Crónica: No, San Isidro no es de la plaza de CarabanchelNo.

Por Carlos Ilián.

Comenzó el mal llamado San Isidro de Carabanchel, para suplantar el auténtico, el de la plaza de Madrid. Está bien que en esta emergencia taurina originada por la pandemia se organice una feria de mayo en el Palacio Vistalegre. Hasta resulta encomiable la idea y la colaboración de las figuras y las ganaderías más punteras para que Madrid tenga toros en mayo ya que no es posible el San Isidro de verdad.

Pero llamemos a las cosas por su nombre. Y esto de un “sanisidro” en plaza de segunda es un remedo que se nota en el ambiente de barriada de la plaza, en un público distinto y en esos tendidos semi vacíos por las medidas sanitarias.

Lo más parecido al auténtico ha sido la presentación de la corrida de El Pilar, muy seria, muy del San Isidro de verdad. Por desgracia resultó áspera, con muy mal final, a la defensiva en general y con mal estilo como ese segundo toro de López Simón que estuvo a punto de originar un grave percance al prender de mala manera al torero, venciéndose al inicio de un muletazo por el pitón derecho.

El torero había estado muy dignamente en su primero, el más colaborador de la corrida, hasta que el de El Pilar se rajó. Algunos muletazos por el pitón izquierdo en el tramo final de la faena resultaron estimables, En el cuarto, después del susto, se plantó para solucionar con decisión los problemas de la faena.

Álvaro Lorenzo le echó recursos a la aspereza de su primer toro, un regalito. En el quinto, muy blandito, el torero de la casa Lozano se pasó de largo en una labor densa pero muy agradecida por parte del público que pidió y logró una oreja de plaza de segunda. Lo que es Vistalegre.

Ginés Marín tuvo en su capote el momento más torero de la tarde, en el sexto, desmayando el percal para pasarse la embestida y luego ejecutar chicuelinas muy ajustadas. En la muleta el toro se vencía, se defendía, especialmente por el pitón izquierdo pero el torero se empeñó en una larga porfía, muy centrado, y que le valió el favor de la gente y una oreja después de un espadazo en los bajos.

Palacio Vistalegre. Primera corrida. Toros de El Pilar (3), muy serios de presencia pero más ásperos que bravos, con poca duración. López Simón (5), de azul noche y oro. Pinchazo y estocada (saludos).Estocada desprendida y descabello (saludos). Álvaro Lorenzo (5), de pizarra y oro. Dos pinchazos y estocada tendida. Un aviso (silencio). Estocada caída. Un aviso (una oreja). Ginés Marín (6), de fucsia y oro. Dos pinchazos y estocada trasera. Un aviso (silencio). Estocada caída. Un aviso (una oreja).

EL CARTEL DE HOY

Toros de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, Morante de la Puebla y Pablo Aguado.

Publicado en Marca

1 comentario »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s