Opinión: En Dos Partes Por Bardo de la Taurina.

Parte uno. La Plaza madre, tiene madre:

El Atlante

La señora de los 75 años con su crinolina de concreto al aire, su reloj ancestral que ha marcado el pasar de los siglos, los años, los días, se mantiene prudentemente incólume en su propio código o semáforo preventivo, pa’ no alborotar al gallinero mientras las condiciones no estén confiables pa’ dar gusto a la prole, a los de clase media y a los Totalmente Palacio.

Así como en los grupos de A. A. se comparten las experiencias en esta columna que es incomoda pa’ quienes se maquillan con colorete rosa, sonrisas fingidas y diminutivos hipócritas, sin que importe el sexo de donde brotan, contrastando con los aficionados normales y los que ensucian las Redes Sociales con su exhibicionismo o sea a todos les preguntaría ¿Quién piensa usted que es más popular el futbolero y legendario Atlante?, ¿o tres chavales o Juniors del arte fugaz en el ruedo?, que son gambusinos de un sitio y hasta de un nombre como también lo son los de la oncena que presentó el influyente ‘Señor de las vacunas de la rabia’ que lo es el yucateco dueño en turno del Atlante Don Emilio Escalante.

Esto viene pa’ abrirle la pupila a los entusiastas y a la vez exigentes del tendido, pa’ que si un día regresan a él, no se sorprendan si lo hacen en número menor a los cuatro mil aficionados que fueron los que asistieron a ver al Atlante V.S. ‘Correcaminos’ el domingo pasado, desde luego acompañados del infaltable aguacero que acompañará hasta por el 21 de octubre las tardes domingueras y toreras probablemente.

En lo particular aplaudo el que la empresa madre no se haya aventado de pechito, a dar la Temporada Novilleril, en modalidad de relevos cuando se tenía a la suegra circunstancial atrás de la Puerta Grande, con la mano del metate en cuestión de salud y normatividad, ahora los tiempos han tomado el sendero de la incertidumbre, del cambio y en ellos todo puede suceder y tendrá que suceder por razones que voy intentar desmenuzar.

No sin antes desahogar la inquietud del ¿cómo le van hacer los lidiadores directivos ahora que la alcaldía Benito Juárez ya tiene comprometido con el Atlante el horario del domingo a las cuatro de la tarde? Ojala que con esto se pruebe el horario de al medio día al que tanto se le ha temido, más que nada por la tradición que también lo es el dar el Toro de once, es más, el horario 12 – 4 de la tarde ya se tuvo nada más que las patadas iban por delante de las cornadas.

Mario Zulaica & Arturo Elías Ayub

Y sí subrayar que sin duda esto se solucionara máxime teniendo la Plaza México en su titularidad directiva a ese tiburón que lo es Mario Zulaica, un negociador del tamaño del otro shark Arturo Elías Ayub, que son capaces de poner en juego una bola de fuego. Por cierto con los nombres de Mario y de Arturo queda reafirmado que los archimillonarios del mundo como los Bailléres y los Slim, tienden a rodearse de jóvenes de gran calado, templados en la fragua del trabajo y con un potencial inconmensurable, porque sus turbinas son de alto rendimiento con conocimientos plenos e indispensables de lo que hacen, lo que nos recuerda aquello que escribiera Richard Bach; Gaviota que ve lejos, vuela alto.

Las Temporadas

El dar Temporada de Novillos implica dos vertientes; Una es que la empresa invierta en el salvo conducto o visado pa’ poder dar la Temporada de Toros Adultos, sin llegar a ser esto un entre o moche por el hecho de que se trata de algo reglamentado.

La otra vertiente es la meramente taurina, que es la que atrae gente nada más que pa’ ello se necesitan novilleros, que unos se están fabricando en España, lo cual es bueno porque a los de aquí luego se complica distinguirlos, mientras no tengan personalidad, sello, carisma y carácter. (Ver la película Antonia una sinfonía) Netflix.

Nunca este escribano usa las palabras humildad, modestia, respeto porque un novillero está muy lejos de buscar una alternativa a la Fray Martín de Porres, el toreo es de altivez, de arrogancia, de dejar huella tarde a tarde. ¿Dígame usted lector el nombre de un novillero que recuerde de los que vio hace dos años?, ahora ¿dígame una faena o tanda o un terno que vistiera ese torero? que recuerde de esa temporada ¿de la de temporal o de la de riego? Y cuidado con el título de triunfantes de la temporada y los otros que como rémoras se le pegan, como ese invento del premio al torero twittero, porque nuestra realidad es de promesas y de cuartos lugares.

Triunfador fue Cristo y lo crucificaron así que andémonos con tacto con eso de los títulos porque ser triunfador de la plaza más grande del mundo equivale a haberla volteado al revés, ponerla de cabeza, hacerla estallar, ¿lo hizo alguien?, ¡Si! Gabino, Abel, Manolo, Ernesto, Valente.

Los Novilleros

Hoy nos dicen que por los estados están brotando novilleros con enjundia, que son, en los que hay que fijarse porque de lo ultiminio que hemos visto en la Plaza México hay más anorexia que fibra aunque esto se quiera suplir con notitas light que contratan los apoderados de los novilleros, ¡más no se engañen jovencitos!, si de ustedes no se han ocupado los Iluminatis es porque todavía sus piernitas no están pa’ anotarla ni de penalti y solo decir que en este espacio gustan los novilleros educados como personas, que tengan percha y que toreen aunque sea algo, ¿Por qué a poco no les han dicho que esto se trata precisamente de torear de perderle el amor a la vida, de enjundia, de impactar?, ¡Qué barbaridad! que no se los hayan dicho, pero todavía están a tiempo de mejor vestirse de marineritos. (Que no tiene que ver con el libro de la historia de la familia FIAT)

Bueno pero andábamos en lo de la Plaza México, a la que pa’ llegar a ella cuando menos deberían de traer un ocho de promedio en las plazas del interior, ¿Por qué a poco creen que van a venir aquí a vestirse de luces por primera, segunda, tercera… vez?, ésta plaza es la madre de todas y por si sola tiene mucha madre, así que ni se acongojen porque no han toreado en ella, al contrario que bueno porque pa’ ello tienen que estar preparados, pues no tienen ni idea de lo que va hacer que cuarenta mil butacas de concreto bajo la lluvia los estén observando, por eso vayan a mear antes de entrar al túnel porque no crean que lo que espanta ahí son los novillos ¡qué va! es el mounstro ese que se les va a venir encima dando la sensación de que se los va a tragar como si fuera el mismísimo Gotzilla.

Así que a esperar una buena señal que por ahí pronto se va escuchar y mientras tanto a comer frutas y verduras y nada de hierba que no son toros alfalferos, ni mariguanos descarriados, simplemente son unos jovencitos vírgenes que aspiran a la gloria y aguzados con quienes se les acercan, porque aunque ya le van a dar cran al fuero, los pargos seguirán sueltos.

Parte dos. La gata revolcada:

“Yo pienso como el ciprés:
la verdad más verdadera es
mantenerse en pie”
(Camarón de la Isla) –
Revista 500 6 Toros 6

Pa’ quienes desde la década de los años cuarenta ya escuchábamos el sigiloso desplazamiento de la gata en el tejado, que era el preámbulo del paseíllo pa’ irse a revolcar igual que siempre lo han hecho, bajo el cobijo de la noche, porque curiosamente las gatas de cuatro patas no gustan de marinbolearse a la luz del día como si lo hacen las felinas de uniforme catafalco y mandil espuma de mar.

Las señoras de golpe de pecho que asistían a una de las dos iglesias vecinas de la Plaza México, no se enteraban de la revolcada de sus micifuzas por estar entregadas al Señor, el resultado de todo ello siempre era el mismo con el soponcio del señor de la casa de algún embarazo, lo cual tampoco tenía nada de extraño en una faena de toma y daca.

Esto del siempre y del no pasa nada nuevo, no siempre es del todo cierto, como lo dejara constatado la venidera novela Bardiana que versa sobre la defunción de La Ladrillera de Guadalupe y el surgimiento, florecimiento, caída y rejuvenecer de la Plaza México y sus anexas, donde las tertulias cobraban vida y pasión en el Café Tupinamba, la Casa de la Bandida, la cantina La Faena, el Frontón México o la Zona Rosa, llevando en acción a un nahualli intemporal, solo decir que la figura del nahual como la de La Llorona están ligadas con la Fiesta Brava, en lo general y en lo particular, con ‘La Barranca del Muerto’, el solar de ‘La Castañeda’ y el ´Barrio de Mixcoac’.

El nahualli es un híbrido, si así se pudiera decir que amalgama o funde a un ser humano y a uno animal que se transforman entre sí de uno a otro, así que estamos refiriéndonos a un fenómeno muy de tomarse en cuenta, al grado de que los nahuallis sean conocidos como los maestros de la transformación o animales sagrados con poderes nocturnos.

El escribano ha buscado la dedicación al estudio, comprensión y análisis de los eventos y sus entornos, que tienen que ver con lo popular de la Fiesta, el no ser un apasionado de ella le ha permitido adentrarse en el tema de una forma más fría, si es que esto cabe o lo permite el tema, el haber usado la palabra fría implica no solapar ni lavar con lejía, lo que no está correcto desde un criterio práctico donde el triunfo, es triunfo y el fracaso, es fracaso, por ahí versaran las letras de lo que hoy en día pa’ sobrevivir debe de estar convertido en espectáculo, lo cual no es nada fácil, pero tampoco imposible, si esto con la Fiesta Nacional que es la charrería lo logró Antonio Aguilar, ¿Por qué la Fiesta de Toros, Toreros y Tendido, no lo podría hacer?

La novela referida que ya está totalmente terminada tiene mucho de crudo, nada de serruchado, salvo lo que así llega a la plaza y de lo desconocido es que brotara el interés como lo es el mismo nahualli que les pega unas barridas a los malandreros que ni una escoba de popotillo lo haría mejor, la novela versa mucho sobre lo popular como lo es la misma Fiesta, la brújula editorial va orientándonos a encontrar caminos que se han perdido y algunos transformado.

Esto de la toreada ya no es de pegar pases solamente, hay que decir y mucho, si estamos hablando ya de un espectáculo, lo primero que se requiere es no pasar desapercibidos de lo físico a los actuantes, ¿Por qué toreros como “El Payo” o Saldívar son recurrentes? Porque tienen personalidad y toreo, se les podría agregar Macías, Morett y Sánchez, de los extremos de madurez y novedad pues “El Zapata” y “El Calita”, ahí hay un cartel pa’ un ‘5 de Febrero’ o un ‘Estoque de oro’ claro que hay muchos más, pero carecen de uno o de otro de los elementos ya señalados hablando de los convencionales, más no olvidemos los de ‘Buscando un Torero’ y un nombre como Héctor Gabriel Ferrer, por citar alguno.

Aclaro, la novela referida no la estoy publicitando pa’ su venta, por el hecho de que se va a obsequiar, abordara muy al estilo nuestro que es el carente de almidón, coba y tapadera, se ocupa sin entrar a desmenuzar académicamente y con diminutivos a los toreros en dos de quince capítulos: Mexicanos – ‘Los toreros como los chiles no todos pican aunque sean verdes’ – Españoles y Peruano – ‘Pa’ los extranjeros la enchilada completa’.

-Defendamos a la Fiesta de la Cultura y la Tradición-, algún capítulo aborda este tema preguntándose ¿En dónde los toreros y los toros, ponen en el ruedo la cultura?, ésta la ponen extra tablas los periodistas, los escritores, los fotógrafos, los pintores y las aristas convergentes como la música, la poesía y el baile, ¿tradición o costumbrismo? llamémosle como se quiera, pero esto se trata de una Fiesta o hasta puesta en escena, pa’ que luzcan los actuantes al alimón con los Toros Artistas o más correctamente se trata de una Manifestación Popular.

Si decir que el espectáculo anda estancado, y si no preguntémonos ¿Quién va a sustituir a Manolo el de los sombreros? afortunadamente en el tendido está o no sé si ya se palmó “El Profesor”, siempre el saludo de la ‘Porra de Alcohol’ y la de ‘Las Alturas’, en el tendido las estadísticas y el buen juicio siguen siendo potestad de Pedro Pérez y como personaje pintoresco y siempre referente Efrén Pedro Ramos Luna, ¡Vaya par! Que nos dicen que el tendido, es en mucho de simbolismo.

Olvidos frecuentes se dan como los nombres del director de la Banda de Música y de los jueces, en lo femenil tan indispensable en el ornato de la plaza fueron; Conchita la de los claveles, Doña Gloria Rizo La Reina de los toreros, Doña Ma. Guadalupe Gómez Mondragón, La Maestra Lupita insignia de la afición desbordada quien cada domingo comenzaba desde la madrugada a hornear su pan, venderlo y tomar camino desde Ixtlahuaca para estar puntualmente en la Plaza México, se fueron las legendarias señoras y nos dejaron unos socavones que; ¡Qué barbaridad!, y sí, subrayar que desde luego a la plaza asisten damas distinguidísimas ¡Sí! pero no alcanzan el título de personajes, tal vez la última fue Doña Nieves la eterna novia de “El Pana”.

Pero no temblemos como gatos recién revolcados hagámoslo de emoción porque hay claros indicios de cambios que deberán de redituar pa’ bien, como lo fue la campaña ‘Buscando un Torero’, los interesantes programas en línea donde diversos periodistas y algunos comunicólogos mostraron al público la forma en que la Prensa se basa pa’ juzgar la labor de los toreros y cerraremos con la organización de su Día del Niño Taurino.

Sin dejar de señalar que todavía hay mucho de lo mismo de siempre, solo pa’ reforzar les comparto el que el fin de semana en un puesto de revistas antiguas por $20. 00 me dieron la edición 500 de 6 TOROS 6 editada el martes 27 de enero del año 2004, de la cual transcribo el título de algunas de las entregas que ahí aparecen las cuales podrían ser las de siempre;
México en vías de recuperación

Francia, La Fiesta estabilizada

“Caso Ponce” Crisis de Conciencia

El Apoderado, una figura en evolución

Novilladas tiempo de cambio

Escuelas Taurinas

El Reglamento

Toros y Comunicación, En el gueto informativo

Victorino, Ganadero de la Década

Y ya pa’ que me ocupo de quienes se dedican a vetar plumas a sabiendas que ellos podrán escribir alegóricamente, pero nunca volar con las mismas alas, porque pa’ servir a los patrones sean toreros o empresas, tienen que agachar la maceta, lo cual es tan deplorable como escribir de sablazos con la tinta del engaño, que siempre les impedirá ir por el mundo con la cara en alto y lo peor viene cuando a estos entes les da por sentirse el poder tras el trono, lo cual el buen entendedor sabrá que con sus ostentaciones y presunciones, están lindando en la usurpación de funciones.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s