Opinión: Toro grande y billete chico es la cuestión.

Por Luis Carlos Peris.

Primero fue la retirada de Sebastián Castella y luego la de Enrique Ponce lo que empezó a alarmar con un qué está pasando de complicada respuesta. El mejor torero francés de la historia, aljarafeño de vocación, estaba en el cénit de una carrera exitosa, por lo que sorprendió su corte de coleta.

Lo de Ponce, que tiró del carro cuanto pudo en el primer año de pandemia, sorprendió menos por las circunstancias personales que vive, pero también conllevaba su dosis sorprendente.

Y analizando ambas situaciones dentro de contexto, de en qué situación se halla el toreo, podría llegarse a la conclusión de que Castella fue un adelantado que vio lo que se le venía encima y que Ponce sufrió en sus carnes una situación que otras figuras están soportando con un comportamiento modélicamente heroico. Y es que pocas veces como ahora se vivió lo del toro grande y el billete chico.

Publicado en El Diario de Sevilla

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s