Qué largo es el invierno del torero.

Por Luis Carlos Peris.

Siempre el invierno fue duro en general pero particularmente largo en el toreo. Desde que acaba Jaén hasta que arranca la Magdalena son muchos los días que discurren sin ver un pitón. ¿Y qué me dicen de lo largo que se le hace al coletudo que vive al día? De siempre, el aficionado se nutría de las noticias que venían de América y de las especulaciones sobre los carteles de la próxima Feria. Pero la América taurina no es lo que era, con lugares donde el toreo está proscrito o en trance de prohibición.

Por eso resulta reconfortante ver cómo la figura de un eximio Faraón se halla en la cresta de la ola con proliferación de homenajes, incluso de sus colegas. Eso o que Morante haga el paseo este domingo en el embudo de Insurgentes, un embudo que cada vez parece mayor por la cantidad de cemento que muestra. Qué largo y qué duro es el invierno de los toreros…

Publicado en El Diario de Sevilla

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s