Feria de Teziutlán 2021, Tercera Corrida: Señores, ya está bien de tomaduras de pelo.

Adame con un “toro” de la ganadería de Marrón. Foto NTR Twitter.

La corrida se dió, eso es lo importante y más en estos tiempos de pandemia donde todo es una incertidumbre dirán algunos publicronistas. Ok, pero en cuanto al festejo antes que nada hay que decir unas cuantas cosas, la primera es: Señores, ya está bien de tomaduras de pelo.

Ahora, lo segundo que hay que decir es que afortunadamente para su ganadero los toros de Marrón tienen plaza fija en donde se presente José Adame, lo malo es que su apoderado o vaya usted a saber quién, siguen sin entender que si continúan lidiando este tipo de “toros” cientos de personas que acuden a sus festejos no volverán ni a rastras.

Y es que los toros de Marrón tenían el trapío adecuado pero para una novillada, además de que no podían soportar un duro combate con la puya. Pero esta gente no entiende que al quitarle esa emoción al espectáculo, lo único que han conseguido es restarle también clientela y hundirlo en una crisis de la que les va a ser muy difícil salir.

No quieren entender que la fórmula para promocionar la fiesta no es esta; no hay más fórmula, en realidad, que el toro, con toda la majeza de su estampa y el peligro de su instinto. El toro que obligue a los espadas a dominarlo con destreza y valor y mantenga al público en punta de vibración y asombro a lo largo de toda la corrida. Sin embargo, a los taurinos no se les ocurre esta solución, sino la contraria: aburrir hasta el cansancio con un ganado sin trapío, sin cara y sin fuerza.

Por J. C. Valadez – De SOL y SOMBRA.

El rigor de la afición en ciertas plazas de México ha bajado el listón en está pandemia y Teziutlán no ha sido la excepción. Hace un par de años el encierro de Marrón que se lidió en esta plaza hubiera sido reprobado, ya que no tuvo el trapío esperado ni la bravura deseada, pero extrañamente casi nadie lo protesto. Otro punto reprobable ha sido la falta de rigor en el biombo de la autoridad, que el día de hoy regalo dos orejas inecesarias e inmerecidas.

Y no es que queramos que la plaza de “El Pinal” sea el Nuevo Progreso de Guadalajara o que le restemos méritos a la empresa que sin duda hace un esfuerzo importante al invertir una fuerte cantidad de su capital, pero si el empresario piensa en quedarse más tiempo con esta plaza, tendrá que mejorar mucho en el renglón ganadero.

Lo positivo del festejo fue que la entrada mejoro con respeto a las otras dos tardes, ya que el número de asistentes supero los 1,500 aficionados.

En el renglón artístico no hubo mucho para el recuerdo ni tampoco mucha rivalidad, solo destacar la entrega y el pundonor de Leo Valadez con el segundo de su lote, un toro con el que estuvo por encima de sus condiciones y al que toreo por momentos con calidad. Su primero era una manso de libro con el que no pudo construir una faena por las limitadas condiciones del astado.

Valadez es un torero que va en ascenso, pero para lucir necesita reses de más empuje como las que lidió un día antes en Huamantla.

A José Adame el juez le regaló una segunda oreja de su primer astado tras una faena que tuvo un inicio firme, pero que terminó en populachera y eléctrica. Con su segundo un toro que era la negación de la raza de lidia, estuvo aseadito a secas y le dieron otra oreja.

Mientras que “El Calita” lamentablemente paso fatigas con la espada y se retiró del coso de “El Pinal” con más pena que gloria. Sigue sin ver la suya en los sorteos el “Calita“.

La misma suerte corrió el rejoneador Luis Pimentel, que también anduvo muy errático con los aceros y con su cuadra, siendo lo más destacado del toro de rejones la buena actuación de los Forcados Amadores de México.

Resumen del festejo.

Teziutlán, Pue.- Plaza “El Pinal”. Tercera y última corrida de feria. Casi lleno del aforo permitido. Un toro de Zacatepec para rejones que fue bueno y seis de Marrón, faltos de trapío y raza, todos sospechosos de manipulación de sus astas. Al segundo de la tarde se le premió inmerecidamente con el arrastre lento.

El rejoneador Luis Pimentel: División tras dos avisos.

Joselito Adame: Dos orejas y oreja.

Ernesto Javier “Calita”: Silencio y pitos tras dos avisos.

Leo Valadez: Silencio y dos orejas.

Incidencias: Nuevamente pudimos comprobar que la suerte de varas cada vez se realiza peor en todas las plazas, claro cuando está se realiza, porque ante este tipo de reses descastadas e invalidadas es un vago recuerdo. Los subalternos también tuvieron una tarde para el olvido.

De verdad que fue penoso y de muy poca categoría qué un animador conocido por muchos taurinos y aficionados, presentará al inicio del festejo a los matadores como si fuera un combate boxistico. Que triste es ver que mientras se buscan nuevas fórmulas para modernizar al espectáculo, al mismo tiempo se olvidan del toro.

Twitter @Twittaurino

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s