El toro de lidia se la juega en un año sin festejos.

El toro de lidia se la juega en un año sin festejos.

Los ganaderos asumen una reducción de las cabezas y algunos optan ya por el matadero ante la incertidumbre sobre si se podrán celebrar espectáculos.

Por Silvia G. Rojo.

Algunas preguntas se responden por sí solas. ¿Qué momento atraviesan los ganaderos del toro de lidia? Con numerosos festejos ya perdidos por la crisis del coronavirus y con la incertidumbre de cuándo se podrán volver a organizar los criadores atisban un futuro nada halagüeño para el sector.

Fijar cifras siempre resulta complicado pero la Unión de Criadores de Toros de Lidia, que representa al 85% de la producción de bravo destinada a espectáculos culturales en plazas de toros de primera, segunda y tercera categoría fundamentalmente, estima que en el escenario de un 2020 sin temporada taurina – marzo a octubre–, la pérdida económica para sus ganaderos supera los 77 millones de euros.

Castilla y León cerró el año 2019 con un censo de 40.582 animales, entre hembras y machos, solo superado por Andalucía, y distribuido en un total de 175 ganaderías, sobre todo en la provincia de Salamanca.

Alberto Revesado, representante de la ganadería salmantina de Torrealba, cuenta su caso: «Tenía colocada entre el 60 y el 70% de la camada, ya nada» por lo que aventura que «los cinqueños tendrán que ir al matadero, los cuatreños el 60% y los utreros calculo que voy a reducir un 30%». El descarte que anuncia en los toros de más edad tiene que ver con el hecho de que con más de cinco años ya no pueden ser legalmente lidiados.

La primavera está siendo espectacular y una parte de la cabaña tirará de hierba todo lo que pueda pero los toros de saca, los que estaban ya preparados para salir, continúan comiendo pienso. «Entre el pienso y el paja, cada toro se come al día entre 2,50 y 3 euros», indica Revesado, «da igual que estén en casa 15 días más o menos, el problema está en que mantienes la explotación con los toros que sacas cada año, si no hay ingresos rompes la cadena y esto es inviable».

Precio de la carne

La salida del matadero, además de dolorosa es ruinosa, «el kilo de carne en canal está a 1,80 euros, más o menos, pero tendrá que bajar si van muchos animales al matadero». El precio de un toro es muy relativo, pero se podría empezar a hablar de 3.000 euros para arriba por lo que de este modo, al ganadero no le quedan más de 600 euros.

«El valor real de un toro no es en sí lo que vale, es todo lo que hay detrás para poder sacar ese toro», concluye.

Revesado es además el apoderado del novillero Antonio Grande que sin ir más lejos, tendría que haber comparecido el 17 de mayo en la Maestranza de Sevilla. «Es un parón para un chico de 20 años que quizás hasta hubiera sido el año de su alternativa pero esta es la parte que menos me preocupa, el día que se pueda, todos empezarán de cero, incluidos los apoderados».

Moisés Fraile en un cercado del Puerto de la Calderilla, Salamanca.

Moisés Fraile es el representante de la ganadería de El Pilar, referencia del campo salmantino, y parte de la siguiente reflexión: «Imagínate que dentro de unos meses puedes dar una corrida, pero si tengo 15, eso no me soluciona nada».

Fraile, de momento, ha perdido cuatro corridas. Por ejemplo, hubiera lidiado el 18 de marzo una novillada en Castellón, pero deja claro que este negocio va mucho más allá de las grandes ferias. «Cada año movemos un montón de toros entre Valencia y Castellón, 30 ó 40, y ya abril es un mes de bastantes festejos». Muchos de esos toros los compran peñas o grupos de amigos que se lidian en las calles y como anécdota relata que en estos momentos de pandemia « me han querido mandar dinero por los toros que tenían elegidos, algo que les honra, pero ellos no tienen la culpa, así que hasta que no se los puedan llevar, nada van a tener que pagar».

«Mi pasión y mi vida»

A pesar de lo complicado, en ningún momento se plantea retirarse de lo que es «mi pasión y mi vida», por eso asume que «reduciré pero algo se me ocurrirá para seguir adelante».

De momento, no ha mandado a ninguno de sus toros al matadero, «me da igual ahora que dentro de tres meses y yo quiero ver si embisten o no». En una ganadería la labor genética es la piedra angular por lo que es lógico que quieran ver y comprobar por lo que han estado apostando. Hace unos días que se autorizaron los tentaderos en las fincas.

Insiste en que este negocio «lo sustentan los toros que vendo, a los que hay que seguir dando de comer» y se muestra realista con respecto a lo que pueda venir: « No veo a miles de persona en una plaza, ojalá, pero vamos a tener que esperar».

Manuel Rodríguez-Tabernero, presidente de la Asociación de Ganaderos de Reses de Lidia, manifiesta que «la situación es muy preocupante porque sabemos que se están matando toros, pero no sabemos ni cuánto va a durar ni si habrá festejos este año».

Dice que hasta el 30 de abril estaba vigente la retención de la denominada ayuda por vaca nodriza, « la gente ha esperado y ahora se van a sacrificar hembras». Por otra parte, con la posibilidad de efectuar tentaderos «la gente los hará cuanto antes para quitar lo que no sirva y además, se va a exigir un montón». El miedo es que la de lidia se convierta en una raza en extinción.

Hace tan solo unos días que los representantes del sector se reunieron con el consejero de Agricultura y Ganadería, Jesús Julio Carnero, para darle a conocer su realidad. Se han emplazado de nuevo para finales de mayo.

Salamanca, líder en cabezas

Una de las medidas que proponen desde la asociaciones es la de promover ayudas directas, «regulándolo muy bien, una especie de prima al sacrificio» y recuerda que «Salamanca es la provincia que más animales tiene, 23.000, seguido de Sevilla con 22.000, y luego Cádiz y Cáceres».

Rodríguez-Tabernero apela, además, a la importancia de este ecosistema o su trascendencia desde el punto de vista cultural.

De momento, las fechas no están claras , «espero que a finales de septiembre se pudiera dar algo», se muestra esperanzado este ganadero, cuyo miedo es «que la gente se canse y encastes que tienen muy pocas vacas se puedan perder, pero la gente no puede aguantar».

El presidente de la Fundación del Toro de Lidia, Victorino Martín, también habla de la incertidumbre aunque después de conocerse que – siempre que las condiciones sanitarias evolucionen favorablemente–, podrán comenzarse a realizar festejos en la Fase 3 y con importantes limitaciones de aforo, declara que «es un inicio». «Al menos comenzamos a ver claridad después de la noche, aunque está claro que todavía queda mucho por concretar y ver cómo se puede lograr que sean viables económicamente con la reducción del aforo». Se plantea una separación de nueve metros entre personas. Indica que la comunicación con el Ministerio de Cultura es buena y «confiamos en un trato justo».

El Pilar y su acción solidaria contra la covid-19

Mi hermana es médico, está muy concienciada y teníamos la sensación de que había que hacer algo», justifica así Moisés Fraile la acción que han puesto en marcha. En concreto, sortearán la cabeza disecada ‘Pucherero‘, de gran valor sentimental porque se lidió en su primera corrida en Salamanca. Todo lo recaudado irá a un grupo de investifación que busca una vacuna contra la covid-19.

Publicado en El Norte de Castilla

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s