La tauromaquia en Tampico.

La Plaza de Toros “Rodolfo Gaona” fue icono del fervor y fiebre taurina por 28 años en la zona sur de Tamaulipas, tradición perdida ante la situación económica de los promotores del espectáculo, pues al no solventar los pagos de todos los involucrados, los embargos causaron el abandono del recinto y su desaparición física hace 15 años. 

El inmueble construido sobre la avenida Ayuntamiento, entre las calles Topiltzin y Nafarrete, en la colonia Trueba, hoy solo vive en el recuerdo de los aficionados a la fiesta brava y de sus hijos, quienes conservaron ese legado en sitios como un popular bar con el apellido de un reconocido matador, ubicado a solo unas cuantas cuadras. 

Hoy, el terreno de la plaza es propiedad de un grupo religioso que tardó años en poder edificar un domo visible en muchas partes de la ciudad como del vecino municipio de Ciudad Madero. 

“Muchos de los empresarios relacionados con el toreo, encargados de mantener el espectáculo vigente y que tuvo mucho arraigo en la gente, batallaron para pagarle a todo el mundo en sus eventos. Ante esto, se fueron endeudando al grado de perder la plaza. Desde ahí comenzó el deterioro de la fiesta en Tampico”, dijo Rodolfo Campos, quien junto con su hermano Miguel administran el bar. 

El cronista de Tampico, Josué Picazo, confirmó que la última corrida de toros en el también referido pozo tuvo lugar un 25 de abril de 1989, con la presentación estelar de Miguel Espinoza “Armillita”, aunque el gran triunfador de aquella corrida fue Edgar Bejarano.

Desde entonces, el coloso se llenó de monte, el ruedo, los accesos y las gradas fueron presa fácil por la falta de mantenimiento y presentaron fisuras. Hasta una amplia sección de la barda delimitadora con las calles se cayó. 

De forma repentina, apareció maquinaria en junio del 2005 para hacer la demolición del lugar. A lo largo de los más de 20 años de servicio, la plaza Rodolfo Gaona albergó en su interior no sólo inolvidables corridas, también caravanas con grandes artistas y estrellas del cine nacional, fiestas de carnaval, peleas de box, rondas infantiles y concursos de saltos de cuerda de diversas escuelas de la ciudad, entre otros. 

Cerca de 30 años, el escenario en la colonia Trueba fue recinto de la pasión por la fiesta brava. Tras ser demolido, hoy se ubica un centro religioso.

“Vinieron las caravanas Corona, vino el cine, peleas de box, últimamente venían artistas como Antonio Águilar y Piporro, se hacían espectáculos de todo tipo, hasta circos, pero todo se perdió”, añadió Miguel Campos

Un proyecto con homenaje 

En 1961, los empresarios Raúl González Valladares y Carlos Jimenez decidieron construir una plaza de toros en el parque España, antiguo campo donde jugaba el Tampico en sus inicios. 

Después, el domingo 25 de enero de ese año, el Maestro Rodolfo Gaona colocó la primera piedra. Tras las pruebas de capacidad para recibir un amplio aforo, el domingo 17 de junio fue inaugurada la plaza con capacidad para cinco mil aficionados. De acuerdo a las fotografías antiguas y archivos de las corridas, el primer festejo lo protagonizaron Luis Procuna, Joselito Huerta y Juan Silveti, con 6 toros de La Trasquilla.  Hoy, todo esto es ya historia pasada.

Publicado en Milenio por Pablo Reyes.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s