La plaza de toros de Zamora busca nuevo dueño.

El coso de la calle de la Amargura, fue anunciado en la web de una inmobiliaria local.

⬇️

Duró apenas unos minutos, pero el anuncio de la venta de la plaza de toros de Zamora que una inmobiliaria de la ciudad colgó en Internet se ha convertido en tema de conversación en toda la ciudad. La propiedad, según confirman desde la agencia que publicó el anuncio, está en venta. El anuncio, que ofertaba la propiedad como “excelente oportunidad para inversionistas”, reflejaba un precio de venta de dos millones de euros.

El anuncio, ya retirado de la web pero que corrió como la pólvora a través de las redes sociales, contaba con varios planos y con una más o menos detallada descripción del inmueble, que ocupa una hectárea de terreno y que tiene capacidad para 10.500 espectadores, más que el estadio Ruta de la Plata. La propietaria de la plaza es la familia zamorana Prieto Cacho. Actualmente la explotación del coso está, concesión mediante, en manos de la empresa Circuitos Taurinos, que se encarga en las Ferias y Fiestas de San Pedro de organizar los festejos que considera oportunos, generalmente una corrida de toros y otra de rejones después de un intento, que no cuajó, de ampliar el número de eventos.

Sea como fuere, la venta de la plaza de toros se antoja complicada. Es un edificio que cuenta con protección específica dentro del Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Zamora. En concreto, cuenta con una protección “Tipo B”, la segunda más elevada.

Los usos que el PGOU permite para el coso son tan limitados que solo está avalada la “dotación comunitaria” del inmueble. La propiedad debe, además, correr a cargo de la conservación y en su caso restauración, consolidación, rehabilitación y reestructuración parcial si fuera necesario. La plaza podría cubrirse siempre de acuerdo con las condiciones aplicables al edificio en cuestión.

La plaza de toros de Zamora data del año 1875 y fue obra del arquitecto Martín Pastells. Se inauguró, con las obras aún por terminar, el 15 de agosto de 1876 con la lidia y muerte de cuatro toros y cuatro novillos. Por diferentes razones la constructora abandonó las obras, aunque lo levantado hasta entonces se utilizó. En 1888 se vuelven a adjudicar las obras y la plaza se vuelve a “inaugurar” en 1889 con dos corridas de toros en San Pedro y con las obras aún por finalizar.

El calamitoso estado de la construcción se tradujo en problemas, lo que obliga al Ayuntamiento a levantar una nueva plaza de toros, la que hoy se conoce. Con un coste estimado de 125.000 pesetas y con capacidad para 10.000 espectadores —6.000 en los tendidos y el resto en las gradas y palcos—, los trabajos finalizan en 1899.

Las dificultades económicas de la época fueron evidentes y de ello dan fe las fachadas de la plaza, nulamente decoradas con la excepción, discreta, de la Puerta Grande. El incendio del año 1969 destruyó parte del interior del edificio. Actualmente la plaza acoge los festejos de San Pedro y, muy ocasionalmente, alguna otra celebración o evento no taurino.

Públicado en La Opinión de Zamora.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s