Sensacional, la corrida navideña en Puebla.

Por Jaime Oaxaca.

Siete toros de Raúl Cervantes que embistieron con bravura a las cabalgaduras provocando emoción; una faena del rejoneador Joaquín Gallo después de una actuación interesante en su alternativa; enorme tarde de los forcados, siete pegas, seis de ellas en la primera
oportunidad; “El Solito”, un sobresaliente con ansias de novillero que se la jugó a la hora de los quites; fueron los ingredientes para hacer una sensacional corrida navideña en El Relicario. 

“Nosotros (los empresarios) no pegamos pases, pero ver a la gente a gusto disfrutar de lo que sucede en el ruedo, son nuestras faenas”, me dijo un sonriente Jesús Amaro, quien fue el empresario. El negrito del arroz fue la poca asistencia de la gente, consecuencia de la forma en que Pedro Haces maneja la empresa, él tiene la concesión de la plaza El Relicario, que ahora rentó para la corrida de Navidad”. Si lo hiciera seguido tendríamos toros con más frecuencia en el recinto poblano. 

Antes que saliera el primer toro, se efectuó la ceremonia de alternativa. Cuauhtémoc Ayala entregó el rejón de muerte a Joaquín Gallo, ante el testimonio de Ferrer Martín, evidentemente todos en su respectiva cabalgadura. El padrino entregó el rejón, pero no se hace de frente, la entrega es por la espalda. 

Inmediatamente salió el toro, “Hispano”, No. 180, un berrendo alunarado, bonito de pinta, recibido con algunas palmas. El toro fue bueno siempre acometiendo. Gallo provisto de un sarape, deja que ruede el burel. Joaquín es un jinete que tiene el don de conectar pronto con el público, clava rejones de castigo, banderillas, susto cuando cae con todo y caballo en la cara del toro, afortunadamente sin consecuencia. El rejoneador sacó a “Pana”, un tordillo al que montó a pelo, clavó una banderilla. Acertó
con el rejón de muerte y se le concedió una oreja, ésta bien ganada. 

La lidia a caballo, igual que la de a pie, tiene tres tercios. El primero es de rejones de castigo, el tercero con el rejón de muerte. El segundo tercio es de banderillas, suele ser el de mayor duración, más o menos en la parte última actúan los forcados. 

En este caso, el de la corrida navideña, los Forcados Amadores de México, quienes se lucieron, tuvieron una tarde soñada. Realizaron seis pegas al primer intento. Sólo la del sexto, fue al segundo. 

Anoto su nombre en el orden en que actuaron estos héroes incomprendidos de la fiesta: Juan de Dios Corona, Horacio Pérez, Óscar Amador, Emanuel Ortiz, Hiram Gallardo, Josué Sandoval y Carmona Rodríguez. René Tirado fue el rabillador en todos los toros, una suerte que algunas veces parece no tener chiste, el oriundo de Mazatlán, le dio brillo, lo hizo estupendamente. 

Los forcados le van al toro sin ponerse sus moños, con autenticidad, sin portarse como princesas consentidas, van a lo que haya en el ruedo, en las condiciones que esté el toro así le salen y no se andan con cuentos, ni pretextos, ni exigencias absurdas. Repito,
le van al toro. 

El sexto de la tarde, el menos en cuanto a la embestida, fue para el alternativado. Gallo cruzó el ruedo caminando, llevaba a “Pana” de la rienda. Ahora sí, todo mundo se percató que la jaca no llevaba silla. Salió “Poblano” Lo recibió en la puerta de toriles, literalmente lo toreó a caballo. Clavó rejones, banderillas, pero se puso pesado con rejón de muerte, hasta le sonaron un aviso. 

La jaca se llama así, porque nació el día el día de la faena de “El Pana” a “Rey Mago” de Garfias. El día de la resurrección del Brujo. 

Cuauhtémoc Ayala mató segundo, y cuarto. El segundo fue un castaño, extraordinario, emotivo, siempre fue más, donde le llamaban, acudía, le faltó un poco de trapío. La actuación del jinete pareció discreta, no fue el rejoneador de otras tardes, por lo menos
un par de veces ha toreado en El Relicario; mató de dos pinchazos y entera, le sonaron un aviso. El cuarto era cornicorto, destacó el par de banderillas a dos manos del jinete yucateco. Se unió al forcado para dar la vuelta al ruedo. 

“Debutante”, torero y toro, en tercer lugar. El rejoneado español Ferrer Martín, pide mucho la participación del público, “vende” lo que va a hacer, pero no hace mucho. No sé cómo se diga del otro lado del charco; por acá decimos, más ruido que nueces.

Descaradamente pide las orejas desde el caballo. Dio una vuelta al ruedo en cada toro, pero la verdad, sólo el forcado las merecía, el hispano aprovechó el viaje. En su primero le sonaron un aviso 

Hubo uno de regalo que lidiaron por colleras Cuauhtémoc y Ferrer

Con excepción del primero, “Solito” salió a hacer quites en todos los toros, en alguno realizó dos. Gustavo, es un joven con poco rodaje, pero con ganas de ser torero, no todos los quites fueron aseados, pero a cambió se puso cerca, demostró que es alguien
con ganas y posibilidades. Lo mejor lo hizo al segundo de la tarde, unas gaoneras, ajustadas, templadas, muy toreras. 

Después de arrastrar al quinto de la tarde, dieron la vuela al ruedo, el forcado Hiram Gallardo, el represente de la ganadería de Raúl Cervantes y el rejoneador. 

Mención aparte merecen los peones de brega que sudaron el terno: Emir Puc Pech y Alfonso López con Cuauhtémoc. Apolinar Mendoza “El Poli de la Puebla” y Adolfo Sánchez con Ferrer. Con Gallo, Francisco López y Jorge Guerrero “El Williams”. 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s