Finito de Córdoba, en Castillejo de Huebra: “Importa más arreglar el toreo que ir a ver al ministro”

El diestro cordobés encabeza el cartel del sábado en Ávila, donde se celebra la primera corrida de toros en España de la nueva normalidad.

Por Javier Lorenzo.

Es como una reserva del gran toreo. Con Finito de Córdoba (6 de octubre de 1971) vivimos una espléndida mañana en Agustínez, con dos vacas de Castillejo de Huebra. Delicia pura. Apretaba el sol, caía de plano sobre la preciosa plaza de tientas. Finito esquiva el frío de los inviernos del Campo Charro y lo saborea en cuanto empieza a desperezar la primavera. Dentro de su alma custodia la interpretación del toreo más clásico y el que no pasa de moda.

El próximo mayo cumplirá tres décadas de matador de toros y, aunque en su época de esplendor de los años 90, lidió un buen número de corridas de toros de esta casa jamás había tentado en esta ganadería. Debut en la asolerada madurez. Nunca esta tarde. El estreno resultó prodigioso, frente a una primera vaca, Junerita de nombre, que resultó un verdadero espectáculo. Por su alegría y entrega en las acometidas, por la manera de humillar y de perseguir los vuelos de la muleta. Por su intensidad. Por la manera de desplazarse y, casi sin levantar la cara, volverse de nuevo en busca del engaño, que el Fino le dirigía con mando y temple para no dejarse tocar jamás. La exigencia de Juan fue máxima, no le consintió ni una. Ni le alivió jamás. De hacerlo, tal vez todo hubiera cambiado. La vaca, lejos de rendirse fue expresando todo su fondo cada vez con más entrega.

El torero se vació por completo en faena de largo metraje. Aún así pareció llevarse a su paraíso bien ganado unos cuantos muletazos dentro del depósito de su bravura: “Siempre me pidió todo por abajo; y alguna vez, cuando cometí algún fallo o me quedé levemente al descubierto, ella prefirió seguir el engaño”, confesó Finito de Córdoba mientras sudaba la gota gorda. Ambos habían librado un brillante y exigente examen que aprobaron con nota. Juan Serrano es de los más veteranos del escalafón superior y está anunciado en el cartel que se anuncia el sábado en Ávila con la primera corrida de toros de la nueva normalidad, en la que se anuncian toros salmantinos de Vellosino. “Nunca empecé tan tarde una temporada…”, dice: “Nos ha tocado vivir un caso extraordinario. El virus ha paralizado el mundo sembrando una incertidumbre muy difícil de gestionar.

Quisiera mandar mi pésame a todas las familias que han perdido un ser querido y la felicitación y agradecimiento a las personas que nos ha hecho posible salir adelante y también han salvado a muchas personas”.

¡Al toro!

Publicado en La Gaceta de Salamanca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s