🇪🇸 España: La temporada taurina vuelve al congelador.

Por Álvaro R. del Moral.

La corrida del 140 aniversario de la Plaza Real del Puerto de Santa María fue la piedra de toque. Ese acontecimiento, organizado con mimo por el empresario José María Garzón, acabaría marcando un antes y un después que ya hemos narrado con todo lujo de detalles en el último Observatorio Taurino. Aún no había doblado el último toro de aquel seis de agosto y ya se había formado e inflado la polémica, no sabemos si interesada, en torno a la apariencia de los tendidos del vetusto coso portuense. Si conviene recalcar un dato: se había aplicado la preceptiva reducción del taquillaje -marcada por la Junta de Andalucía- al 50% del su aforo máximo. Otra cosa, muy distinta, era la apariencia de los tendidos.

A partir de ahí se abrió una frenética semana informativa que tuvo su definitivo punto de inflexión con la revocación de las normas que la propia Junta de Andalucía había proclamado a bombo y platillo a mediados de junio. Elías Bendodo, consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior, esbozó lo que iba a pasar en la reunión de seguimiento de la incidencia del covid del pasado jueves. En ese encuentro, capitaneado por el propio Bendodo y Jesús Aguirre, consejero de Salud, se revisaron las normas de prevención sanitaria para poder celebrar espectáculos taurinos. En la práctica se estaba dando el cerrojazo definitivo a la más triste temporada que se recuerda. No es momento -ni competencia de este artículo- para valorar la verdadera oportunidad de estas nuevas medidas que, en cualquier caso, están para cumplirse. Pero la obligatoriedad de mantener una distancia mínima de metro y medio entre espectador y espectador, dejando libres las filas superior e inferior, ha sentenciado el espectáculo, que acaba de volver a una peligrosa vía muerta. Ésa es la verdad…

Suspensiones, aplazamientos y corridas que sí se darán

La feria de Linares ha sido, con matices, la última en caer. El empresario Juan Reverte, en alianza con la casa Matilla, había armado dos corridas de toros de distinto argumento en las que, de cara al gran público, brillaban los nombres de Morante, Manzanares y Roca Rey. Ese cartel estelar no se celebrará finalmente pero sí se ha salvado in extremis la terna de oportunidades, de presupuesto más recortado y menor tirón en la taquilla que mantiene un indudable interés para el aficionado. Hablamos de los jóvenes espadas Juan Ortega, Álvaro Lorenzo y Daniel Crespo que alternarán el próximo día 30 en un ‘mano a mano’ ganadero de los hierros de Luis Algarra y Juan Pedro Domecq. La corrida, eso sí, se resolverá entre íntimos.

También sigue adelante la llamada ‘Corrida Magallánica’ que el empresario Carmelo García está dispuesto a convertir en una tradición del coqueto coso del Pino en Sanlúcar de Barrameda. El concurso de Canal Toros, unido al evidente esfuerzo de todos los actores del espectáculo, permitirán que Manuel Escribano, Daniel Luque y Pepe Moral -vestidos a la usanza marinera del siglo XVI- hagan el paseillo este mismo sábado sobre la impresionante alfombra de sal que ya decora el ruedo del coso sanluqueño. En los corrales espera una corrida de Miura. El festejo, por cierto, transcurrirá sin el concurso de la prensa. Las 900 entradas disponibles impiden acreditar a los plumillas…

No podemos calibrar hasta qué punto han podido respirar algunas empresas después de agarrarse al clavo ardiendo de la nueva normativa para justificar la suspensión. Especialmente llamativo ha sido el caso de la feria de la Virgen del Mar de Almería. Este mismo miércoles, día 19 de agosto, se proclamaba la cancelación de un ciclo que nunca había llegado a ser anunciado. El grupo Chopera-Bailleres, que gestiona el bello coso almeriense, ha asegurado que se encontraba trabajando en la organización de, al menos, una corrida de toros en la última semana de agosto de la que se desconocen más detalles. Las razones para cancelar el presunto empeño, una vez más, giran en torno a las nuevas y más restrictivas normas de la Junta de Andalucía.

La temporada, en definitiva, quedará reducida a un mero residuo testimonial. ¿Qué pasará con el resto de festejos reseñados en los avances? La corrida de rejones de El Rocío ya había cambiado de fecha antes de la aplicación de las nuevas normas y, por ahora, se mantiene su celebración para el día 28. En la localidad gaditana de San Fernando también ha habido mudanza de calendario. Ponce, El Fandi y Javier Jiménez tendrán que esperar, previsiblemente, hasta el día 24 de septiembre para estoquear la prevista corrida de La Palmosilla. “Así habrá más tiempo para hacer viable el espectáculo después de las nuevas normas de la Junta en cuanto al aforo”, han señalado fuentes próximas a la empresa de Curro Escarcena.

Mientras tanto, en los avances de los medios especializados siguen colgando los carteles de localidades como Priego de Córdoba, Andújar, Villanueva del Arzobispo o Lucena sin que a día de hoy conozcamos su suerte definitiva. Mejores perspectivas tiene el ciclo de novilladas organizado al alimón entre la Fundación del Toro de Lidia y la Junta de Andalucía que, con o sin esas restricciones de aforo, permitirá abrir las puertas de las plazas de Aracena, Antequera, Sanlúcar de Barrameda y Úbeda y dar sitio a nueve novilleros -uno por provincia más el triunfador de Sevilla- que se disputarán su inclusión en los carteles de las plazas de Las Ventas y la Maestranza si el coronavirus lo permite el próximo año.

Publicado en El Correo de Andalucía

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s