José Ribagorda: “¿Por qué hurtar la información taurina a millones de espectadores a los que les gustan los toros?”

Ribagorda. Foto José Ayma.

Lleva 30 años en primera línea informativa. Cada fin de semana se cuela en nuestras casas desde la suya, que es Telecinco. Trae la bandera de la independencia y la credibilidad, una aspa de huesos contra el sectarismo. Asegura que nunca le han llamado la atención por dar noticias de toros: “Es el momento de explicar la tauromaquia con gallardía”

Por Zabala de la Serna.

En una cadena televisiva de sesgo antitaurino como es Telecinco,en tiempos de acoso y derribo para la fiesta, José Ribagorda no sólo no esconde la información de los toros, sino que la muestra sin complejos: «Igual que informamos de un estreno de teatro o de un musical de éxito, ¿por qué no vamos a informar de lo que forma parte de nuestra cultura?». Y la millonaria audiencia de los informativos del fin de semana le da la razón. Ribagorda es su mascarón de proa, la esfinge parlante, la cabeza pensante.

¿Dónde nace su afición?

Algo tuvo que ver mi padre, que fue novillero allá por la década de los 40 y años 50. Era uno de esos niños inspirados por la figura de Belmonte. Saltaban cercas, toreaban en las noches cerradas. Luego, la pasión taurina la desarrollé yo solo.

¿Y el amor por la gastronomía?

Viene de mi madre. Es una cocinera excelsa. Ella me educó el gusto. Por la buena comida, por el buen producto, por los sabores.

Duros tiempos para la lírica del toreo.

Muy duros. Y tristes. Ya eran duros antes de la pandemia por el acoso al que estaba sometida la fiesta. Hay una opinión pública muy desinformada y un tanto manipulada. El covid ha sumado crudeza a la situación del sector, ya de antes sin especial pujanza.

¿Y qué hacemos?

Es el momento de alzar la voz y explicar lo que significa la tauromaquia con gallardía. Y, sobre todo, dando información. De eso me he preocupado. Para contrarrestar toda la corriente antitaurina.

Y qué pasa con los poderes públicos.

Ahora es evidente el menosprecio. Pero es que anteriormente con otros gobiernos en teoría más proclives a la fiesta tampoco se hizo nada. Y si comparas con países como Francia…

¿Falta comunicación en el toreo?

Tiene un déficit comunicativo importante. No se ha sabido contar, y tampoco desde el sector taurino se ha hecho por arrojar luz y trasladar una imagen más moderna. Hay mucho inmovilismo, parámetros muy antiguos.

¿Por qué en un telediario no hace falta que te guste el fútbol para dar noticias de fútbol, pero si no te gustan los toros, no tienen cabida?

No debería ser así. Igual que informamos de un estreno de teatro o de un musical de éxito o de una exposición de arte, ¿por qué no vamos a informar de toros cuando forma parte de nuestra cultura? ¿Por qué hurtar la información taurina a los millones de espectadores a los que les gustan los toros? No se puede aplicar el sectarismo a criterios informativos. Los toros interesan.

¿En Telecinco le han llamado alguna vez la atención por lo taurino?

Jamás. Siempre he tenido libertad para informar de toros cuando han sido noticia. Desde que entré con Pedro Piqueras, es una línea de actuación. Y ahí están los resultados de audiencia.

Piqueras tampoco se ha escondido nunca.

Pedro es un profesional con un olfato bárbaro para dar al espectador lo que quiere. Las críticas son mínimas. Al revés, recibo muchas más felicitaciones en redes por el trato que doy a la tauromaquia.

¿Existe la objetividad?

Es difícil. Yo la persigo, la busco, me castigo si en algún momento no la tengo en cuenta. Esas pautas me las marcó Luis Mariñas cuando yo entré en Tele-5. Para informar hay que tener una ética, un compromiso claro con el espectador, no faltarle nunca, no mentirle nunca. Es un compromiso con la sociedad, alejado de los poderes políticos y económicos. Alguna vez mi preferencia por lo clásico, por informar más de las tradiciones que de videojuegos, me ha influido.

¿Hay alguna similitud entre el toreo clásico y la cocina tradicional?

La cocina tradicional rezuma sabor y autenticidad. Ése es el nexo.

Pero no se cierra a la modernidad.

En absoluto. Me encanta la cocina de vanguardia. La defiendo y la promociono. Pero siempre que no haya impostura ni falsedad. También en los toros.

Toreo, flamenco, gastronomía…

Son nuestras señas, hay que protegerlas. Nos hacen ser distintos a cualquier país del mundo.

Cumple con los lunes sin carne de Podemos.

Es uno de los muchísimos dislates propios de una formación de corte muy populista. Me parece disparatada, alejada de la realidad, tan absurda que se descalifica por sí misma.

Hablemos de José Tomás.

Reconozco que ahí pierdo la objetividad. José Tomás me cambió la vida. La mañana de los seis toros en Nimes fue un sueño, un tratado de tauromaquia en un escenario bellísimo. Se dio una conjunción astral para alumbrar un espectáculo que jamás volveré a ver.

Qué corte de torero le va.

Estoy estigmatizado por José Tomás y hago por olvidarlo.Talavante o Roca Rey me han impactado. Y Manzanares o Castella. Muchos. Los toreros son seres extraordinarios. Tienen mi máximo respeto.

¿Y qué figura nos saca de este atolladero pandémico?

La unión de todos pero con una dinámica comunicativa distinta.

Y a España quién la salva.

Saldremos de ésta, al margen de los políticos, por la sociedad que tenemos y porque con el español no puede nadie.

Esperemos que no terminen de dinamitar el 78.

Hay una inmensa desafección con la clase política. Va a salir muy tocada. Está muy lejos de la ciudadanía

Su gran éxito es que nunca le han podido marcar con ningún hierro.

[Risas] Me abstraigo de mis ideas para no contaminar la noticia. En Telecinco tengo libertad absoluta.

¿Un cocinero sin estrella Michelin es un torero sin Puerta Grande?

No. Un cocinero sin estrella tiene muchísimas puertas grandes. Mi libro y la serie Cocineros sin Estrella puso en valor la cocina tradicional que había quedado a la sombra de la vanguardia.

«Quien anda mucho y lee mucho, ve mucho y sabe mucho».

Don Miguel de Cervantes. Es algo que le digo mucho a mi hija. El Quijote es un tratado de sabiduría. No hay nada más instructivo que los libros y los viajes.

Y lo que se viaja por culpa de las ferias taurinas.

Cuando puedo y mi trabajo me lo permite, es un disfrute.

Publicado en El MUNDO – TOROS.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s