Daniel Luque: “En una plaza de toros nadie se ha contagiado, deberían darnos un voto de confianza”

Daniel Luque.


El torero sevillano habló en esRadio del esperado regreso de las corridas de toros, del olvido de la afición y su vuelta al éxito en Francia.


En los últimos años de la primera década del siglo XXI había un nombre que no se caía de la boca de los aficionados a los toros, un torero sevillano que venía con mucha fuerza y que estaba llamado a ser figura del toreo. Sin embargo, las cosas se torcieron y poco a poco se fue acabando ese idilio hasta llegar a una de las peores cosas que le pueden pasar a un matador de toros: la indiferencia de la afición.

Una década después, ese torero, Daniel Luque (Gerena, Sevilla, 1989), vuelve a estar llamando a las puertas del éxito y pidiendo sitio entre las figuras del toreo. En el programa Es Toros de esRadio habló del incierto comienzo de la temporada 2021 y de cómo resurgió en Francia tras el olvido de la afición española. El torero sevillano, con el poso que da la madurez en un matador de toros, después de los éxitos de 2019, tenía en la temporada de 2020 un crédito adquirido que le volvía a colocar en los mejores carteles y en las principales ferias. El coronavirus truncó esa remontada aunque, entre los pocos festejos que se pudieron dar el año pasado, Daniel Luque mantuvo su apuesta por su regreso a la élite cuajando faenas para el recuerdo como la que le hizo al toro Africano de Miura en Sanlúcar de Barrameda el pasado verano.

“Ahora estamos todos con la incertidumbre y ahora hay que estar preparados y mentalizados y no dejar de entrenar como si mañana fuéramos a torear” dijo el matador de toros. Que, al igual que su compañero David Fandila El Fandi, aseguró que intenta “preguntar poco” para que no le den “malas noticias”. “Todos sabemos como está la situación y en el momento que vivimos. Lo que hace falta para arrancar es que esto se normalice un poco y nos dejen”, apuntó.

El torero recordó que “en un plaza de toros nadie se ha contagiado” y pidió: “Deberían darnos un voto de confianza y dejarnos arrancar”. “Imagínate el desastre del año pasado, si seguimos así no vamos a poder aguantar ninguno”, remarcó. Sobre esa temporada que pudo haber sido pero que el covid-19 truncó dijo que: “Eso ni lo pienso. El sacrificio de todos estos años intentando salir de ahí abajo, estar parado y que no cuenten contigo a tener una temporada soñada, en la que todo dependía de mí para que los triunfos llegaran… Ya eso está pasado. Hay que volver a empezar y en el momento que esto arranque creo que volverán a contar (conmigo) y habrá que dar el do de pecho en la plaza, que es donde hay que darlo”.

Uno de los problemas a los que se ha enfrentado el toreo es a las distintas prohibiciones que se han dado en cada una de las CCAA dependiendo de la incidencia de la pandemia. En la Comunidad de Madrid no se han celebrado festejos taurinos desde la Feria de Valdemorillo en febrero de 2020 y en la que triunfó Daniel Luque. A final del verano se anunciaron corridas de toros en Alcalá de Henares y Aranjuez, donde Luque iba a lidiar toros de distintas ganaderías, pero la CAM los acabó prohibiendo. El torero lo vivió así: “La gente no sabía ni que se había suspendido e iba comprar entradas. Fue un palo. Tiramos para adelante sin pensar económicamente en nada sino en el aficionado y poder mostrarme como torero. Incluso cuando lo dejaron el 200 personas también dijimos que sí para que todo el mundo la pudiera ver por televisión. Yo creo que no querían y fue un desastre tanto eso como lo de Alcalá de Henares”.

El torero espera que su nombre aparezca en los primeros carteles de las ferias de 2021. Una de las más madrugadoras, Sevilla, ya podría tenerlos confeccionados y en una de sus tardes no falta la presencia de Daniel Luque. Por ahora los empresarios esperan que la Junta de Andalucía dé el visto bueno y permita la celebración de la Feria de Sevilla con un máximo del 50% del aforo. Para Luque esta temporada que está a punto de comenzar “lo más importante es que toreemos todos, que lidien muchos ganaderos y que estemos todos en familia como es al final el toreo. Una familia grande”.

El crédito de la afición y el peso de Madrid

Daniel Luque también recordó los días de gloria en los que fue el torero preferido de la afición y su caída en el olvido. Contó como entró “en carteles de relumbrón” y que “esas cosas pesan”. “Ya no era novedad. Aquí lo difícil no son los dos primeros años de novedad en los que todo el mundo quiere ver a un torero y vamos a verlo con muchas ganas. Lo difícil es cuando uno cae ahí abajo, volver a levantarse, volver a mantenerse, que la gente crea en ti y el que ha desconfiado que vuelva a creer. Eso es lo difícil. Mantenerse ahí. Para mí es que estos años he sido capaz de salir”. aseguró.

“La exigencia siempre es buena. Madrid es sabia y en los toros le exige a todo el mundo. Mientras más te exijan es porque saben que tú eres capaz de dar todavía más” afirmó el torero sobre su relación con la afición de la primera plaza del mundo. “A mí Madrid, prácticamente, me lo ha dado todo. De novillero cuando no tenía nada, la Puerta Grande de 2014, todas las tardes buenas de orejas sueltas que he cortado, tardes muy importantes sin cortar orejas… yo creo una tarde muy importante fue la del doce de octubre de 2016. Esa tarde fue muy importante porque, a partir de ahí, Madrid me ha respetado de una forma especial. Yo me siento torero de Madrid y cuando un toro me deja expresarme la gente reacciona rápido y esas cosas uno las valora”, apuntó.

En cuanto al crédito de la afición dijo que “sobre todo es la satisfacción y la moral que me crea para seguir, para no abandonar mi profesión y seguir luchando”. El matador de toros añadió que “lo importante es que las ferias cuentan conmigo y hace muchos años que yo no vivía eso. Lo viví en mis primeros años, viví lo que es la miel y también tenía que vivir lo otro para valorar muchas más cosas que en ese momento no valoraba.” Daniel Luque contó también que ahora disfruta hasta cuando le llaman “para un tentadero” y que todo eso viene “a raíz de caer y llegar a Francia y ver que todo el mundo creía en mi y seguía apostando. Ahí me cobijé y de ahí me sacaron para adelante”.

Publicado en Libertad Dígital.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s