“Veo un gran desierto de ideas en el sector taurino”: Javier López-Galiacho, una factoría de ideas para anclar los toros en el siglo XXI.

Melancólicas y esperanzadas reflexiones de un militante y comprometido activista taurino.

Por Antonio Lorca.

El animalismo se vence con más animalismo (el toro es una especie única); inventariar las plazas y blindarlas como bienes de interés cultural; acercar la fiesta a escuelas y universidades; crear un museo nacional de tauromaquia; promover un lobby nacional y europeo para el fomento, protección y defensa de la fiesta; abrir al público las dehesas y las ganaderías; agilizar el ritmo del espectáculo taurino…

Estas no son más que algunas de las propuestas de Javier López-Galiacho (Albacete, 1963) para anclar la fiesta de los toros en el siglo XXI, la gran preocupación de este militante y activista taurino, doctor en Derecho, profesor de Derecho Civil en la Universidad Rey Juan Carlos, y directivo de una multinacional, pero reconvertido en una factoría de ideas que impidan el cierre de una afición que descubrió a los seis años en un tendido de la plaza de su ciudad, y que, desde entonces, le ha perseguido hasta hacer de la tauromaquia una pasión vital.

¿Cómo podemos defender la fiesta de los toros en esta sociedad destaurinizada del siglo XXI?

He aquí la gran preocupación de López-Galiacho, fundador hace ya 40 años del Círculo Taurino Universitario Luis Mazzantini (que otorga el Premio Joaquín Vidal), autor del libro ‘De frente, en corto y por derecho’, un aficionado entusiasta y comprometido, con los pies en el suelo de los problemas, pero con la esperanza por las nubes de que esta tradición pueda continuar a pesar de tantas dificultades como la atribulan.

“Creo que el espectáculo no se ha cuidado por dentro y aún persisten prácticas de gestión empresarial del siglo XIX”, comenta. “Hay que hacer un replanteamiento completo del negocio taurino”, añade.

“Entiendo que los taurinos deben emular al gran Luis Aragonés, quien, tras el fracaso de la selección española de fútbol en la Eurocopa de 2004, convocó una gran sentada del sector y se preguntó: ¿a qué queremos jugar? De ahí surgió una estrategia que nos llevó a ganar dos eurocopas y un mundial”.

López-Galiacho está convencido de que el toreo debe crear una estructura profesional al estilo de la Liga de Fútbol Profesional, que ofrezca propuestas para gestionar el sector desde arriba.

“Y aplicar fórmulas del márquetin moderno para vender el producto. El recordado Iván Fandiño ha sido el único torero que las utilizó con motivo de su encerrona en Las Ventas en 2015”.

“La caza pervivirá”, -añade-, “porque encargó a Deloitte un estudio sobre el estado del sector, y con ese documento se ha sentado a hablar con las Administraciones Públicas. ¿Qué tiene el toreo para hablar con los políticos? ¿Dónde están los datos? Es imprescindible un ‘libro blanco’ sobre la situación de la fiesta”.

“Y una auditoría social”, insiste. “Somos muy pocos los que nos manifestamos como taurinos, pero hay que recordar que, hace unos años, el palco televisivo del Plus estaba repleto de actores, escritores, futbolistas y famosos que hoy han desaparecido por miedo; debemos conocer cuáles son los apoyos de la fiesta en la sociedad”.

Javier López-Galiacho, en la plaza de Albacete. @Grupo La Cerca.

López-Galiacho es un convencido de la necesidad de potenciar la sociedad civil, un amante del teatro (fundador y presidente de la Asociación Nacional de Amigos de los Teatros Históricos de España), del circo y el cine, y se sorprende de que el toreo sea el único arte que solo defienden los aficionados.

“¿Dónde están los toreros”?, se pregunta. “¿Por qué están ocultos en estos tiempos tan difíciles?”

“Lo que yo veo es un gran desierto de ideas”, afirma López-Galiacho.

Y fundamenta su inquietud en la “profunda destaurinización” que, a su juicio, padece España.

“Esta situación se produce”, en su opinión, “por el empuje extraordinario del animalismo, la pérdida de afición y la ayuda de los políticos”.

“Es verdad que la sociedad ha evolucionado del campo a la ciudad, de una estrecha relación con los animales a la tecnología del 5G; vivimos una mascotización social y los animales se han humanizado; los toros han desaparecido de la televisión y están vetados en las escuelas; mis alumnos no saben quién es José Tomás, pero se tutean con Messi”.

“Tengo la impresión de que el sector taurino no es consciente de la fuerza del enemigo”, insiste. “El animalismo nos ha ganado por goleada; es un adversario poderosísimo que está influyendo en la política”.

“Yo me he encontrado en la séptima avenida de Nueva York un gran anuncio en el que se veía a un torero entrando a matar y una leyenda que decía: ‘¿Arte o tortura?’ ¿Quién paga eso?”

– ¿No será que la batalla está perdida y usted no es más que un nostálgico?

– “En este caso, me remito a Jorge Luis Borges: ‘Sin esperanza, en la retirada nos seguiremos batiendo’. Como taurino no puedo responder a esa pregunta. Nadie daba un duro por Manili la tarde que se enfrentó a una corrida de Miura en Madrid y salió a hombros. Siempre mantendré la esperanza, pero nos quedan dos cartuchos, no más”.

Publicado en El País.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s