Ganaderías de toros de lidia sufren por la pandemia.

Astados bien presentados, no llegaron este año a las plazas de toros debido a la pandemia por el Covid-19| Fotos: Yolanda Longino|Diario de Querétaro.

La falta de festejos taurinos ha hecho que se tengan que matar los toros a puerta cerrada, pocos se han tenido que sacrificar.

Por Francisco González.

Las ganaderías de toros de lidia han sido de las que más han sufrido en este tiempo de pandemia, sobre todo por la falta de corridas por lo que muchos de los astados que tenían preparados para dichos festejos, han tenido que ser matados a puerta cerrada y a un menor costo, por lo que los ingresos que han tenido se han visto reducidos de manera considerable y cada casa taurina ha tenido que aplicar diferentes estrategias para seguir operando.

La ganadería de El Batán fue creada en el año de 1984 y durante los 36 años de existencia que tiene, han estado trabajando en la crianza de toros de lidia, algo que no ha sido fácil y menos con esta pandemia por el Covid-19.

Los ganaderos de El Batán, no pierden los ánimos y la esperanza de que el próximo año vuelvan las corridas de toros.

“La ganadería se inicia en nuestras manos en el año de 1984, a partir de ahí hemos estado trabajando, ya son 36 años y siempre hay que hacer, una cosa u otra, siempre hay trabajado, ahora nos ha venido a pegar muy fuerte porque no hay venta de toros, ni de novillos y el problema es que comen diario todos, ya no vemos la salida, pero no se nos quita la afición y lo loco, porque para estar en esto hay que estar loco, pero contentos”.

MATAN A PUERTA CERRADA

Debido a la falta de festejos desde el mes de marzo, los ganaderos han tenido que buscar la manera de darle salida a las generaciones que tenían listas para alguna corrida o novillada, por lo que han tenido que recurrir muchos a matarlos a puerta cerrada, sin aficionados para cuidar precisamente a los fieles seguidores de la fiesta brava.

Constantemente surgen generaciones de toros bravos, que esperan en el campo su tiempo de llegar a las plazas.

“Yo creo que no solo nos ha afectado a nosotros sino a todo el gremio, realmente se suspendieron desde marzo todos los festejos, obviamente todas las ganaderías, la naturaleza va teniendo un proceso de generaciones y ahorita hay una generación que ya no salió, que se les ha tenido que buscar salida con eventos privados, matarlos a puerta cerrada, que no involucre al público y esperemos que pronto podamos superar este gran bache, porque si es un tema difícil, ya paso un año y se juntó con un año de sequía, los que han matado a puerta cerrada obviamente el costo es mucho muy inferior, sin embargo un toro bravo debe morir en un ruedo no en un triste rastro, aunque sea verlos lidiar a puerta cerrada, han sido pocos los que se han tenido que sacrificar” dijo José Francisco Aguilar de la ganadería de El Batán y presidente de la Asociación Ganadera Local de Toros de Lidia (AGALO).

EDADES

El ganadero refirió además que los animales tienen diferentes edades para poder ser lidiados, pues en el caso de los novillos “debe de tener tres años y a partir del cuarto ya es un toro, hasta tener los cinco años, ahorita hay ganaderías y es el caso de nosotros que tenemos una corrida de cinco años y esto hay que empezar a darle salida pronto, buscar cómo sacarlos, en cuanto a la alimentación el primer año es con su madre, el segundo ya empieza una alimentación diferente además de los pastos hasta que sale el ruedo y ahorita con los precios del maíz que han estado subiendo y de los alimentos concentrados, pues se vuelve complicado el tema de manutención porque los ingresos se han visto mermados la no haber festejos o al tenerlos que vender mucho más baratos, el tema es complicado y es complejo, un toro ya con cinco o seis años ya va a ser difícil la venta de esos toros, los demás vienen creciendo y va a llegar un momento en que tengan que salir, esperemos poder librar por lo menos el año 2021”.

Francisco Aguilar manifestó que las ganaderías tendrán que ir definiendo las estrategias para superar este fuerte golpe

INCERTIDUMBRE SOBRE EL FUTURO

Francisco Aguilar señaló que el futuro es incierto para la fiesta brava, pero espera que al menos para el otoño del año que entra se pueda tener el regreso de la fiesta, destacando que ha habido intentos por hacer transmisiones por televisión o por internet, sin embargo, no existe en el país una buena cobertura de esta última, por lo que ha sido más complicado.

“La verdad es un volado, nadie sabe cuando va a terminar esto, no hay a ciencia cierta algo, más en el tema de reunir público, en lo personal yo esperaría que para otoño del año que entra podría regresar la fiesta, yo creo que todavía va para largo, hay gente que las ha tratado de transmitir por televisión, por internet vía un modo nuevo que es pago por evento, que se han hecho bien las cosas pero el internet falla, no tenemos unas cobertura muy grande y tenemos muchos retos por venir, la verdad es que no vemos algo en el corto plazo”.

Los ganaderos de El Batán, no pierden los ánimos y la esperanza de que el próximo año vuelvan las corridas de toros|

GENERADORES DE EMPLEO

El ganadero de El Batán, destacó además que entre los gastos que tiene la ganadería se encuentran la alimentación de los animales, así como el pago de la gente que está al pendiente del ganado como los caporales, los veterinarios, además de generar muchos empleos a nivel local, pues requieren de servicios para darle mantenimiento a los coches, los tractores entre otras cosas.

“La alimentación diaria de los animales, el pago de la gente que está con nosotros al pendiente del ganado, los caporales, los veterinarios, porque los novillos, las vacas se siguen enfermando y la derrama económica que tiene una ganadería es fuerte y eso todavía impacta más, lo que no se ha visto es que una ganadería genera mucho empleo local y de diversas fuentes, que aunque no estén trabajando directamente en el rancho pues se necesitan muchas cosas, los coches se siguen usando, los tractores en el caso de la gente que siembra”.

Toros sin lidiar en las grandes plazas, han tenido que ser tentados y matados a puerta cerrada, a un precio más bajo

GRANDES HÉROES

El presidente de la AGALO reiteró que “todos los ganaderos de bravo son grandes héroes por mantener esta afición, por querer mantener esta raza de animales porque sin la fiesta es un bovino que no sirve para carne, porque no te da el volumen de carne, no sirve para leche porque no te vas a acercar a ordeñar una vaca brava, entonces si es algo muy especial y por eso somos especializados en la crianza de estos animales, como decimos en los toros, cada quién tendrá que irlo templando y de subsistir, ahorita ya no es un reto más que subsistir y pasar este bache”.

CARNE DE CALIDAD

Finalmente, José Francisco Aguilar hizo énfasis en que la carne de los toros de lidia es de alto valor proteico, pues su alimentación es natural y balanceada, pues no buscan que el astado gane volumen lo más pronto posible, lo cual muchas veces no se consigue.

“Yo he visto muchos espectáculos o tientas a puerta cerradas, se han lidiando y es una carne de alto valor proteico, tienen una alimentación muy balanceada para los años que tiene el toro, un ganado de carne lo pones muy rápido pero a este por más que le quieras poner volumen, muchas veces no te lo va a dar, entonces la alimentación es buena, es balanceada y en el caso de las vacas pues son de pastoreo, tienen una alimentación súper sana, mejor carne no puedes encontrar, es una carne orgánica, aquí no hay químicos”.

Publicado en El Diario de Querétaro

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s