Luto en el periodismo taurino mexicano.

Por Aarón Arguijo.

Nuevamente se vistió de luto la tauromaquia lagunera, al darse a conocer el fallecimiento de Don Manuel Rodríguez Orduña, uno de los más destacados y devotos cronistas taurinos de la región, quien el pasado lunes partió a su encuentro con El Señor.

Con 85 años de edad, “Don Manolo”, como se le conocía cariñosamente, dedicó más de 60 a la Fiesta Brava, como practicante, cronista, impulsor y sobre todas las cosas, aficionado a algo que formaba parte de su existencia. Siempre presente en los eventos taurinos de La Laguna, desde la tienta en el cortijo, hasta la visita de la figura mundial en las plazas de la región, enamorado de la Plaza de Toros Torreón, donde forjó gran parte de su profesión como cronista, pero también huésped distinguido del Coliseo Centenario, donde vio desfilar a espadas de renombre internacional.

Durante su juventud tuvo el sueño de vestirse de luces, pero se dio cuenta de que ese no era su camino y prometió a sus padres no incursionar más en un ruedo, pero también les prometió estar siempre cerca de la Fiesta Brava y así lo cumplió hasta su último día. Debutó como cronista en la Plaza de Toros Alejandra, de Durango, comenzando a forjar una carrera que lo acompañaría por siempre, gracias a sus inmensos conocimientos taurinos y su fino vocabulario, maestro de la palabra, todo un caballero, quien hasta hace unas semanas condujo el programa de radio “Oro, Seda, Sangre y Sol”.

Su seriedad al hablar de toros le llevó a ser Juez de Plaza, pero su amabilidad y don de gente, le permitieron cosechar innumerables amigos, prácticamente todos inmiscuidos de alguna manera con el toro y el periodismo. Descanse en paz, “Don Manolo”, Manuel Rodríguez Orduña.- Publicado en El Siglo de Torreón.

Da Marco Antonio Tovar su última vuelta al ruedo de La Monumental de Morelia Por Axel Sierra.

El gremio periodístico se mantiene de luto con la lamentable pérdida del fotógrafo, Marco Antonio Tovar Córdova, mejor conocido por El Negro, quien falleció el pasado lunes y este martes mediante un homenaje, sus cenizas realizaron la última vuelta al ruedo en la Plaza de Toros Monumental de Morelia, escenario sede de su pasión: la fiesta brava.

Desde muy joven, El Negro incursionó en la tauromaquia mostrando sus habilidades como novillero, y años más tarde, empezó a trabajar en Gobierno del Estado en el área de fotografía, en donde al jubilarse concluyó su vida labal como Jefe de Fotógrafos, con poco más de 35 años de trayectoria.

El Negro, fue amigo de varias generaciones de periodistas; con su carácter serio pero amable y risueño construyó relaciones de amistad con comunicadores, fue muy apreciado porque además siempre mostró disposición de apoyar a quien le solicitaba algún material de su área.

“Marco, inició su afición por los toros por un tío que fue novillero y nosotros desde pequeños nos tocaba verlo. También, en ese entonces en la televisión no se transmitía mucho fútbol, eran las tardes de toros y nos reuníamos en familia para ver las corridas y a él le dio la efervescencia junto a la nueva camada que se fue integrando. Enrique El Moreliano Iriarte, Benjamín Alanís, Carlos Revuelta, Luis Revuelta, Juanito Tena. A mi hermano le tocó hacer su debut en Puruándiro en 1965, pero la vida de los toreros es muy azarosa y por la situación económica que teníamos no tuvo los padrinos adecuados y entró al departamento de prensa del Gobierno del Estado, en donde cubría las giras de los gobernadores y cuando había algún festejo taurino, alternaba su tino, fue muy buen fotógrafo, con muy buenas obras”, relató Carlos Tovar Córdova, hermano de Marco Antonio.

La Plaza de Toros fue su segunda casa, así como la oficina de Comunicación Social del Gobierno del Estado, es así como El Negro a donde llegaba, encontraba la calidez de saludos y convivencia social en sus 73 años de vida.

“Se va alguien muy importante para la tauromaquia michoacana. Retrato y plasmó muchas historias y vidas taurinas, ya lo dijeron sus compañeros y amigos. Para el portal (Toro Arte Michoacán), fue un gran revolucionario en esta nueva área digital, él me ayudó a plasmar la fotografía, un profesional de su área”, señaló Edna López, directora general de toro arte Michoacán.

En el ambiente taurino, convivió con Ricardo Carreón mejor conocido como El Pato Carreón (qepd) con quien hizo dupla en la fotografía y video y en el Gobierno del Estado con Erasmo Nieto Capeto, que hace algunas horas también partió de este mundo.

Para los comunicadores que han ejercido esta profesión de los años ochenta en adelante, la pérdida de los personajes en mención resulta tan lamentable como dolorosa y con seguridad se suman al reconocimiento que este martes ofrecieron en la Plaza Monumental de Morelia, en donde quedará plasmada su frase “mi vida está en las patas de los toros”.

Además de su esposa María Guadalupe Esquivel Maya y sus hijos: Sergio, Verónica, Liborio, Mónica y Olivia, realizaron quites con su capote sus amigos y ex toreros Gustavo Castro El Santanero y Luis Revuelta, así como el novillero, Bruno Vélez.

Publicado en Quadratin Michoacán

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s