A Toro pasado, tercera corrida en El Relicario de Puebla. No me defiendas compadre.

Por Jaime Oaxaca.

Durante la semana pasada la fiesta de los toros fue noticia nacional, no precisamente por algo que sucediera en el ruedo, al menos se habló de toros. Resulta que el diputado Jesús Sesma, al que le pagan por fastidiar a la fiesta de los toros, casi logra que se prohibieran los toros en la ciudad de México. 
El senador Pedro Haces habló con el diputado Sesma y, como por arte de magia, Chucho claudicó, ya no presentará la propuesta, todo quedó solucionado.
 
Francamente intriga como dos políticos antagónicos llegan a un acuerdo, qué se habrán dicho, en realidad hay un estira y afloja o simplemente acuerdos convenientes para ambos. Pedro amenazó a Chucho, le hizo un pago, negociaron por debajo de la mesa, ¿la rivalidad sólo es una máscara?  Total, que el diputado se comprometió a no fastidiar a los taurinos por un tiempo. 

El senador Pedro Haces se convirtió en el héroe de los taurinos, toda la semana se habló de su hazaña, le quemaron incienso a toneladas. 
Por medio de la periodista Marisol Fragoso, el senador mandó un boletín a todos los medios de comunicación taurinos con un rollo muy trillado: que la fiesta es una tradición arraigada en este país, que la tauromaquia tiene quinientos años de realizarse, que atrae turismo, que genera impuestos. Pero también menciona una frase muy seria que genera un compromiso “reitera que siempre defenderá a la Fiesta Brava en todo el territorio nacional”. 

Pedro Haces maneja varios sindicatos, también es presidente de una asociación de tauromaquia, tiene dos ganaderías de bravo, es empresario taurino. Hace poco tiempo hizo público que tiene la plaza de Texcoco, desde abril de 2018, El Relicario. 

Un personaje con tanto poder y la cartera repleta, podría comprar los mejores toros. ¿Entonces, por qué ir al Outlet de las ganaderías y comprar los sobrantes? ¿Para qué limpiarles los corrales a los
ganaderos? 

Puebla es parte de ese territorio mexicano que Pedro Haces se comprometió a defender. Sin embargo, los toros que compró para la corrida del viernes, los que se lidiaron en la corrida guadalupana, no manifiestan intención de defender la fiesta. Lo que salió por toriles fue para hacerle daño a la tauromaquia, para avergonzar a cualquier empresario; como si el diputado Jesús Sesma fuera su asesor o su veedor. 

La corrida guadalupana se inició con una procesión dedicada a la guadalupana; debió ser al final, para rezar y pedirle perdón a la virgen por la infame corrida. 
Venga señor senador, a sacarse la espina, que si la fiesta de los toros pudiera hablar diría: no me defiendas compadre. 

Publicado en E- Consulta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s