César Girón una leyenda que trasciende los tiempos.

Por Adriana Álvarez Colmenares.

El pasado domingo se recordó el 88vo aniversario del nacimiento de la máxima figura de la tauromaquia de América, quien despegó hacia el estrellato desde Maracay

El 13 de junio de 1933 vino al mundo quien años después se iba a convertir en el más glorioso matador de toros del continente americano. César Girón vio la luz en Caracas, pero junto con sus padres y hermanos llegó poco tiempo después a radicarse en Maracay, donde cimentaría la leyenda como el torero más célebre de esta parte del mundo.

Con un legado enorme para el mundo de la tauromaquia, el nombre de César Girón retumba con fuerza todavía en los ruedos de España, Francia, Portugal, México, Colombia, Perú, Ecuador y por supuesto de Venezuela.

Fue tal su influencia que puso el nombre de Maracay en boca de los amantes del arte de cuchares en Europa y América. Convirtió a la Ciudad Jardín en cuna de grandes toreros, le dio abolengo, renombre y ubicó a esta capital entre las más importantes plazas de la tauromaquia internacional.

“Para mí es nuestro referente de todos los toreros americanos, no sólo de Venezuela. Para mí ha sido la gran figura del toreo universal. Él para mí es un monstruo” describió otro célebre torero de la Cantera de Aragua: José Nelo “Morenito de Maracay”. “Era un fenómeno en el ruedo, era arrollador. Es lo que sé y lo que he escuchado” agregó.

No sólo se trata de que nuestra imponente plaza de toros lleve el nombre de Maestranza César Girón, sino que fue en esa fabulosa obra arquitectónica de Carlos Raúl Villanueva, de la era del Benemérito general Juan Vicente Gómez, construida a semejanza de la imponente Real Maestranza de Sevilla, donde de la mano del maestro Pedro Pineda, Girón aprendió el arte del toreo, para ponerle su impronta personal y triunfar a lo grande en el viejo continente y en el nuevo mundo.

“Para mí y para el mundo de la tauromaquia, César Girón representa la grandeza de la tauromaquia en todos sus valores” manifestó de entrada el también matador internacional venezolano Erick Cortéz. “No sólo dictó cátedra en el ruedo como grandioso torero, sino que fue un baluarte que con su ejemplo dejó una de las dinastías más gloriosas del universo taurino”, agregó.

La prestigiosa “Dinastía Girón” es la más famosa del mundo taurino y fue César el principal pilar, al que siguieron sus hermanos Francisco “Curro”, Rafael, Efraín y Freddy. Todos arraigados y formados en Maracay. Tan importante fue este grupo de hermanos toreros, que en abril 1962 la revista Life ilustró su portada con una imagen de ellos.

“Fue un hombre que se adelantó mucho a su tiempo, pues le dio un sentido circular a la tauromaquia con ese toreo en redondo que hacía que el público de Perú, Colombia, Ecuador, Francia, Portugal, España y Venezuela vibraran al unísono de la gran categoría torera de César Girón” agregó Cortéz.

SIEMPRE RECORDADO

En opinión de Cortéz, “Aragua y Maracay siempre debe recordar las hazañas y el legado de nuestra gran figura, ya que salió desde nuestro corazón y llego a cotas muy altas en la esfera del mundo taurino. Una gran persona que con su ejemplo dejó una gran escuela, que nosotros hemos querido continuar, pero ninguno con el brillo y la grandeza de César”.

“Hoy (ayer) le rendimos un tributo, el Concejo Municipal de Girardot, familiares, amigos, aficionados y todos quienes admiramos a esta gran figura” continuó el diestro caraqueño criado en Maracay. “Agradecemos a El Periodiquito por esta nota y por ser un periódico que siempre ha exaltado los valores que debemos recuperar como sociedad como lo son la disciplina, la constancia, la entrega y sobre todo, los valores de la cultura aragüeña”.

“Espero todo salga muy bonito en la celebración del cumpleaños del maestro César Girón” acotó José Nelo.

UNA ANÉCDOTA CON LA LEYENDA

Morenito de Maracay” recordó que la única vez que pudo ver de cerca a su ídolo de los redondeles fue precisamente el 19 de octubre del año 1971, el día en que falleció Girón. “Yo estaba haciendo banderillas para el maestro Pedro Pineda y como a las diez de la mañana llegó el maestro Girón, que estaba organizando la feria de Valencia. Esa fue la única vez que pude verlo más cerca” recordó.

Aquella vez, la estrella del toreo vestía un mono de color gris y cargaba un balón de fútbol, “estaba prohibido jugar fútbol en la maestranza” acotó Nelo, quien agregó que Girón le pegó un balonazo al portón rojo por donde entran los toros al coso de Calicanto “cómo se nota que es la figura, porque nadie le dijo nada”, pensó el entonces aspirante a novillero.

POR SI NO LO SABÍAS

Pocos días después de su trágico fallecimiento (19 de octubre de 1971) en sesión de la Cámara Municipal de Girardot se acordó denominar al ruedo calicantino Plaza de Toros César Girón, Maestranza de Maracay.

UN LEGADO IMBORRABLE

Lideró el escalafón taurino de España en 1954 y 1962.

Salió por la Puerta Grande de la plaza de toross de Las Ventas, de Madrid cinco veces (1955, 1956, 1958, 1962 Y 1963).

Creó el pase taurino en círculo, denominado “La Girondina”.

Único torero que ha cortado dos rabos en corridas consecutivas en la Feria de Sevilla

Dio su nombre a dos plazas de toros en Venezuela, una escuela de toreo y su estatua adorna los cosos de Maracay y Caracas.

El 1ro. de noviembre de 1954 tuvo una memorable actuación en la plaza de Acho, en Lima, Perú al cortar cuatro orejas, dos rabos y una pata en el marco de la Feria del Señor de los Milagros, que le hizo merecer el “Escapulario de Oro”.

Se le considera uno de los más importantes toreros del siglo XX.

Publicado en El Periodiquito

Una respuesta a “César Girón una leyenda que trasciende los tiempos.”

  1. […] Cuando Sevilla reconoció la grandeza de Girón César Giron un torero hecho mito A 51 años de su trágica desaparición Jesús Ramírez»El Tato» Notiferias / 19 Octubre 2022 De César Girón todos conocemos su brillante palmarés, su recia personalidad, su vida aferrada a retos que son vivos ejemplos para quienes se inician en el complejo mundo taurino. Sabemos de la audacia de un joven que con el objetivo de ser figura del toreo, impuso formas y estilos, y se llevó por delante las ínfulas de los españoles tan apegados a la mitología del toreo y sus cábalas. Todas las figuras del toreo sintieron el aguijonazo del «indio» venezolano que soez, irreverente y sin inhibiciones, fue pisando el terreno destinado para los privilegiados del toreo. En todos los países dónde la fiesta brava tiene su representación , el nombre de César Girón se impuso, haciéndose respetar y dejando secuela de hombría, personalidad, valor y serenidad en el ruedo. La capilla levantada en la avenida Fuerza Aérea de Maracay.  (foto César Martínez) Sus mejores tiempos de profesional los vivió en grandeza, se reunía con presidentes de República, se iba de caza con Francisco Franco, poetas e intelectuales lo aceptaban en sus cerrados círculos, el selecto jet set caraqueño lo consintió y sintió sus irreverencias, iyendo luego al altar con una hermosa mujer de la alta alcurnia francesa. Igual que lo admiraban por sus gestas insuperables en el ruedo, lo odiaban y criticaban. Muchos no compartían sus gestos y desplantes, su carácter bonachón o sus irreverencias. Y aquí en el país, su país, desde el punto de vista profesional fue hasta repudiado. La conducta de César Girón la marcó una tarde en la maestranza, cuando la plaza a coro aupaba al diestro colombiano Pepe Cáceres, a quien hicieron prácticamente un ídolo, mientras al local lo pitaban con reproche. Tras la lamentable muerte del César de la toreria ocurrida hace 51 años, el martes 19 de octubre de 1971, los mitos populares se incrementaron y quiénes hasta el último día que se vistió de luces lo increpaban, luego se volcaron en loas, llenaron la maestranza en su postrera vuelta al ruedo y comenzaron una especie de adoración. Por ejemplo en el sitio donde ocurrió el desgraciado accidente kilómetro 73 de la autopista regional del centro, se levantó una capilla que se convirtió en altar de adoración dónde destacaban los llamados milagros, representados en togas, vehículos, casas, trajes de luces y placas de gente agradecida por haber recibido favores o milagros de César Giron. También al final de la avenida Fuerza Aérea, sector Los Samanes en Maracay, existe una capilla similar a la del sitio del accidente, con recuerdos, fotos e imágenes y en la maestranza donde está el grupo escultorico «La Girondina» nunca falta un ramo de flores de incógnitos admiradores. Y variadas son las historias que cuenta el conserje de la plaza, Elpidio Fuentes, sobre algunas vivencias, que ocurren en torno al escultura de Laíz Campos. Cristóbal Pérez Sánchez de 71 años sólo vió a César Girón en las postrimerías de su carrera. Le nació una férrea admiración por el hombre que abrazó el éxito. Tras su muerte se produjo una comunión entre el torero mito y el aficionado resignado a no verlo más vestido de luces. Poco a poco creció una repentina devoción que lo llevó a pedirle con fe como si de un santo se tratara. Cuando a su hija Aurora de 21 años le diagnosticaron una grave enfermedad, prácticamente los médicos la desahuciaron. Cristóbal Pérez tras cinco meses recorriendo médicos y hospitales, decidió pedirle a César Giron la curación de su hija, que comenzó luego a mejorar y cuando la llevó a los médicos, la incurable enfermedad había desaparecido. En el lugar del accidente, donde levantaron la capilla, hoy desmantelada, colgaba de una reja, un cuerpecito de plata con un lazo rojo. Es el milagro de Aurora, la hija de Cristóbal. Amigos que tuvieron muchísima confianza con César, nos comentan en torno a este asunto que en este aniversario tratamos con respeto, que un hombre como César, tan duro de carácter y realista tal vez se reiria a carcajadas si despertara en medio de tantas flores, fotos y recuerdos a su nombre. Pero es el pueblo mismo que ha creado está situación y pueblo al fin hay que respetarle sus creencias y fe, que en este caso han servido para prolongar la vida taurina de este insigne torero, que tal vez nunca imagino, que tras fallecer, su nombre, su figura y su aura pasarían al mundo de la mitología y las creencias populares — Relacionado: César Girón una leyenda que trasciende los tiempos. […]