ese me dijo;
-Usted a de conocer a muchos toreros, dígales que cuando quieran un título de graduados aquí estamos pa’ servirles.
-¡No!, en esto de la toreada así no es la cosa, aquí el toro es el que certifica quién está graduado, – ¡A Diooo!- ,-¿y a poco no hay quien quiera un título de torero pirata que parezca más verdadero que los originales?
-Vaya que si lo hay y a cada ratito salen más.
-Ahí está entonces, ¿si les podemos hacer acá su título?

Como el que llegaran a tiempo o no las tarjetitas a la exposición del pintor, me importaba una pura y dos con sal, porque al final de cuentas la inauguración era al día siguiente, pues la plática siguió y le dije;
– Mira cuate, los toreros que no merecen un título que se llama Alternativa, lo consiguen con dinero del papá o del mecenas que auténticamente les compran una Alternativa o una Confirmación, haciendo ellos empresa o comprando sus dos toros o toda la corrida según a como hayan hecho la maroma ¿o será la tranza?, porque darle al público gato por liebre es tramposo, pero el caso es que así algunos obtienen el título.
-Pero eso no es justo-,
-¡Pos claro que no!, pero con dinero canta el jilguero y pa’ que la chifle sabroso hay figuras que cobran por dar el título, lo cual tampoco debería de ser, porque con ello los toreros superiores están avalando un cuento chino, una falacia, otra forma de obtener la Alternativa adelantada e inmerecidamente es que un torero español que sea figura o de primera línea, de segunda y hasta de tercera, exija que otro torero mexicano salga antes que él haciendo el papel de telonero, pa’ que le aplaque el ajetreo del acomodo que todavía se da durante la lidia del primer toro y si se puede hasta medio le dé una calentadita al ambiente, pa’ ese caso las empresas agarran a cualquier desvelado y le dan la Alternativa o lo titulan.

-¿Oiga y si es chavo?
– Se llaman novilleros.
-No está listo pa’ el oficio, ¿qué pasa?
– No pasa nada, eso no importa se va pa’ el olvido, pa’ la basura y san se acabó, lo importante es cumplir con las exigencias de la figura española a través de la bota de los apoderados.

-¡En la madre! cómo que eso suena raro, sucio, injusto y hasta denigrante, ¿y les dan un certificado pa’ que puedan seguir ejerciendo?
– Nada el toro solito los pone en su lugar y los quita de toreros esa misma tarde.
-¿Y qué hacen después?
– Pues se dedican a torear en plazas de trancas, en rancherías, por donde ni el Nazareno ha pasado o andar de vagos, a padrotear que porque dizque son Matadores, pero no son nada.
-¿Y hay muchos así?
-Más que letras, tiene el abecedario.
– No pos’ ta canijo, yo creía que eso de la toreada era muy serio.
– Pos no andes creyendo porque no todo lo que brilla es oro y más en el toro donde solo los que tienen arte, valor, entrega, honradez, enjundia son respetados.

Ya con la garganta sequita, sequita de tanto ladrar atravesé la plaza, me gire pa’ la izquierda hasta la otra esquina y me clave en la barra de *‘La Dominica’ que es una cantina solvente en los tragos y en las tortas. *Belisario Domínguez # 61

¿Y qué cree usted apreciable lector?, que a la hora de la inauguración entre la gente fifí el que más hablaba con toda propiedad de Alternativas era ni más ni menos que el ‘falsificante de títulos’, al que por cierto no lo vi retratado en la revista ¡HOLA! porque en esto de la delincuencia a veces conviene manejarse con bajo perfil, no vaya a pensar la gente que uno es lo que no es, como tantos toreros titulados en los Portales de Santo Domingo, o tantos seudos comunicadores que escriben en la hojita parroquial, que pa’ el caso viene a ser lo mismo, así que mi menda mejor tapado, por eso de la usurpación de funciones y principalmente por el Coronavirus así que mejor a; Quedarse en casa y si es non santa, ¡pos ya la hicieron!!!

Twitter: @BardoTaurina.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s