Un novedoso San Isidro alborota el cotarro taurino.

Por José Luis Benlloch. 

De la atonía más desoladora a la hiperprogramación. El fin de semana amaneció con el anuncio de una tormenta de carteles de ferias como si el bicho pandémico no existiese. Las redes dinamitaban de una tacazo la abstinencia ferial. ¡Abajo la nostalgia! Si por fin se consumasen sería la tormenta perfecta. Un San Isidro madrileño en Vistalegre, once tardes nada menos en la en otro tiempo arrabalera plaza de Carabanchel que desplazaría por esta vez a la hegemónica Monumental de Las Ventas en lo que sería la consumación de una vendetta tras un siglo de sumisión; y además Jerez y Valladolid, tres ferias, tres, todas plagadas de figuras y de aspirantes a ese tratamiento, bien barajadas unas y otras de la mano de la familia Matilla que días antes ya había anunciado un gran cartel en Mérida. La operación pone en un brete a sus colegas, prácticamente a todos, a los que no hacen porque no hacen y a los que programan con racanería posbélica por eso mismo, y ni por esas los Matilla han conseguido escapar de la polémica en las redes.

Todo, quede claro, está pendiente de cómo evolucione la situación sanitaria y de que las administraciones autoricen para entonces aforos del cincuenta por ciento. ¡O media plaza o todo se queda en agua de borrajas! tal y como sucede en Sevilla donde el empresario también programó, promocionó y hasta ha puesto en marcha la venta de localidades en un ejercicio de riesgo evidente, que tampoco ha logrado calmar las críticas y ahí sigue, en realidad seguimos todos, a la espera de que se permita llenar media plaza que no hace tanto era un desconsuelo y ahora sería como tocar el cielo. Lograrlo convertiría la Maestranza en la locomotora definitiva de la temporada.

Otra incógnita cargada con dosis de gran expectación que provoca el sanisidro carabanchelero, es la reacción (y las consecuencias) de los empresarios de la plaza de las Ventas y de los propietarios de la misma, la Comunidad de Madrid que finalmente es la que tiene que autorizar este novedoso San Isidro. Ni unos ni otros han concretado nada por ahora. Costará mucho explicar porque hay toros en Vista Alegre un recinto cerrado y no se pueden dar en Las Ventas a cielo abierto.

Valladolid, Jerez…

Las combinaciones de la Feria del Caballo de Jerez quedan así: sábado 8 de mayo, toros de Jandilla-Vegahermosa para El Juli, Roca Rey y Juan Ortega; Domingo 9, toros de Juan Pedro Domecq para Morante de la Puebla, José María Manzanares y Pablo Aguado. Mientras que en Valladolid los carteles son los siguientes: sábado, 8 de mayo, toros de Victoriano del Río para Morante, Manzanares y Pablo Aguado; y domingo 9, toros de Garcigrande para El Juli, El Fandi y Roca Rey.

Y horas después de esa catarata de carteles como si de un efecto contagio se tratase, se daban a conocer las combinaciones de Bayona para toda su temporada, también las de Sanlucar y Bolaños en un suma y sigue.

Publicado en Las Provincias 


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s